"¿Puedo besarte?" (Islandia y los islandeses Parte III)


"¿Te parece bien que vayamos al sotano, Dashiell?"

Asiento con la cabeza sin demasiada pasión y bajamos las escaleras, como todos los sábados, un grupo toca en directo a partir de medianoche.

"Alain, no entiendo como puede gustarte Celtic Cross..."

"Venga, no seas tan melindroso Dash"

Miro a mi alrededor y solo veo caras mal maquilladas, todos los Kevins y Juanis de la vida visten y caminan igual ya sea Barcelona, Glasgow o Reykjavík.

Quien tiene mal gusto se empeña en mostrarlo en cada uno de sus actos.

"Voy a pedir una cerveza, dudo que aguante aquí más de 20 minutos si me mantengo sobrio"

"Ok, estoy en el sofa negro" dice Alain

Saco la targeta de crédito y digo:

"Kilkeny"

La camarera lo entiende sin necesidad de que se lo repita y pone una jarra bajo el tirador.

La primera de una larga serie.

Una hora después pago mi cuarta cerveza y me siento de nuevo con Alain, aunque en esta ocasión hay dos chicas a su lado: una rubia entrada en carnes y una morena de pelo tintado y ojos azules, deben tener unos 27 años.

El francés juega sobre seguro y le da conversación a la menos atractiva.

"¿Cómo te llamas?" le pregunto en su idioma a la chica de pelo negro

"Me llamo Ragnheiður, ¿Y tú?, ¿Por qué estás en Islandia?"

"Yo me llamo Brad Pitt, estoy presentando una película con mi compañero de reparto" digo mientras señalo al francés "él es Alain Delon".

"Ok" se levanta y se va.

"Un taquillazo de entrada" me digo a mi mismo mientras apuro la cerveza como un kamikaze.

Dejo la pinta en la mesa dando un latigazo, cuando me dispongo a levantarme para pedir el repoker la morena se vuelve a sentar junto a mí, trae en la mano un cocktail de aspecto pijo.

"¿Oye tu siempre bebes cosas tan sofisticadas?"

"¿Cómo?"

"Digo que si siempre bebes cosas tan sofisticadas"

"Bebo lo que me gusta beber"

La clase de respuesta que suele darse para dejar planchado a alguien...aún así me hago el sueco y avanzo por la trinchera oyendo silbar las balas.

"Entonces...¿Tu solo haces lo que te gusta?" pregunto sabiendo lo que va a responder.

"Sí"

"No es verdad, si lo fuera ya tendrías tu mano en mi muslo"

Me observa con cara de alumno suspendido, se levanta y se va de nuevo.

Diez minutos más tarde se sienta otra vez a mi lado con una copa.

Miro hacia mi derecha y veo a Alain dejar el sofá con la rubia y salir a la calle, solo me queda la opción de seguir ofreciendo ingenieria alemana a la islandesa a cambio de monosílabos y caras de indiferencia.

Decido sacar un billete de 1000 coronas y dárselo, ellá preguntará "¿Por qué?" a lo que podría responder "Porque me miras como si te debiera dinero".

Lo descarto, la islandesa no entendería ese modo irónico de apostillar.

Continúo hablando, ella lleva al menos cuatro cocktails, y nuestras cabezas están a 10 centímetros, demasiadas ocurrencias, demasiado lenguaje, la aburro, o tal vez, simplemente, no está acostumbrada a conversar.

Los islandeses solo hablan cuando tienen algo que decir.

Decido besarla, físicamente no está mal, y todo lo que ha bebido lo ha hecho para deshinibirse, la pelota está en el área y el portero en el suelo, solo queda soplar sobre la casa de madera.

Me dispongo a emprender el movimiento final mientras ella se quita la blusa....de forma automática mi ojo izquierdo escanea la nueva anatomía que la islandesa muestra, un tatuaje destaca en su antebrazo derecho.
Es repelente.

Aborto la misión de inmediato y me quedo en silencio.

Los pequeños detalles hablan más de uno mismo que los enemigos.

Pasan dos minutos y ella, por fín, abre la boca:

"¿Te gusta Islandia?"

"Sí"

Solo eso, no añado nada más.

"Dashiell" oigo a mi espalda "Vamonos"

Me giro y saludo a Alain, tras ello me despido de la chica mientras me coloco el abrigo y salimos a la calle.

"¿Qué ha pasado con la rubia?"

"Era estúpida Dashiell, estoy harto de las islandesas"

"¿Por qué?"

"Estabamos solos, sentados en la acera, y le he preguntado "¿Puedo besarte?"...... ¿Y sabes lo que me ha dicho?, me ha mirado como a un capullo y ha soltado: "no" así de seco.

"Jajajajajajajajajajajajaja" no podía parar de reír, el alcohol mejora demasiado la sociabilidad.

"¿Y tú que le contestaste Alain?"

"Solo la miré y dije: "Ok, de acuerdo, que te follen"

"¿Ok, de acuerdo, que te follen?....jajajajajajajajajajajaja........no se debe preguntar a una chica si la puedes besar, NUNCA........venga, vamos a Kaffibarin, te invito a una cerveza" dije tratando de animarle.

Una hora después bailabamos en Vegamot y de ahí a Olstofa, el ambiente de ese bar y el tiempo transcurrido hicieron que el efecto del alcohol se desvaneciese.

"Estoy cansado de las islandesas" dijo seriamente Alain "No hay nada que hacer con ellas".

Me doy cuenta que quiere hablar, permanezco callado y él continúa:

"Hay un problema de comunicación, no estamos en la misma frecuencia, haga lo que haga no avanzo...incluso en el trabajo no puedo construir ni una mínima amistad...." hace una pausa y, de repente, como el que recuerda algo, continúa "¿Sabes lo que me dijo Helma ayer?...."

"No"

"Me dijo que tiene miedo si alguien que no conoce habla con ella"

"Es normal"

"No, no lo es, no se refería solo a una persona que no hubiese visto jamás, se refería a alguien de fuera de su círculo o su clase, empezó a decirme que los chicos islandeses son muy tímidos y que solo se dirigen a ella cuando están borrachos los fines de semana"

"Parece verosímil, ¿Qué le respondiste?"

"Le pregunté si le parecía lógico que tuviera miedo de hablar de lo que ella sentía o de quedar conmigo con más frecuencia pero no de follarse a un tío que no conoce de nada un sabado a las 4 de la mañana....por supuesto no supo qué responder"

"Islandia es una familia y tú estás fuera".

"Dashiell, tiene que ser algo distinto, sé de bastantes extranjeros casados con islandeses"

"¿Dónde conoció James a su novia?"

"¿En Londres?"

"¿y Paolo?"

"En Italia"

"¿Cuántos de todos esos las encontraron en Islandia?"

"Mmmmmhh....creo que ninguno, bueno no, Karl la conoció aquí haciendo un master"

"Es decir, que de 12 o 14 que tú conoces, solo uno, ¿Te parece casual?"

"Lo dices con demasiada frialdad, ¿No te hace sentir decaído todo esto?"

"No"

"No puedo creerlo, ¿Por qué no?"

Le miro.

"Porque no vine a este país por los islandeses"


Islandia y los islandeses (Parte II)

"Los islandeses son maleducados, poco cuidadosos, incultos y tratan a los extranjeros con la mayor indiferencia posible, en ningún país de los que he vivido, y son muchos, me han hecho sentir tan solo y aislado como aquí" dice Michael.

"¿Has visto "La cosa"?" respondo preguntando.

"¿"La cosa"?...¿Quieres decir la película?"

"Sí"

"Me suena, pero no recuerdo exactamente, ¿Cuál era la trama?"

"La historia empieza cerca de una base de científicos en la Antartida, un perro corre hacia ella perseguido por un hombre que trata de matarlo, los habitantes de la estación lo salvan, pero desconocen lo más importante, está infectado por una sustancia alienígena, de forma que, poco a poco, uno a uno, van dejando de ser humanos mientras el protagonista se pregunta cuantos aún son lo que eran.

Tú ya estás infectado."

"Jajajaja, que comentarios tan extravagantes tienes a veces Dashiell"

"Trata de recordar como hablabas de Islandia hace unos meses y como lo haces ahora" digo mirándole.

