Correos y "Prison break"

Cuando me dijeron que la jornada había acabado miré inmediatamente el reloj: marcaba las 21:23 había trabajado casi media hora de más.
No importaba excesivamente, sobre todo en un país donde cada minuto extra es remunerado, pero había perdido el autobús y debería esperar hasta las 22:04 para tomar el siguiente.
Decidí quitarme los guantes y caminar con parsimonia hasta el cuarto de baño, dos de los tipos más raros de la empresa hacían lo propio detras de mi, su pinta era indescriptible, la definición andante de “extraño”.

Una vez en los retretes me ubiqué en el urinario de siempre, estaba ligeramente separado, como una pequeña habitación sin puerta, mientras lo utilizaba pude leer una inscripción en la pared:


“Para una cita de amor entre hombres ven a este lugar el día 7 de abril a las 21:30”


No había humor soez, nombres de personas a quien se pretendiese ridiculizar o números de teléfono, solo esas palabras.
En cualquier otro sitio del planeta habría pensado que era una broma, allí en correos nada me podía sorprender.


“El día 7 es mañana”, pensé, sería importante recordarlo para no estar en ese punto a la hora indicada, tras fijarlo en la memoria volví mi cabeza, uno de los tipos raros aún seguía allí, llevaba casi cinco minutos lavándose las dedos, lo hacía de una manera lenta y enloquecida.


Miré el reloj de nuevo, marcaba las 21:28 del dia 6 de abril.


Era imposible, murmuré, el día 6 de abril había sido ayer, HOY ERA 7, saqué el móvil con una mano para cerciorarme, claramente no indicaba un número par.


De todas las cosas que podían ocurrir en Islandia la última que necesitaba era que alguien me pusiese la mano en el hombro y me mirase a los ojos en esa posición.
La idea cruzó mi mente como un relámpago, no podía aceptar el riesgo de que me quisiesen descorchar el culo como si de una botella de Moët Chandon del 77 se tratase.


Aunque no había acabado, me subí la cremallera nerviosamente y a la máxima velocidad de la que era capaz.


Una de las monedas salió volando del bolsillo.
El tipo raro continuaba allí.


Yo me sentía como el preso al que le cae la pastilla de jabón en las duchas de la cárcel, no me paré a mirar el valor de la moneda, aunque hubiese sido una pieza de nueva acuñación valorada en 47 euros y medio la habría dejado oxidándose en el suelo.


Salí del baño como el ladrón que escapa de un banco: a toda velocidad y sin mirar atrás.


¿Quién dijo que Islandia no era la nación más feliz del mundo?

12 comentarios:

Cuadonga dijo...

Pues sí que son entretenidos los lavabos en Correos... y un poco peligrosos. Very exciting!!!

Mar. dijo...

Jajajaja salvaste tu culito. ¡Muy bien, campeón, no me esperaba menos de tí! jajajaja qué bueno.

Mister Floppy dijo...

Los últimos ocho días han sido surrealistas en exceso.

Asha dijo...

Pues queremos una entrada de esos últimos ocho días!

DESTRUCTOR dijo...

Jajajaaj, que grande Mr. Floppy!!!! Este rollo te lo puedes encontrar en cualquier lado del mundo. Aqui todo es mucho más soez. El saudi "desviado" al que "le gustas"te dice que si te vienes a su piscina y cosas así.

Un saludo!!!

Oye, es verdad que la crisis económica está pasando una factura bastante fuerte en Islandia?.

Saludos desde Arabia!!

Anónimo dijo...

xD xD

Que emocionante tu vida en Islandia.. Por poco te violan.. XD

Por cierto.. Hago la misma pregunta que destructor... ¿Qué hay con la crisis económica?

Mister Floppy dijo...

Destructor y anónimo

Es muy probable que dentro de unos meses el país entre en crisis y hay un riesgo real de auténtico crash, sería largo de explicar pero simplificando un poco: los bancos islandeses han se han expandido muy rápidamente comprando otras entidades y empresas por Europa hasta el punto que allí su negocio es mayor que en la propia Islandia, el problema es que para crecer se han endeudado y ahora no encuentran nadie que quiera financiarles debido a la crisis subprime de USA.
Esos bancos tienen participación en muchas de las empresas islandesas más importantes con lo que si se hunden hay un efecto dominó.

¿Ocurrirá todo eso?
No se sabe aunque el riesgo está ahí, lo espectacular es como afrontan ese peligro los islandeses, son optimistas y se sienten seguros de si mismos, no caen en la división ni en la demagogia.

Anita dijo...

Yo me sé de algunos casos parecidos en España...Lo raro es que con tus experiencias, aquel hombre no te hubiera dicho nada antes de irte.
Un saludo.

Vidal dijo...

Cualquier día ese tipo te devuelve la moneda perdida.
Ten cuidado!

Anónimo dijo...

AINSSSS, DESCORCHAR EL CULO... TIO RARO...


JOOOOO. NO, ESE LENGUAJE CHUNGO PARA REFERIRTE A LO GAY, NO, POR DIOS. QUE PIERDES MUCHOS PUNTOS... :(


SALUDOS. 3 SEMANAS Y NOS CRUZAREMOS POR LAS CALLES DE RKV¡¡¡

MONEYPENNY

Silvia dijo...

Ajá, entonces Islandia eres tú y el tipo raro es EEUU, a Islandia se le cayó dinero en Europa (léase WC) y no puede recogerlo porque EEUU ahora está dando por...

Me ha encantado la metáfora :)

Mister Floppy dijo...

Nahh Moneypenny, no se debe convertir el mundo en un lugar tan políticamente correcto, no en el nivel personal, de hecho los propios gays se ríen de si mismos y de todo lo que se mueve lo cual es bastante sano.
El respeto a los demás está en no negar a nadie sus derechos ni en hacerles el vacío.

Un saludo

Publicar un comentario