"¿En qué piensas?" Parte I

Estaba boca arriba en la cama, entornando los ojos hacia el techo de la habitación, aún así noté que me miraba fijamente recostada de perfil a mi lado.

Sonrió.

“¿En qué piensas?”

Sus palabras se quedaron en el aire sin contestación.

“¿En qué piensas?” repitió.

“Iba a decir que en nada pero si lo digo me volverás a preguntar que seguro que estaba pensando algo”

“¿Y lo hacías?”, insistió

“No, no pensaba en nada” dije reafirmándome

“No me mientas, seguro que estabas pensando algo”

Respiré profundamente…

Dos semanas más tarde me encontraba en el hall de un gran pub, a mi lado una chica anglosajona me exponía las típicas cuestiones que todo el mundo formula cuando habla con alguien de otro país por primera vez.
La interrumpí, “Esta conversación me parece aburrida, no me interesa si te gusta España ni a ti oír por decimoquinta vez que aquí se come muy bien”… se quedó pensando y por fin dijo ”Ok, ¿De qué quieres hablar?”, me acaricié la mejilla derecha con el dedo índice y dije, “¿Las chicas en tu país preguntan a los chicos “en qué piensas”?”
De su boca brotó un “mmmmmmmh…” mientras pensaba, por fin dijo: “Si, a veces con otras palabras pero el significado es el mismo”

Continué:

“¿Y la gente cuando quiere dejar a sus parejas suelta lo de “Te quiero como amigo”, “no eres tú, soy yo”, “No se luchar por ti”, “Aún eres muy joven” , “Ahora necesito tiempo para mi y mis amigos”,“Te mereces algo mejor que yo”, etc…?
Sonrió con sorpresa, se apartó un mechón de pelo rubio de la frente y exclamó: “Sí, decimos todo eso”
“Entiendo” dije en voz baja, para mí mismo, “Entonces se trata de algo más que un factor cultural”,
Aunque tenía mi propia teoría, apuntalada por su primera contestación, seguí preguntando “¿Y por qué crees que la gente lo dice?”

“Porqué es verdad” contestó

“Respuesta errónea, es imposible”, me incorporé ligeramente en el sofá y puse mis manos en perpendicular a mi cuerpo intentando copiar la forma de una balanza romana, levanté una de ellas y dije:

“Hipótesis A: Chica estúpida y fea, su novio quiere dejarla, resolución del problema: “Tú te mereces algo mejor”, volví a dejar mi mano izquierda a la altura de antes y levanté la derecha: Hipótesis B: “Charlize Theron , chico la conoce en una fiesta , salen juntos, resolución del problema “Es más apropiado que lo dejemos y conozcas a otro, tú te mereces algo mejor, tengo un amigo genial, de tu nivel”, volví a dejar la mano derecha en su lugar luego empecé a alzar ambas alternativamente mientras decía: “Hipótesis A…Hipótesis B, difícil decidir…., Hipótesis A, Hipótesis B, complicado…bueno…la primera de ellas suena a excusa barata para que la persona a la que se deja no se sienta herida en su autoestima, la segunda, si fuera una película debería ser clasificada como ciencia ficción”

“¿Ciencia ficción?” preguntó ella

“Si, ya sabes, como “La guerra de los mundos” o “Los Serrano”, ¿Conoces “Los Serrano”?”…

2 comentarios:

Mar. dijo...

Jajajaja qué bueno. Es cierto, siempre he dicho que las mujeres compartimos factores comunes, del mismo modo que los hombres responden con reacciones semejantes (salvando diferencias individuales, claro está).

Para llevar la contraria a la mítica frase, me atreveré a decir que cada persona NO es un mundo tan desconocido al nuestro y hay situaciones, reacciones, actitudes, incluso mismas expresiones que ya hemos vivido con anterioridad, conocemos o nos suenan. Por eso lo novedoso, siempre llama tanto la atención.

Mar.

Mister Floppy dijo...

Tu comentario no podría ser más acertado.

Publicar un comentario