Vida nocturna en la ciudad III

Terminé de arreglarme, lo había hecho muy rápido, tan rápido que sobraba media hora, decidí perderla en el portátil.

Tenía un blog en internet e iba contando en él las cosas que me ocurrían en la isla, así que empecé a escribir una nueva entrada, decidí titularla “Vida nocturna en la ciudad III parte”

Continué:

Hacía un mes que estaba viviendo en esa casa de Reykjavik, una casa cercana a la universidad pública más grande de la isla.

Lo más importante del primer día sucedió justo después de comer.
Me dirigí a la cocina y busqué el friegaplatos para limpiar todo lo que había ensuciado, de inmediato empecé a recordar que nunca lo había traído, era una situación de emergencia así que traté de husmear si había alguna botella en los armarios.

Nada.

Me dirigí a mi habitación y abrí el neceser, tenía un frasco de champú Fructis, lo agarré con fuerza a la vez que olía su contenido.
Mientras limpiaba los platos, la acción más cara de ese tipo que había hecho hasta la fecha, el olor a naranja, mango, papaya, y lima recorrió e impregnó todo, era como recolectar frutas en un huerto pequeño y bucólico.

Ese viernes se cumplían 30 días de mi estancia allí, el momento adecuado para pasar un gran fin de semana volviendo a la cama con una sonrisa de oreja a oreja.
Abrí los ojos y miré el reloj viéndolo todo como a través de una difusa neblina, eran casi las ocho, me había quedado dormido.
Dí un salto y fui al baño, me observé en el espejo: aunque me había duchado el hecho de quedarme dormido había dejado mi pelo como el de un freak, intenté peinarlo, imposible.

Tomé el champú y abrí el agua para lavar mi cabeza, no quedaba nada dentro de la botella, ni una gota, comprobé el gel, tampoco.

Salí del baño para preguntar a mis caseros pero a la altura del tercer escalón recordé que se habían ido a pasar el día fuera.
Solo quedaba una solución posible, me dirigí a la cocina y agarré la botella de friegaplatos, esparcí un poco de su denso contenido en mis dedos y volví al cuarto de baño.
Cuando limpias tus cacharros con champú Fructis de Garnier la consecuencia lógica es que debas pagar esa atrocidad lavando tu pelo con Mistol.

¿Quién dijo que el Karma no existe?

Borré todo, frecuentemente recibía correos de lectores que me felicitaban por mi imaginación, pero que se empeñaban en destacar que no creían ni una palabra de lo que en él se contaba, era imposible, decían, que estuviera viviendo en Islandia y mucho menos que alguien hubiese roto con su vida de clase media para instalarse en un país remoto y empezar de cero.

Decidí no contar la historia del champú en el blog, no era importante y no parecía verosímil, a veces la realidad no lo es.
Seguí escribiendo, mis manos volaban sobre el teclado.

Fabio y yo habíamos salido hacia Solon, uno de los pubs más conocidos de la ciudad, no nos hiceron esperar en la entrada y pudimos pasar de inmediato.
El interior estaba lleno de chicas físicamente interesantes, aunque había un excesivo interés en aparentar ser la nueva Britney Spears, el ambiente era realmente bueno y la gente bailaba todo lo bien que un islandés puede ser capaz.

En ese momento me dí cuenta.

Llevaba un mes en la isla y no me había comido un pan tostado.

“Fabio, ¿Cuantas islandesas te has comido desde que estás aquí?” pregunté como para aportar nuevas pruebas para una teoría.

“Una”

“¿En más de medio año?”

“Si”

Una semana antes había conocido a dos españoles y un portugués que dieron la misma respuesta, aunque llevaban más tiempo que Fabio.

Tuve una anagnórisis, de nada servía el parloteo o el intentar ser divertido y ocurrente, mi manera preferida de conocer a una chica, aquí todo era más primario y físico:
O bien se disponía de un vínculo con la ragazza: trabajar juntos, ser erasmus, amigos, etc.. o bien había que decantarse por una de las técnicas más rastreras que la evolución del ser humano ha generado, la mítica técnica del baile.

Espantoso, horripilante, pensé.

Si hubiera querido bailar estaría en Cuba, los tipos duros no bailan, es algo que tanto Mailer como Chuck Norris saben perfectamente.
Había que bailar, no mucho, pero si lo suficiente como para agarrar a la chica y tras cinco minutos de pasos febríles, sacar las ametralladoras.

Islandia no era fácil.

Me acordé de la primera noche que había salido por la ciudad y no pude más que sentirme como el jugador que falla un penalty en el primer minuto de partido y posteriormente el tanteo sigue y sigue cero a cero.