"Pero antes no conocía de verdad este país, puedo concederte que mis expectativas fueran poco realistas pero no creo que seas capaz de negar que aquí es extraordinariamente difícil integrarse, y créeme, lo he intentado, ¿A tí te parece normal que haya extranjeros casados con islandesas que después de divorciarse se vean sin ningún amigo?, te hablo de conocidos, gente que lleva 12 años aquí, un día se separan y se dan cuenta que no pueden contar con absolutamente nadie porque todas las relaciones que mantienen son o con familiares de sus ex o vínculos muy, muy débiles con compañeros de trabajo, ¿Tú crees que un francés podría vivir 15 años en España, casarse, divorciarse y ver que no ha hecho ni un amigo de verdad en decada y media?".

"Es muy improbable" contesto "pero eso no es lo sustantivo".

"¿Y qué es si no?" pregunta Michael

"Lo importante es el contexto, tú tienes 29 años, has llegado aquí a una edad donde casi todos los adultos tienen su vida hecha, muchos casados y con hijos, no hablas la lengua del país, me dirás que en Islandia todos dominan el inglés, pero eso es indiferente puesto que nadie piensa en ese idioma, a ello se añade que en esta sociedad es normal tener dos trabajos con lo que se dispone de menos tiempo, y el clima no favorece el relacionarse con los demás, tus quejas son comunes, casi todos los inmigrantes ponen a parir a la población local, ya sea Irlanda, Alemania o Grecia, pregúntale a un rumano o a un marroquí qué piensa de los españoles, o tantea la opinión de un serbio viviendo en Malmo sobre los suecos, normalmente todos nos creemos más inteligentes y mejores que los demás y si ellos no te aceptan respondes con frustración y odio".

Mueve la cabeza, arquea el brazo y pregunta "¿Entonces te gusta Islandia?, ¿hablas en serio?, ¿Qué tiene de bueno este país?"

"El ritmo de trabajo, al haber tenido pleno empleo durante años la presión es casi nula, cada dos por tres se hacen pausas para tomar café, es un país muy tranquilo, es seguro, los ciudadanos son bastante honrados, nadie se mete en tu vida..."

"Dashiell, puedo estar de acuerdo en algunas cosas que dices, pero el comportamiento y el carácter de la gente aquí es altivo, no entrarán en tu vida pero notas como te miran por encima del hombro, tratas de hablar con la gente y ni te contestan, propones planes y pasan de tí, tienes un problema y no te echan una mano..."

"Todas esas quejas son normales, no entro en si son o no verdad, pues al fin y al cabo es tu experiencia, simplemente eres un extranjero y el serlo siempre complica las cosas, no va a ser fácil, eso no va a ocurrir."

"¿Entonces para tí todo es perfecto aquí?"

"Yo no he dicho eso"

"¿Qué te disgusta de los islandeses y del país entonces?

"En general los islandeses con los que me he encontrado son, bajo mi punto de vista, bastante aburridos y la clase política está organizada como una plutocracia"

"A mi me parece que tienen muchísimos más defectos pero mira, no sé, no sé Dashiell....no quiero disctutir....
Tal vez el país me haya defraudado"

"¿Te has dado cuenta de la palabra que has utilizado?, "defraudar", eso sugiere una expectativa, probablemente una idea indeterminada e irreal, ¿No es en el fondo lo mismo que esperan los subsaharianos que ponen los pies en Europa?.....
Los sueños siempre son mejores en tu cabeza, es por eso que son una basura, los sueños son comunismo, son Evo Morales, Hitler, Chávez, culebrones, palabrería, INEM, suspensos, Argentina, Spice Girls y Backstreet Boys, los sueños son buscar soluciones en tu mente en lugar de en tus manos, crear expectativas enormes imposibles de satisfacer"

Me mira y no dice nada, tras unos segundos pregunta "¿Estás contento?"

"Sí"

Mientras nos despedimos, una idea invade mi mente:

¿Cuánto tiempo podré, como en la película de John Carpenter, resistir a mis adversarios en la base antártica?, ¿Cuánto tiempo podré permanecer siendo yo?

Teoría del emparejamiento hombre-mujer (parte II)

Todos los potenciales clientes tienen ciertas expectativas, normalmente, aunque no siempre, relacionadas con la cantidad de dinero de la que disponen, de igual forma que casi todos las personas acaudaladas tienen buenos coches pero, a veces, surgen individuos sin ingresos que, enfrentándose al sentido común, sueñan con vivir por encima de sus posibilidades

No deja de ser ilustrativo que el aumento de las expectativas de los ciudadanos no se restrinja exclusivamente a los bienes si no también a las posibles parejas, se envían mensajes constantes desde todo tipo de plataformas azuzando los deseos ocultos, animando a que cualquiera se convenza asimismo de que puede conseguir lo que desee por el simple hecho de hacerlo.

Nada más lejos de la realidad.

Asumiendo ese marco, los objetivos deben entrar en el área de las expectativas, hay un límite inferior y uno superior, por arriba y por abajo de ellos el cerebro no pierde el tiempo, al igual que alguien que cree que puede conseguir un coche de gama media no utiliza su energía analizando los utilitarios ni se entristece porque no pueda comprar un Lotus.

El desfase entre expectativas y poder adquisitivo crea frustración y la frustración tristeza, dado que ellas son tan importantes como la calidad del producto en sí, en ese estado de cosas un cliente puede ser extremadamente feliz, si aspiraba a conseguir un coche de entre 18 y 29 mil euros del estilo que le satisface y acaba cerrando la compra de un automóvil de 26 mil, pero si esa misma persona, por un golpe de suerte, adquiere un Porsche y meses depués ha de volver a Renault su infelicidad será notoria dado que sus expectativas han cambiado.

En ese contexto puede apreciarse una diferencia en el riesgo asumido, el vendedor tiene más que perder por lo que intenta conseguir que el cliente le de garantías, cuanto mayor es el peligro mayores serán estas.

El cerebro humano opera, nomalmente, siguiendo la navaja de Ockham, la explicación más simple es probablemente la correcta, es por ello que alguien puede llamar racista a su interlocutor en público, pero si de noche ve a un magrebí en su lado de la acera tal vez se cambie a la otra.

Sí alguien compra el periódico no será analizado, no se le pedirán entrevistas o avales pero si pretende adquirir un duplex tendrá que pasar un complejo proceso de validación.

En las relaciones hombre y mujer el primero no va a sufrir un embarazo y su vínculo con la prole es menor, es poco común que una madre abandone a sus hijos, si a ello se une que el periodo de educación en que estos se encuentran desvalidos es extremadamente largo en los humanos, el desamparo de una hembra sola es total.

Así pues, el vendedor busca el mejor negocio, pero quiere asegurarse que le van a pagar, de esa forma, cuando el cliente se fija en un coche o en un piso, bienes de alto valor, su propietario intentará analizar todas las señales objetivas de su honradez así como las que indican si es capaz de abonar el precio, no valorará tanto la manera en que pretenda describirse asimismo como aquellas características dificilmente falseables: una declaración de patrimonio respaldada por un notario, garantías, etc...

El lenguaje es usado, en gran parte, para engañar por lo que no es suficiente lo que pueda o no decir.

A nivel humano se da exactamente la misma situación, la mujer no valorará lo que el hombre explique de si mismo, de hecho, lo puede interpretar como un mal signo si trata de venderse demasiado con el lenguaje, es la forma en la que los charlatanes hacen negocio.

Y los charlatanes no son de fiar.

La mujer no quiere que alguien se describa como inteligente, quiere que actúe como tal, quiere comprobar que es verdad, por lo que va a considerar importantes todos los pequeños detalles que así lo demuestran.

Si tiene una carrera universitaria de las consideradas duras, si sabe tocar un instrumento, si domina perfectamente un deporte, si es un as del ajedrez, si escribió una novela brillante, si dibuja o esculpe con maestría, etc...

