"Prison Break" en correos. Temporada 2.

Me miro en los azulejos de la pared del baño para cerciorarme que no es un sueño.
Decido volver a leerlo.

“Para una cita de amor entre hombres ven a este lugar el día...” la cifra está garabateada encima de una anterior , “....21 de abril a las 21:30”

No puede estar ocurriendo, miro el reloj del móvil, marca las 9:08 del 21 de abril, la jornada se ha extendido otra vez. Resuelvo subirme la cremallera y salir de allí, hay un ordenador al lado del cuarto de baño en el que los trabajadores pueden acceder libremente a Internet pero podría parecer que aquel que lo usase está esperando algo...algo que puede ocurrir en unos minutos en los retretes.
Ir al comedor es la mejor opción, tomar un café y probar algo de fruta para hacer que los minutos vuelen.


Craso error.

Camino por la estancia hacia la máquina de café, presiono el pulsador de “Capuccino” y mientras lo procesa me doy la vuelta, sentados en mesas diferentes se encuentran los dos tipos extraños que 15 días antes habían caminado casi a mi lado hacia los retretes, y apoyado en la pared un chico islandés muy joven y claramente homosexual.

Parece la cola de un casting para ser elegido nuevo miembro de los “Village People”.

Me dirijo a la cesta de la fruta y cojo un plátano, lo pelo hasta la mitad y doy un mordisco mientras miro por la ventana, aún hay luz natural en la calle, la equivalente a julio en el Mediterráneo.
Aparto los ojos de ese punto y vuelvo a orientarlos hacia el comedor, el chico joven islandés está también pelando una banana, gira la cabeza y hacemos contacto visual.

Le doy un mordisco a mi plátano.
Él le da uno al suyo mientras aguanta la mirada.

Me doy la vuelta, esto no está pasando, es pura sugestión, la mente crea interpretaciones sobre hechos que pueden tener significados muy distintos, trato de darle otro bocado a la banana pero rectifico.

A la puñetera basura.

“Si se sigue comiendo fruta en este lugar a más de uno le van a meter manzanas por el culo y le van a sacar sidra por la boca a pollazos”

Al carajo, me abrocho el chaquetón y salgo a la calle, a pesar de la luz el frío cala hasta los huesos.

¡Qué dura es la vida del proletario!

15 comentarios:

Cuadonga dijo...

Es que a quien se le ocurre comerse un plátano tal como está el patio. Es claramente una provocación. Hay que calcular el alcance de nuestros actos, querido Floppy, la expresión corporal es todo un arte, jajaja

Anónimo dijo...

Hola!
Saludos desde España.Me gustaría hacerte una pregunta sobre tu trabajo en correos en Islandia. Mi pareja y yo queremos pasar una temporada por allí, se nos ha metido en la cabeza para probar los fríos inviernos y la oscuridad, y nos preguntábamos cuánto se cobra y en qué consiste el trabajo. Supongo que no necesitas hablar mucho islandic, no?
Cualquier info nos vale. Saludete desde las Españas

miguel dijo...

Anónimo, por que no dejas tu primero el nombre de la empresa para la que trabajas, tu puesto y su descripción y lo que ganas tu en España? Asi igual te podemos orientar mejor jejeje decirte si ganarías más aquí y si podrías trabajar de lo mismo... es que macho...

Mister Floppy dijo...

Anónimo, el trabajo en correos consiste en clasificar paquetes, puede llegar a ser duro físicamente si hay mucha cadencia.
El sueldo da para vivir aunque no para ahorrar si se quiere tener un mínimo de vida social

Un saludo.

maresdelsur dijo...

jajajajaja. Hay que ser muy macho pa bancarle la mirada al flaco ese, comiendo una banana. Yo corria igual que vos.:)

Mar. dijo...

Ay, Dios, qué divertidas me resultan estas situaciones. Me estoy acordando de una conversación muy masculina que tuvieron hace un tiempo mis amigos. Después de un sábado noche de fiesta decidieron ir a tomar la última a casa de uno de ellos. Haciendo zapping en la televisión acabaron viendo porno y comiendo salchichón a mordiscos. Por lo visto apareció una escena muy gay y el puñetero salchichón casi les provoca una indigestión.

Cuando me lo contaban, me moría de la risa. Qué machotes estáis hechos...

Mister Floppy dijo...

¿Seguro que lo que hacían con el chorizo era comérselo?

DESTRUCTOR dijo...

De acuerdo con Cuadonga, como se te ocurre coger el plátano y no una manzana!!!

Saludos, y cuidado, siempre el culo pegado a la pared!!

Mister Floppy dijo...

Si, es cierto Destructor, a quién se descuida le rellenan el culo como si fuera el formulario de la declaración de la renta.

Y por triplicado.

Silvia dijo...

Me encanta la frase “a más de uno le van a meter manzanas por el culo y le van a sacar sidra por la boca a pollazos”, toda delicadeza... Feliz día del proletario, jeje.

En cuanto a la fruta ¿en Islandia qué tal? lo pregunto porque, al menos en Noruega, resulta insípida.

Anónimo dijo...

Eso decían. De vez en cuando se iban pasando la barra de salchichón y metían un mordisco. Ay que ser muy tonto para que la sugestión te llegue a provocar arcadas en momentos similares. Por eso me reía, porque ¡hay que ser muy tonto! no es por nada Dashiell...

Te tendré más o menos cariño, pero estas situaciones son un reflejo de vuestra... ¿cómo decirlo...? ¿depravación?

Nah, es coña. Sólo exageraba.

Mar. dijo...

Bueno, sobra decir que soy Mar.

Manu dijo...

Lo más cachondo de este tipo de situaciones, es, que por más que lo intentes, todo lo que haces te lleva irremediablemente a actuar de la manera que esos tipos esperan de uno nuevo "en el circulo vicioso".

A mi me pasó en un pub en Santiago de Compostela, cuando me di cuenta, no había chicas y yo estaba haciendo coñas en plan "mariquita loca"....me tomé la copa de un trago al ver que se me acercaba un tipo estilo "Village People" de la vida. Dejé a mis amigos allí. Que cogorza, madre, que cogorza.

Un saludo y recuerda: Aprieta las cachas.

Mister Floppy dijo...

Manu, muy graciosa tu anecdota, aunque no considero que la homosexualidad sea un círculo vicioso, es una opción o definición genética simplemente distinta.
Lo ideal sería que existiesen muchos más homosexuales pera que el resto saliera a más parte.

Un saludo

Mister Floppy dijo...

Silvia, la fruta no está mal (al menos las naranjas y plátanos).

Publicar un comentario