La mujer analizará todas las muestras reales, y en muchas ocasiones pondrá pequeñas pruebas, el bailar es una de las más comunes, extendidísima, la hembra quiere, a nivel inconsciente, saber si el macho en cuestión tiene buenos genes dado que ese ejercicio indica si:

a) Tiene valor para hacerlo, lo que supone seguridad en uno mismo, a veces incluso desafiando los propios miedos.

b) El nivel de coordinación, que sugiere cierta inteligencia.

Asimismo se fijará en muchos más detalles que un hombre, intentará analizar como lleva el pelo o viste, como utiliza el tenedor, como conserva sus pertenencias y en que estado, etc...

Examina durante cada segundo.

El ser humano es una máquina diseñada para juzgar.

En cualquier caso, tanto el comprador como el vendedor tratan de adaptarse a lo que la parte opuesta demanda, los avispados intentarán mejorar su producto puesto que crear valor añadido es una mejor estrategia que competir por precio (bajar el listón).

Instintivamente saben que la máxima "se tu mismo" es una completa desfachatez, saben que si tienen el culo gordo o las tetas pequeñas han de hacer régimen o utilizar un sujetador distinto, saben que si esos vaqueros remarcan una cadera excesivamente ancha no deben comprarlos, saben que aunque tienen problemas no deben aburrir a los demás con ellos, saben que la última vez que se arrastraron por alguien no sirvió de nada y que la próxima, aunque se sientan así, no lo harán de nuevo, saben que si a la chica le gusta que vistas elegantemente no se pondrán un chandal, saben que si hay agresividad en su voz deben contenerla.

Y saben que han de hacer todo eso sin que la otra parte se de cuenta que están forzando la situación, que actúan, por lo que no solo han de comportarse así si no que han de parecer que lo son.

No es fácil, nuestro cerebro es capaz de detectar qué sonrisa es forzada y cuál es auténtica,
sutilezas, un milimetro demasiado arqueada, quizás los ojos se cierran ligeramente o no lo hacen para vestirla, si uno pretende explicar cómo se distinguen no podría, pero sin embargo sabe discriminarlas, separa el diamante de la piedra.

Los infelices, los victimistas, los insensatos...ni siquiera son capaces de intentar crear valor añadido en sus vidas, prefieren paliar su tristeza con los consuelos solidarios de sus amigos.

Aquellos para los que la realidad es la que marca el camino se podan como un árbol, quitando las ramas muertas que solo perjudican el conjunto, sacan la mierda a la calle y la tiran a la basura.

Saben que a los pobres solo les ofrecerán palabras.

Y ellos prefieren los hechos.

Teoría económica del emparejamiento hombre-mujer (parte I)

El universo se rige por las leyes del mercado, se trata de un conjunto de estructuras que no siguen un diseño inteligente ni están planificadas por un arquitecto que controle su desarrollo, es la competencia lo que marca la evolución del sistema.

Imaginemos el mundo del emparejamiento de los humanos como un enorme recinto expositorio en el que coinciden vendedores y compradores esperando cerrar un acuerdo.

Ambos desean lo mismo: obtener el mayor beneficio posible.

Ese es el vector que marca la dirección de todo: se ha de pagar un precio para conseguir lo que se desea.
La buena voluntad es una manera de tratar, pero no determina los contratos, solo las palabras.
Todos son de izquierdas con el dinero de los demás pero de derechas con el propio.

Nadie te regalará el coche solo poque seas una buena persona, nadie te querrá solo porque le quieras.

Los vendedores se encuentran posicionados por segmentos, hay marcas de diseño vanguardista, tradicional, agresivo..... motores de mayor o menor potencia....distintos paquetes de acabados interiores así como un abanico de tonalidades de pintura.

Por su parte, los potenciales clientes son segmentados atendiendo a su poder adquisitivo, es decir, al precio que son capaces de satisfacer si así lo desean, y que, en el caso de las relaciones humanas comprende inteligencia, temperamento, apariencia física, etc...

En ese estado de cosas el recinto abre sus puertas y los compradores empiezan a dirigirse a los stands de manera pausada, no se trata de un supermercado, no se trata de bienes de compra reiterada que puedan adquirirse de manera compulsiva, se trata de algo importante que solo va a ocurrir, en casos normales, de 0 a 5 / 6 veces en toda la vida y que requiere, debido a su coste, de un gran esfuerzo para ser obtenido por lo que un comprador medio intenta informarse perfectamente y no toma una decisión a la ligera.

Algunos de los clientes tienen una noción casi instintiva de los precios del mercado y saben a lo que pueden aspirar o no, por lo que intentan conseguir el mejor trato en el segmento de coches al que pueden llegar, de esa forma ni se molestan en visitar el stand de Ferrari o Lotus, para ellos la lucha consiste en negociar la compraventa de los mejores modelos Citröen, Renault o Fiat.

En cambio, otros clientes, mucho más ingenuos, se lanzan con sueldo de cajera del Mercadona a negociar alegremente una rebaja sobre un Lamborghini, el volumen de NOes recibidos les va haciendo comprender que necesitan rebajar sus pretensiones o conseguir más dinero.

Los vendedores, por su parte, tienen una mayor presión derivada del tiempo, podría decirse en este sentido que los hombres son acciones y las mujeres warrants (tanto calls como put), pero la ventaja de que su apalancamiento es mayor y que, en condiciones
normales, no van a tener que buscar los clientes como si se tratase de una venta directa si no que estos acudirán a ellos.

Se da el caso de que, los vendedores, además, han de fijar un precio, por lo que pueden tomar una de estas tres opciones:

1.- POR DEBAJO DE MERCADO, lo hacen aquellos que son inexpertos o que quieren vender deprisa.

2.- AL NIVEL DEL MERCADO, lo común.

3.- POR ENCIMA DE MERCADO, en algunos casos se trata de una apuesta, sobre todo al inicio,
de manera que posteriormente puede ir bajándose si las previsiones no se cumplen, hay mujeres que quieren casarse con un ingeniero o un médico de buena familia, hay tipos que creen firmemente que su novia será una Bo Derek del siglo XXI.
En otras ocasiones se trata de un problema de coste de producción por lo que se ven incapaces de bajarlo, es un factor intrínseco al igual que hay personas que ni siquiera a los 50 reducen la altura del listón mínimo aceptable, curiosamente las mujeres de inteligencia superior, al contrario que los hombres, gozan de un menor éxito amoroso que aquellas de un CI normal.
La regla lógica es que aquellos vendedores que han establecido unos precios muy por debajo de mercado sean observados con miedo, cuando alguien tira demasiado el listón, aquellos a su alrededor se preguntarán si el coche no tiene algún tipo de problema, por lo que puede llevar aparejada cierta fama de timador, si posteriormente se comprueba que el coche funciona bien será considerado un estúpido por haberlo vendido tan barato.

"Ay Julia con lo buena que es y el marido que se ha buscado...una lástima, que poco ojo tuvo"

En cualquier caso ofrecer el producto muy por debajo del precio del mercado solo afecta en sentido descendente a los clientes, es decir, aquel que desea un Skoda salta a cerrar la compra de un Renault si la operación es muy atractiva, pero al millonario que duda entre Porsche y McLaren le importa bien poco que le rebajen el 50% del coste del Seat León.

Es una consecuencia lógica de ello que las chicas guapas, no-tontas y sin pretensiones estén fuera de circulación a los 16 y que haya más posibilidades de que las poco agraciadas no demasiado simpáticas que aspiran a un chico con dos carreras, abierto pero no graciosillo, romántico pero no baboso, fuerte pero sin dejar de ser tierno, detallista pero que no las presione, etc... estén con el coche sin vender a los 45.

Cualquier detallista y cualquier comprador puede cerrar un acuerdo, solo es un problema de precio, desde el stand de los automóviles de cuarta mano a los modelos experimentales, desde el más humilde trabajador al dueño de un emporio empresarial, de la misma forma: para cada persona hay otra que la espera si desea bajar el precio.

En el recinto aparecen, de vez en cuando, mendigos, tipos que se cuelan y lloriquean en los stands pidiendo dinero para comprarse el almuerzo, otros que se sientan en la cafeteria y les cuentan su vida a los extraños, extraños que cortesmente les escuchan durante unos segundos para después irse a todo prisa después de sorber el café endiabladamente rápido.
Se trata de los mismos mendigos emocionales que se quejan, 24 horas al día, siete días a la semana de que están desbordados por los problemas, la clase de persona que cree que es la única que los tiene.
Mendigan a los demás amor, pidiéndoles a los otros que hagan algo que ellos no son capaces de hacer: "que les quieran".
La táctica es un círculo vicioso destructivo por el que se va demandando más y más atención, como las personas que le rodean acaban cansadas terminan por ignorar al vagabundo, se convierte en una figura más del paisaje hasta que el tipo de seguridad lo echa a la calle.

Obviamente es una táctica terriblemente infructuosa tanto para comprar como para vender dado que uno mismo está ofreciendo, tácitamente, una mala imagen del coche que comercializa o del poco dinero que tiene en el banco.

Nadie les ofrecerá un trato verdaderamente bueno, ni el vendedor les dará el coche ni la mejor chica de la ONG más pura se casará con ellos.

La compasión alivia conciencias, pero no cambia vidas.

Ningún mendigo deja de serlo a base de limosnas, solo la fuerza de voluntad para tomar un nuevo camino produce una mejora palpable, el resto solo es la generación y mantenimiento de individuos dependientes y victimistas.

Navaja de Ockham


mentira y verdad
"¿Te has dado cuenta de que, si no hubieran
tantas gordas el 75% de las islandesas podrían ser supermodelos?, no es normal"

Bostezo antes de responder.

"Lo es si se asume que los vikingos que se instalaron aquí tuvieron que secuestrar a sus parejas, si alguien que va huyendo hacia un lugar remoto y perdido ha de llevarse una mujer para compartir el resto de su vida con ella, va a tomar, lógicamente, lo mejor que encuentre"

"Es una lástima que coman tantas chocolatinas y beban tantos refrescos azucarados..." dice Michael


La conversación me retrotrae a mi vida en Madrid, a una noche en el centro bebiendo cerveza en "La fontana de oro".

Estoy sentado con dos chicas, Ana, por la que siento atracción y Adela una veinteañera de 90 kilos que habla sin parar de todas sus desgracias amatorias, apenas la conozco y me molesta tener que escuchar sus clichés acerca de las relaciones con los hombres.

"Nadie me ha querido nunca, nadie" dice con la voz alterada por el alcohol.

Sigue hablando mientras mi interés va decreciendo, me aburren de una manera antológica sus palabras vacías de contenido, aún así, extrañamente, presiento que algo especial va a ocurrir.

"Yo no soy una mala persona y solo me lo han pagado dándome la espalda...he tenido decenas de "amigos", que me han utilizado...."

Detiene su soliloquio unos segundos y tras hacer un amago de aspaviento rectifica y vuelve a hablar.

"Todos los hombres son iguales"

Es demasiado para mí.

Tamborileo con los dedos sobre la mesa y pregunto:

"¿Podrías imaginar que eres un empresario?"

"¿Cómo?"

"Solo contesta...¿Podrías imaginar que eres un empresario?"

"Creo que sí....." exclama dubitativamente "...pero no entiendo a qué te refieres"

Ignoro sus palabras y sigo.

"Has ahorrado 50.000 euros y decides que es una buena idea abrir una tienda de muebles, haces una inversión acondicionando un establecimiento, eliges el género que quieres comercializar y contratas a algunos trabajadores.
Se inaugura el negocio, trabajas día a día en él y sin embargo las ventas no despegan, tras meses desde la apertura siguen hundidas, los posibles clientes ven el escaparate y pasan de largo, algunos, un tanto aburridos, entran, miran un poco aquí y allá pero no compran...

La escena se repite cada jornada y el negocio se convierte en una ruína, como empresario la situación es terrible, no puedes dormir y el estrés te desborda hasta que un día, presa del pánico, comienzas a llorar delante de los empleados: gritas que eres una persona honrada, que tus muebles son de calidad, no como los de Ikea.

En ese momento entra un cliente y te lanzas corriendo a sus rodillas, sollozas y suplicas que te compre, lloras amargamente con la cabeza contra sus piernas mientras enumeras todos los esfuerzos que has tenido que hacer y lo mal que te han tratado los vecinos del barrio.

El posible comprador se siente incómodo y trata de tranquilizarte, te dice que la tienda está muy bien y que seguramente, cuando los habitantes de la ciudad se den cuenta de ello empezarán a dejarse el dinero en tus productos, ahora simplemente están confundidos porque la televisión no cesa de emitir anuncios del nuevo centro comercial.

El tipo empieza a soltarse educadamente y se marcha.

Tú te quedas sobre las baldosas frías, en silencio....."


La miro fijamente y prosigo.


"¿Tú crees que es una buena forma de reflotar una empresa pasarse el día llorando, maldecir el gusto de los clientes y hacerles sentir incómodos con tácticas victimistas?, es decir, ¿Tú crees que Amancio Ortega o Botín se hicieron ricos así?"

Tras unos segundos callada me contesta:

"¿Qué estás tratando de decir?"

"Mi argumento es muy simple, has de mejorar los bienes que comercializas si quieres que se incrementen las ventas"

"¿Mejorar los bienes?... lo que dices es horrible" exclama con voz ofendida "¿estás sugiriendo que no soy lo suficientemente buena?

Doy un sorbo a mi cerveza.

"No, no lo eres"

"Para ya Dashiell" grita Ana, interrumpiéndome, desde el otro lado de la mesa, "Para ya"

"No, no,......quiero que continue" dice Adela "¿Por qué no soy lo suficientemente buena?, ¿Por qué soy gorda?"

"Sí"

Ella suelta un pequeño grito, Ana se levanta y me pone una mano en la boca.

La aparto y continúo.

"Es decir, no eres mala en un sentido moral, no te conozco lo suficiente para opinar sobre ello, pero sé que pesas unos 35 kilos más de lo que deberías, no hablamos de unos gramos, puedes verlo desde el punto que quieras, engañarte a ti misma o dejar que los demás te suelten cuatro topicazos para hacerte sentir mejor, pero todo eso no oculta la realidad: vendes un producto poco atractivo en el mercado, hacer deporte y tener el suficiente sentido común como para mantener un peso normal, no esquelético, dice mucho más a favor del "interior" de alguien que estar todo el día delante de la tele hartándose con patatas fritas"

"La belleza física es pasajera, importa mucho más lo que hay dentro"

"Por supuesto, pero es un indicador de algo, nadie tiene una personalidad más arrebatadora porque le sobren kilos, el ser obeso muestra que se dispone de una mala genética o de una débil fuerza de voluntad, obviamente podrías decir que a tí no te importa, que eres feliz así, pero no es algo fácil de creer despúes de escuchar media hora como te lamentas"

Traga saliva pero no contesta..... por fin, mirando al suelo, susurra:

"Solo quiero que alguien me quiera....nunca he pedido más...."

Noto a Ana mirarme con ira.

Cierro los ojos, tras unos segundos en silencio, respondo:

"Si solo quieres eso has de bajar el precio, para cualquier bien la demanda y la oferta han de cruzarse en un punto, busca a un inmigrante, a veces se puede encontrar una persona tímida y aburrida o a alguien gordo como tú..."

Adela se levanta de la mesa y se va, Ana la sigue, aunque antes de desaparecer me mira con rabia levatando el dedo índice de una manera agresiva.

Me quedo solo.

Trato de sentirme culpable pero no puedo hacerlo, me resulta del todo indiferente su tristeza y su llanto, me resulta indiferente toda la retórica absurda con la que tratarán de consolarla.

La mentira no es mejor por estar al servicio de la buena voluntad.

Una semana después, al salir de clase, me encuentro con alguna de las amigas de Ana, al notar mi presencia apartan la vista.

Me siento en una butaca y abro "La conjura de los necios" mientras espero la llegada del siguiente profesor.

"Dashiell" dice Luis sentándose a mi lado "acabo de tener una interesante conversación con la chica que te gusta".

"¿Con cual de ellas?" pregunto sin levantar la mirada del libro.

"Con Ana, capullo, lo sabes de sobra..... me ha hablado de tí, dice que eres la peor persona que ha conocido jamás"

Me acaricio los labios y le miro.

"Lleva razón".


Islandia y los islandeses (Parte I)


"¿Te apetece que nos sentemos juntos?" pregunta Marie.

"Claro"

Me sirvo un café solo, sin azucar, ella le añade leche y miel al suyo, mientras lo hace señalo con el dedo índice una mesa y ella asiente sonriendo.

"¿Te gusta Islandia?"

"No" responde tajantemente.

"¿Por qué es muy diferente a los Estados Unidos?"

Suspira.

"Porque se parece demasiado...bueno...America es muy grande, es casi del tamaño de Europa, digamos que se asemeja excesivamente a ciertos lugares en los que residí en mi adolescencia"

"¿A qué te refieres?" pregunto con curiosidad

"He vivido en Nueva York, California, Iowa, Wyoming y Utah....amo a mi país.... no me entiendas mal, pero hay ciertas partes de él a las que nunca volvería......."

Hace una pausa y lo repite

"Nunca"

"¿Por qué no?, ¿Cómo es la vida en esos estados?"

"¿La vida?....trabajas todo el día, en uno, dos o hasta tres empleos, llegas a casa molido y te pones a ver la tele o a hablar con tu mujer o tu esposo, el domingo vas a misa y al centro comercial a gastarte todo el dinero que has ganado haciendo horas extras"

"¿Y la gente?"

"Es mucho más abierta que en Islandia, son más corteses, pero las conversaciones siempre suelen girar alrededor de lo mismo: dinero y trabajo....para mi fue una sorpresa enorme cuando me mudé a vivir a Nueva York y vi que había gente que charlaba de cosas abstractas e interesantes".

"Así que, según tú, los islandeses tienen una personalidad y un modo de vida similar al americano".

"Cómo dije antes, a cierto americano, aunque lo llevan mucho más allá: son incapaces de mantener una conversación minimamente profunda, puedes ver a parejas en los restaurantes comiendo sin hablar o mirarse, son estupidamente optimistas, creen que pueden amasar cualquier tipo de deuda consumiendo salvajemente y todo les acabará saliendo bien, han de comprar siempre electrodomésticos de gama alta, coches gigantescos que no he visto en ninguna otra parte de Europa y que solo pueden ser observados, precisamente, en Estados Unidos"

"Pero nadie obliga a esas personas a gastar todo lo que ganan" apunto interrumpiéndola "y los salarios en USA son mucho más altos que en la mayoría de países de Europa".

"Es cierto, pero esa comparación no tiene sentido, yo he pasado años en los dos continentes y es un paralelismo imposible: en America puedes labrarte una carrera, ser millonario mucho más facilmente pero estás inmerso en una vorágine de gastos e ingresos muy distinta, si todo va bien y tienes talento puedes verte con sueldos muy altos pero cuando llegan mal dadas el desamparo en el que se hunde tu vida es total y absoluto, en Europa la gente no tiene miedo a ir a un hospital en USA si, en Europa no hay una cultura del fracaso y el éxito, pero en America debes mostrarlo, y por eso gastas, y por eso lo hacen tus hijos, debes enseñar tu posición en la sociedad"

"Como los islandeses"

"Sí, en Reykjavík es completamente ridículo, jamás he visto tanta gente encorbatada un sabado, ni tantos teléfonos de 500 dolares, hasta el sistema de transportes y la ciudad son más americanos que europeos: casi nadie utiliza el autobús y su funcionamiento deja mucho que desear"

Sigue hablando pero dejo de escucharla, es la misma conversación repitiéndose en un bucle eterno, el mismo discurso que la mayoría de extranjeros vomitan.

Fabio, Anke, Olaf, Dimitri, Johan, Nadine, Luis.....todos han visto su alma pudrirse en Islandia tras los primeros meses en los que la sorpresa y la novedad invadían sus sentimientos.

Mi cerebro conecta de nuevo con el discurso de Marie.

"Dashiell, ¿Te ha invitado algún islandés a su casa?"

"Sí"

"Pues debes ser una excepción, llevo un año y medio aquí y nadie lo ha hecho, pero no solo a mi, tampoco a ninguno de los expatriados que se relacionan conmigo, no es normal que de todos mis conocidos, ninguno tenga amigos islandeses, incluso sé de un chico que vino a vivir con 14 años, ¡¡14!!, que habla islandés, lleva más de una decada aquí, y su vida social es cero, eso sería imposible en Italia o Francia, ni siquiera en USA donde entablar una amistad no es tan fácil, es por eso que Reykjavík es una versión terrible de las peores partes de America donde solo los extranjeros que tienen una pareja local se sienten aceptados por el entorno, al principio pensaba que era un problema de xenofobia o desconocimiento del lenguaje pero cuando encontré suecos con buen islandés completamente ignorados me di cuenta que hay algo más".

"Solo es un problema energético" señalo.

"¿Cómo?" pregunta sorprendida.

"Es decir, ¿En USA un americano medio se mete en la vida de su vecino?"

"No, casi nunca, y eso es lo más odioso de Islandia, aquí lo llevan al paroxismo, da la sensación de que no existes para ellos, incluso una de mis amigas, que está casada con un islandés, se queja de la falta de complicidad con su marido, tiene que empujar las conversaciones de lo contrario el apenas cuenta nada"

"Por supuesto, es lógico, los islandeses solo hablan cuando tienen algo que decir, su energía se centra en la acción no en el lenguaje, es por ello que, aunque hay excepciones, como en cualquier lugar, son normalmente optimistas, trabajadores, callados y aburridos, cuando se aisla una población durante todo un milenio, en un lugar inhóspito, frío y duro, solo los mejor adaptados pueden sobrevivir en ese entorno, se trata de entre 40 y 50 generaciones de personas que han sufrido hambrunas, erupciones volcánicas y epidemias, no es un lugar donde alguien con tendencia a la depresión o a perder el tiempo pueda mantener una familia y un rebaño de ovejas.
Los islandeses pueden conducir un Ferrari o viajar a París pero eso no oculta que son granjeros, con lo bueno y malo de ello".

Marie sonríe.

Al igual que con tantos otros, sé que no volveré a verla.

Crisis en Islandia, crisis en España

Sigo hablando, intento crear una conversación amena emitiendo preguntas y siendo ocurrente, de una manera extraña, Islandia me obliga a ser locuaz.

Aún así llega un largo silencio.
Un largo silencio.

"Vamos a perderlo todo" dice sin mirarme.

No añade nada más, no maldice, no llora, no cuenta batallas acerca del esfuerzo que necesitó para tener lo que tiene, no le echa la culpa a los banqueros, a los políticos o a la crisis internacional.

Su frase solo pretende ser una constatación de la realidad.

Mi cerebro dispara un "Sé como te sientes", pero consigo detener esas palabras vacías en la aduana de la lengua antes de que recorran el aire.

¡Qué coño sé yo de toda la ansiedad que puede estar ahogando su vida!, no tengo inmuebles, ni hijos, ni acciones, no he de pagar hipotecas ni temer por la viabilidad de mi compañía, mi existencia es la de un gitano, podría levantar mi choza mañana y volver o simplemente seguir viajando, nada me ata excepto la vinculación afectiva a un lugar.

Yo no sé como se siente, solo puedo imaginarlo.

Pasa el tiempo y llega el sabado, el día en que se celebra la manifestación semanal de protesta, en esta ocasión los gritos de la mujer que escupe el primer discurso me levantan de la cama, hay una clara evolución en la ira de los manifestantes.

La crisis va a poner a prueba a Islandia, pero no solo a un nivel económico, también moral y emocional.

Durante las primeras semanas la población cerró filas, "hay que mantenerse unidos", "debemos trabajar juntos", "hay que esperar que los políticos encuentren una solución".

"La guerra muestra la verdadera alma de un hombre" decía un viejo probervio romano...

La de los islandeses es de oro, admirable.

Pero....

La base de todo sistema ético verdaderamente justo es la reciprocidad, los islandeses aceptan de una manera estoica el castigo que va a llegar a sus vidas porque confían en que el capitán y los oficiales comen el mismo rancho que los marineros y los grumetes.

Cuando llegaron noticias de que los directivos de Glitnir se embolsaron comisiones ultramillonarias mientras el banco se hundía, cuando empezó a saberse que los administradores de Kaupthing vieron perdonadas sus deudas, cuando se esbozó la verdadera naturaleza del sistema político-económico islandés donde dos familias, la propietaria del grupo que maneja Landsbankinn y la que posee Baugur controlan todos los hilos del país, cuando el presidente del Banco Central Islandés se niega a dimitir a pesar de su manifiesta incompetencia, cuando los políticos firman un acuerdo con UK y Holanda para pagar una deuda histórica sin consultar al parlamento...entonces todo empieza a cambiar.

Esa misma noche, al acercarme a la estación para tomar el autobús, unos 200 manifestantes asaltan la comisaria de policía para liberar a un joven detenido por izar la bandera de un supermercado durante las protestas, enciendo mi cámara de fotos y grabo el episodio, intento seguir a los asaltantes pero la policía lanza gas pimienta sobre ellos para desalojarlos.

La clase de noticia que no aparece en España.

Irá a peor.
Irá a peor cuando venga el siguiente escalón: los despidos.

Trazo el paralelismo entre España e Islandia, si bien en la península el sistema financiero no está destruído, la crisis va a ser terrible.

"¿Sabes como llaman en los bancos a los trabajadores de la contrucción y dueños de inmobiliarias?" pregunta retóricamente la voz al otro lado del teléfono.

"No"

"Les llaman "Los Otros", todo el mundo sabe que están muertos pero ellos tratan de convencerse de lo contrario".

Continúa.

"La previsión de crecimiento está completamente falseada, la economía no va a retroceder un 0'7% el próximo año, ni siquiera el 1%, va a hacerlo un 3%...¿Cómo puede alguien creer que España no esté aún en recesión y si Alemania, UK, Irlanda o Dinamarca si aquí el desempleo ha subido muchisimo más y la productividad es estable??"

"Al final digan lo que digan la verdad saldrá a la luz, en economía no puede ocultarse".

No podrá ocultarse porque decenas de miles de personas han comprado apartamentos sobrevalorados, su propia inconsciencia les llevó a adquirir inmuebles utilizando uno de los sueldos de la pareja mientras vivían con el otro.

Los despidos empezarán a hacerles caer como una torre de cartas.

Asalto a la comisaría Parte 1:

video


Parte 2: entran en la comisaría tras forzar la puerta.



video


Parte 3: la policía, tras lanzar gas pimienta, los expulsa.





video


Anexo:

Sorprendente entrevista de la cadena de televisión noruega NRK con el jefe de prensa de Glitnir, el primer banco intervenido en Islandia:



Almas de bajo coste

"Correos es un nido de maricones" dice Gunnar mirándome a la vez que señala a Jón.

"Aquí nadie es despedido, se trata de un entorno poco hostil donde las personas sin aspiraciones pueden quedarse aparcadas de por vida"

Jón pasa por mi lado y, como siempre, me saluda con un "Godan Dagin" al que añade una mirada flirteante.

"Saell" respondo.

Hay una infinita tristeza escondida en el sacrificio de sus años, la mayor de todas, la de renunciar, la de inmolarse.
Puedes tener una vida triste, puedes haber sufrido una experiencia traumática que recuerdes eternamente pero nada ha de ser comparable a arrastrar lo que eres sin llegar nunca a convertirte en lo que quieres ser.

Nada tan terrible como el suicidio vital de no poder sentir a ese chico que amas por miedo a ser catalogado como marica, nada que provoque tantas nauseas como casarse con alguien por el que solo se siente cariño y al que no te atreves a abandonar, nada tan suicida como ser obligada desde los 16 a abrirse de piernas con 20 tipos al día por 30 euros el polvo.

Trenes en vías muertas.

Fantasmas que irán perdiendo gramo a gramo sus almas hasta quedar vacíos.

Incapaces de sentir, entre el remordimiento y la desesperanza, considerando una bendición la indiferencia, ese momento en el que la mujer que te dasco o el tipo número 3.124 que te la mete solo son un día más en la oficina.

Y veo a Jón, con su melancolía arrastrada, sentarse junto a Gunnar, sonriendo con timidez, deseando haber nacido en el 84 en lugar de treinta años antes.

Un alma de bajo coste adquirida por los demás.

Un alma de bajo coste forzada a ser lo que no quiso ser.

El acuerdo


Islandia está entre la espada y la pared, por un lado necesita el dinero del FMI lo que conlleva abonar a Holanda y UK el montante de las cuentas que sus ciudadanos depositaron en los bancos islandeses, por otro puede negarse a hacerlo y esperar a que un tribunal tome una decisión al respecto pero el país quedaría sin liquidez y con una moneda tan inestable que podría dinamitar por completo el tejido económico de la nación.

Cada semana que transcurre sin que el dinero llegue es un nuevo empujón hacia el patíbulo para las empresas que han de importar los bienes que necesitan para mantenerse en funcionamiento, solo aquellas que comercializan medicinas, combustibles y alimentos tienen acceso a las divisas.

La inflación va a ser clave dado que en Islandia las hipotecas a interés fijo están indexadas, unidas a la inflación, se trata del único país de Europa que utiliza ese sistema, es decir, mientras que un español que se decide a tomar prestado de su entidad bancaria una cantidad de dinero a tipo fijo, 200.000 euros a un 5% por ejemplo, sabe que siempre ha de pagar solo ese porcentaje del total, en Islandia se debe calcular ese mismo interés no del dinero que se pidió si no de él más el IPC, por lo que si la inflación en Islandia aumenta hasta el 20% deberá devolver 240.000 (200.000 + 20%) al 5% .

Traducido en el idioma internacional del dinero:

España:

Hipoteca a tipo fijo del 5% a 20 años y para 250.000 euros:

Mensualidad: 1.649 euros.

Islandia:

Hipoteca a tipo fijo del 5% a 20 años y para 250.000 euros (que se convierten en 300.000 por la inflación):

Mensualidad: 1.979 euros.

En otras palabras, no solo aquellos con préstamos a interés variable y/o en divisas van a sufrir el peso de la crisis: lo hará cualquiera que deba a los bancos.

Es irónico tener que pagar más por algo que va a costar menos....

En ese estado de cosas surge la noticia: el gobierno ha llegado a un acuerdo con Holanda y Reino Unido, se señala que Islandia se compromete a pagar 20.800 euros por cada cuenta depositada en sus bancos lo que confirma algunos de los peores augurios, el país va a tener que mirar a los ojos a una deuda de entre el 80 y el 110% de su PIB, es decir igual o superior a la que se enfrentó Alemania tras perder la Primera Guerra Mundial.

"Hijos de puta...llegan a un acuerdo así sin preguntar al país... ¡ni siquiera al parlamento!" maldice Bjarny, está evolucionando desde el personaje de "Boxer", el caballo de "Rebelión en la granja" a un ser con los cojones iracundos.

Y leo la nota de prensa oficial de la oficina del primer ministro:


" In the wake of the recent international financial turmoil, Iceland’s economy is facing a banking crisis of extraordinary proportions. The economy is heading for a deep recession, a sharp rise in the fiscal deficit, and a dramatic surge in public sector debt – by about 80%. Potentially substantial capital outflows could lead to a further large loss in the value of the króna. In the context of the high leverage in the economy, this would produce massive balance sheet effects and a substantial contraction in domestic activity."

(...)

"Preliminary estimates suggest that the gross cost to the budget of honoring deposit insurance obligations and of recapitalizing both commercial banks and the Central Bank of Iceland could amount to around 80 percent of GDP and the general government deficit will be 13.5 percent of GDP in 2009. Overall, gross government debt could rise from 29 percent of GDP at end-2007 to 109 percent of GDP by end-2009. The net cost will be somewhat lower on the assumption that money can be recovered by selling assets from the old banks."

(...)

"In the very short-run, we intend to adopt the following pragmatic mix of conventional and unconventional measures:
• To raise the policy interest rate to 18 percent. The Central Bank stands ready to increase it further, but it is unclear that higher interest rates alone will suffice to stem capital outflow.
• Tight control over banks’ access to Central Bank credits will be maintained to avoid excessive liquidity being drawn down through this route.
• The Central Bank stands ready to use foreign reserves to prevent excessive króna volatility.
• Furthermore, the Central Bank is willing to temporarily maintain restrictions on capital account transactions. Such restrictions have considerable adverse implications and the intention is to remove them as soon as possible."

El acuerdo abre paso al final del principio, el boletín del Banco Central Islandés había lanzado las primeras previsiones oficiales para la economía antes de cerrarse el pacto.


Inflación:

Crecimiento económico:



Esas dos variables llevarán la tasa de paro al 10-11% a finales del 2009 y reduciran el poder adquisitivo tras dos años en al menos un 25-30%.

La tempestad que todos esperan se acerca desde el mar.

Es el momento de pertrecharse.

Twix


Abro la puerta del apartamanto, sorprendentemente las luces del salón están encendidas y en la mesa se amontonan latas de cerveza.

"Dashiell, ¿quieres tomar una Bud?

La voz de Alain hace que me vuelva, sonríe, está apoyado sobre la encimera junto a una chica, ella dice "Hola" y yo le contesto lo mismo.

Teniendo en cuenta la situación decido poner una excusa para irme a la cama y dejarles solos pero ambos insisten en que beba una cerveza.

Nos sentamos y Alain baja las luces.

"¿Cómo te llamas?"

"Anne"

"¿Islandia?"

"No, soy de Dinamarca"

"Cuéntale la historia de la mujer", interrumpe Alain, "Dashiell, vas a quedarte impactado, es impresionante....."

Anne niega con la cabeza... "Ya la he contado tres veces, cuéntasela tú".

"No, venga, tú conoces todos los detalles...." dice Alain "Dashiell, en una palabra: alucinante"

La danesa se estira ligeramente el cabello y empieza a hablar:

"Ok, soy enfermera en una residencia de ancianos y una de las mujeres tenía fuertes dolores en el abdomen"

Se atusa de nuevo el pelo y continúa.

"Cuando le bajamos los pantalones vimos que el agujero de su culo era de este tamaño....", Anne dibuja un círculo similar a una moneda juntando sus dedos pulgar e índice.

"Pero la mierda endurecida del recto era así" en ese momento une sus dos manos y forma una círcunferencia del tamaño de un melón pequeño.

Me revolví en la silla tratando de decidir si era educado marcharme sin más a mi habitación pero la danesa continuó con la historia.

"El problema era evidente: No iba a ser capaz de cagar.
El ojo del culo no tenía ni la talla ni la musculatura como para permitir el paso de alrededor de un kilo de mierda del tamaño de una barra de pan..."

"Parece lógico" dije mirando al suelo.

"Sí.... es por eso que decidimos ayudarla, me gusta mi trabajo porque aquí hay ciertas decisiones que yo puedo tomar, en Dinamarca tendría que hacerlo un doctor, pero yo sabía que necesitaba que le dilataran el culo imperiosamente"

"Ok"

"Así que la pusimos en posición fetal y le metí tres dedos en el ano, el truco está en moverlos en círculo como cuando una tarta se pega al recipiente y quieres separarla"

"Ya" seguí mirando al suelo "Son los detalles que no se aprenden en la universidad".

"Después de girar los dedos durante unos minutos empecé a estirar, como el mojón estaba muy seco la mierda ni se rompió en trozos ni nada y pude notar como comenzaba a moverse ligeramente hacia fuera"

"Bueno, no hace falta...."

Trato de interrumpirla pero lo hace ella conmigo a su vez y continúa hablando apasionadamente.

"Al principio la mujer sufría pero cuando llegó la parte más gruesa del mojón empezó a gritar como un berraco al que estuvieran despellejando vivo así que una de las auxiliares comenzó a hablarle al oído para darle fuerzas".

"La jaleaba".

"Si, es un momento psicológicamente difícil, debía hacer un último esfuerzo, lo consiguió, vaya que sí, fue duro pero al final la sacamos toda".

"Podría decirse que fue como un parto"

"Sí, exactamente, un parto, pero no nació un niño, claro está"

"No, nació un mojón".

Alain estaba entusiasmado: "Te lo dije: impresionante".

"Ya....Anne....si no es impertinencia...¿Cuánto ganas?"

"Unas 280.000 krs. al mes después de impuestos"

"Wow" Exclamó el francés "eso es el doble de mis sueldo."

"Anne", dije levantándome "me parece poco".

"Me parece muy poco".



La amistad y el expatriado

Vives en otro lugar.

Irlanda, Reino Unido, Canadá, Grecia, Alemania...

Y has de empezar de cero, encontrar un apartamento, un trabajo, unos amigos...
Es como iniciar una existencia paralela a la que alguna vez tuviste, aquella que quedó congelada cuando tomaste la decisión de marchar.

Es peligroso continuarla, fluir de la segunda a la primera, porque tú ya no eres la misma persona y sin embargo aquellos que conociste, aquellos que te ofrecieron su amistad, han seguido su camino.

Has apretado el botón de pausa en el Ipod de tu vida porque querías prestar atención a lo que la rubia del metro te preguntaba, la charla ha durado una hora y has sentido tu corazón bombear sangre frenéticamente.

Play otra vez.

La canción es la misma pero no tu estado de ánimo.

Amaste de niño Romeo y Julieta, la primera de Schwarzenegger o los putos Bicivoladores.

No fuiste capaz de aguantar más de 5 minutos 12 años después.

Eres distinto, te emborrachaste con un grupo de extranjeros, trabajas en inglés y sabés como decir en alemán o polaco "que te jodan".

Besaste a la rubia de ojos azules o tal vez ella te besó a tí, pero sentiste sus labios.

Y encuentras nuevos amigos, alguien de Eslovaquia, Brásil o Noruega y los lazos se vuelven acero en 50 días.

Están en la misma situación que tú.

Solos.

Construyendo su vida.

Nada une tanto como la adversidad...

Tiempos de incertidumbre


Nadie sabe nada.

Diversas fuentes dan cifras distintas.

La deuda de las entidades financieras islandesas es de entre 6 y 9 veces el PIB del país, el rango es demasiado amplio.

El primer ministro islandés, preguntado por el préstamo que Polonia va a dar a su país, responde al periodista que acaba de enterarse en ese mismo instante, posteriormente uno de sus asesores telefonea a la cadena Bloomberg para averiguar si la información es cierta.

Se llega a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional pero una semana después es tumbado por el Reino Unido y Holanda antes de la firma, ambos países exigen de Islandia un plan de pago para satisfacer las deudas contraídas.

El montante que esas dos naciones demandan a Islandia es superior en términos relativos a la cantidad que los Aliados, vencedores en la Primera Guerra Mundial, exigieron a la Alemania derrotada.

Leo un blog islandés, en él se señala que Jon Steindor Valdimarsson de la Federación de Industrias Islandesas afirma en Morgunbladid que entre el 60 y el 80% de los negocios del país están en quiebra técnica.

Suena rotundo y espectacular pero es imposible que lo sepa a ciencia cierta.

Y la confianza de los islandeses empieza, realmente, a estar minada.

"Banqueros....y pensar que hace un año los alabábamos, "los nuevos vikingos", conquistando Europa con su audacia.... y ahora son los hijos de puta más odiados de este país"

Los islandeses muy raramente utilizan palabras soeces, oír esa expresión de alguien tan educado como Einar es indicativo de su estado de ánimo.

Y las noticias fluyen, los rumores avanzan, la esposa del presidente del banco central se niega a salir de casa, solo lo hace para comprar lo indispensable, ha sufrido varios atentados en los que, algún viandante se ha dirigido a ella y le ha recordado que su marido es un completo incompetente o un traidor.

Estupideces en cualquier otra nación.

No aquí.

Los políticos de la ultima Thule empiezan a mostrar un comportamiento errático y poco inteligente, leo un artículo en La Vanguardia, el texto es insólito:

"El presidente de Islandia, Olafur Ragnar Grimson, criticó en una cena con diplomáticos extranjeros a Gran Bretaña, Suecia y Dinamarca por su falta de apoyo en la crisis financiera, informa hoy el diario noruego Klassekampen.

El presidente acusó a esos tres países de darle la espalda a Islandia, la más afectada hasta ahora por la crisis financiera mundial, usando "palabras duras" y con expresiones "directamente ofensivas" contra los británicos, según una nota interna de la embajada Noruega en Reykiavik a la que ha tenido acceso este diario.

"El Atlántico Norte es importante para los países nórdicos, Estados Unidos y Gran Bretaña. Es un hecho que estos países parecen ignorar, así que Islandia debe buscarse nuevos amigos", dijo supuestamente Grimson.

Demás, el presidente, figura representativa y sin poder político formal, propuso invitar a Rusia a usar la antigua base aérea de Keflavik, controlada por tropas estadounidenses desde 1951 hasta 2006. Ese anuncio hizo al embajador ruso, "un poco sorprendido y sonriente", afirmar que su país no la necesitaba.

Las palabras de Grimson crearon "desconfianza y enfado" entre los embajadores presentes, según la nota interna."


Bismarck afirmaba que cuando un diplomático pretende conseguir un acuerdo de paz con sus enemigos estos no debían conocer sus intenciones, de hacerlo su posición sería mucho más débil.

El presidente islandés no leía a Bismarck.

Una manifestación inunda de gritos el centro y los amotinados lanzan tomates al edificio gubernamental, algunos de ellos son arrestados mientras otros izan la bandera de Bonús en el Althingi.

Y el clima social se caldea más cuando empieza a publicarse que los altos ejecutivos de Kaupthing, el mayor banco del país, han visto condonadas sus cuantiosas deudas con la entidad.
Comunismo del siglo XXI, donde el ciudadano medio ha de hacer horas extras para pagar, vía impuestos, los errores de los millonarios.

Millonarios que comprarán sus casas a precio de saldo cuando la crisis toque fondo.



"Tengo la polla muy gorda"


Suena "Woke up this morning" en el despertador, el volumen va aumentando hasta que, por fin, abro uno de mis ojos y miro el reloj.

6:34

Aparto la manta y me incorporo. Niego con la cabeza: no quiero ir a trabajar.
No quiero perder mi tiempo en un empleo estúpido y alienante aún así enfilo la calle tirando de mi fuerza de voluntad.

Llego a las 7:15 a la sede central de correos atravesando una ventisca terrible.

Abro la puerta y camino hacia mi mesa con cara de cobrador de impagos.

Thordir viene hacia mi y extiende su mano para saludarme, mientras lo hace comienza a hablar con expresión compungida.

"Tengo la polla muy gorda, Dashiell, muy gorda"

"Ok, felicidades" respondo a la vez que trato de recuperar mis dedos.

"Las chicas lo saben, vaya que si, una se me tiró a los cojones al verme el paquete y cuando se la traté de poner en la boca casi no le cabía, le tuve que ajustar el nabo como un calcetín".

"Verdaderamente romántico"

Continúa:

"A más de una le he hecho mucho daño y ha tenido que tomar sopas durante meses por no poder masticar, con otra estaba tan caliente que le lanzé un pollazo y en lugar de acertar en la boca le di en un ojo.
Parecía un boxeador con un moratón, casi la dejo tuerta".

"Enternecedor"

"Pero no fue culpa mía, fue suya, era muy bajita.
No me gustan las chicas bajitas, tienen el culo grande y la boca pequeña"

"Alguien tan sofisticado como tú tiene la ventaja de poder elegir la mujer que quiera"

Thordir mira al infinito y hunde su cabeza, el momento exacto para salir de allí.

En unos meses el recibidor de las oficinas centrales estará a rebosar de aspirantes a carteros, los mismos tipos que ahora conducen 4x4 y toman mojitos de 1400 coronas en Vegamot.

Los mismos tipos a los que Thordir les dará la mano.

La espiral belleza-competitividad

"Todo el mundo compite por la belleza utilizando los recursos de los que se disponen, algo en nuestra condición humana nos hace reconocerla, invertir nuestro tiempo, energía y dinero en ella......
Hay tres características que la definen retroalimentándose: la belleza es orden, es escasa y es beneficiosa.
Un vaso tiene una configuración determinada, es una estructura que puede adoptar un infinito de formas, pero se trata de un universo de posibilidades aplastantemente inferior al universo de configuraciones caóticas, al igual que la serie de números entre cero y uno (0'1, 0'11, 0'111...) tiene un tamaño inferior a la de cifras entre uno y un millón.
Ese orden determina que sea escasa comparada con el total y que haya de satisfacer una necesidad, en el ejemplo del vaso, poder contener un liquido.

La belleza es beneficiosa, por tanto y los hombres compiten por ella convirtiéndola en un objetivo móvil, da igual cuanta se haya acumulado, se trata de una carrera infinita por mantenerse al frente de los demás.

A finales del s. XIX el 60% de los ingresos de una familia media se dirigían a adquirir patatas, pan, una mínuscula cantidad de carne o pescado y aceite, a inicios del s.XXI un mendigo puede disponer de mejor alimentación, ropa y una mayor esperanza de vida pero todo ello no le hace considerarse más exitoso o feliz, el nivel de belleza que acumula en relación con aquellos que compite es ínfimo.

Se intentan obtener recursos para acapararla, trabajar, prostituírse, mendigar, o conseguir una herencia.
Se buscará la mejor casa, el mejor coche, la mejor pareja, el mejor trabajo, la mejor película, la mejor ropa.
Tu mujer deberá ser bella en todas las facetas, inteligente, atractiva, encantadora...su cuerpo el de una diosa y su cara la de un ángel.
Tu empleo debe apasionar, ser excitante, bien remunerado.
Tu casa espaciosa, en el mejor barrio.
Tu reproductor MP3, tu coche, tu bicicleta, tu portátil, tu americana, tu yogur, tu fijador, tu colonia, tu videocónsola, tus tenedores, tu escobilla del water, tu zumo, tus jarras, tu sombrero, tus espejos........todo.

Pero los demás piensan como tú, buscan lo mismo con lo que para conseguir la mejor pareja, la mejor casa, el mejor trabajo, los mejores objetos...deberás pagar un precio, deberás invertir una determinada cantidad de energía, una determinada cantidad de tiempo....
Estudiar una carrera, caminar hasta el supermercado, hacer horas extras, dar papel rectangular con cifras.
Y esos recursos son escasos, son finitos y no todo el mundo tiene la misma cantidad, no todos pueden alcanzar una educación superior, no todo el mundo puede ser atractivo, no todos son capaces de trabajar 12 horas o ser interesantes, no todos tienen la misma cantidad de dinero en el banco, no todos tienen buen gusto.

Y con esas cartas cada cual compite en el mercado, luchas por conseguir belleza, renuncias a la del coche porque de lo contrario no podrías acceder a la de la casa, cambias 7 horas extras por un polo Nike o una americana Armani, como esperando que el prestigio y la belleza de la marca se adhiera a tí, como usando un cartel que diga que tienes buen gusto.

Y alguien decide Nike, ingeniería, rubia de ojos azules o cámara de 7 megapíxeles, y alguien se frustra porque no consiguió ojos verdes y todoterreno.

Y el universo produce más belleza y tu vecino adquiere un poco, también tu hermano y tu mejor amigo pero la tele dijo que merecías más, que podías ser una estrella o vivir una existencia apasionante, la última película sugirió que la camarera podía casarse con el médico y que el niñato se follaría a la chica con cara de ángel.

Y tu amiga se deprime, no llegó a superestrella, no condujo un Mercedes ni pudo comprarse un apartamento en el centro, nunca coincidió con el doctor de la película ni el guaperas le hizo vivir un fin de semana de pasión.

Y a tu -ex no le va tan mal, acabó el master se casó con el funcionario y tiene un piso en la playa, pero por las noches ha de repetirse a si misma que quiere a su marido, ha de tomar una capsula para conciliar el sueño y no pensar en tí.

"La vida iba en serio" dijo alguien.


Te mueves buscando belleza al igual que el que camina tratando de alcanzar las montañas del horizonte, nunca podrás tocarlas porque siempre están un paso más allá."