La última Thule era una guerra de trincheras, tal vez con más posibilidades al cruzar ciertas líneas pero no dejaba de ser un lugar de balloneta calada, donde había que avanzar y avanzar sin que te dieran nada hecho.

Está bien, pensé, ¿Quereis una guerra de trincheras?...

Tendreis una.

16 comentarios:

Julián dijo...

Y por que elegiste Islandia?

Quiza la respuesta sea, por que no?
Pero no se, desde que leo este blog me pregunto, por que Islandia y no otro pais?

seurro dijo...

El que Islandia sea un país de trincheras donde como dices "hay que ir a balloneta calada" tal vez sea porque es una sociedad pequeña consolidada y asentanda donde seguramente, aunque sea "de vista", muchos conocen al primer ministro/presidente de Islandia. Soy de una pequeña ciudad, te puedo asegurar que es más fácil "guerrear" en una gran ciudad abierta que una pequeña y cerrada...pero te puedo asegurar que cada paso que des como foráneo ahí, sea más solido que una sociedad grande como puede ser...Madrid...por poner un ejemplo.

Un saludo compañero.

Miguel dijo...

Al menos tu puedes estar en el campo tirando el penalty.

oria dijo...

Veo que has captado la esencia rápidamente. Ya nos contarás que tal se te da ponerla en práctica. Durante mi estancia fueron los tímidos los que consiguieron ligar con islandesas.

Mister Floppy dijo...

Julián, la atracción por Islandia es algo común en ciertas personas, eso es algo que se siente o no, también es cierto que era Islandia porque tras dos conversaciones, una con una chica holandesa y otra con un ingles, se trataba de un país que podría ser muy difícil para mi lo cual lo convirtió en más atrayente si cabe.

Miguel, Seurro y Oria, gracias por vuestros comentarios, habrá que ver que depara el futuro.

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, iba a decir que eres un tipo con suerte, pero no, te lo curras como el que más. Felicidades por tu blog y por el giro que has dado a tu vida. Así cualquiera cautiva, sólo hace falta valor, y a tí te sobra.

Silvia dijo...

Je. cómo son estos nórdicos. Recuerdo el ferry nocturno que une Helsinki con Estocolmo. Adolescentes de 15 años resbalándose por el suelo, mientras otros iban a por más provisiones al dutty free.

Y lo del baile es cierto: había una bailando, llegó un tio por detrás y se liaron, no se habían ni visto. Al rato volví a ver a la misma con otro y al otro con otra.

Mister Floppy dijo...

Gracias por vuestros comentarios, Anónimo y Silvia.

Fio dijo...

Llevo un tiempo leyéndote desde el anonimato y he de decir que la mayoría de las veces se me caen los lagrimones de la risa al leerte (sé que puede no parecerlo, pero tómatelo como un halago).

A mí todo lo que cuentas me parece creíble (incluido lo del Mistol); aunque, claro, tampoco me había parado a pensar nunca si era verdad o no que te habías ido por el mundo adelante. Lo aceptaba como se aceptan las aventuras de Sherlock Holmes y ya (eres mi nuevo héroe de acción favorito, después de Charles Bronson xD). Es que no entiendo a la gente: se creen cualquier cosa que les cuentes del vecino, pero no que una persona pueda cambiar su vida porque le sale de las narices.

A ver cómo acabó esa guerra :)

Perdida dijo...

Buscando información sobre la vida en Islandia,tras pasar por Spaniards entre otras,encontré de casualidad el tuyo. Yo llevo algún tiempo queriendo ir a Islandia,digamos "a lo loco" y huir un poco de España. Cuando me preguntan por qué elegí Islandia,respondo lo mismo que tú, y por qué no? Viendo tus publicaciones veo que no es tan excesivamente tan caro todo como pensaba. Seguiré leyendote para tomar más apuntes para mi viaje (espero que en un futuro cercano de unos meses),aunque supongo que como todos,no quiero demasiada información. Yo tampoco tengo nada en Islandia,pero no sé por qué me llamó la atención,me atraen las islas y oir a Sigur Ros me hace viajar mentalmente a allí. Saludos viajante.

Mister Floppy dijo...

Hola Fio, muchas gracias por tus palabras, me las tomo como un gran halago, no soy de los lectores que piensan que el ser aburrido por alguien deba ser considerado como un arte.
Por cierto, muy buena la imagen de tu perfil.

Perdida, Islandia es caro, especialmente el ocio así como cada producto, servicio o acción que necesite de un islandés moviendo un dedo más de cinco minutos, en esas ocasiones uno se siente atracado sin miramientos.

No es menos cierto que sabiendo buscar, algo que muchas veces no se hace en España, se encuentran productos muy competitivos de precio.

Un saludo

pepitoGrillo dijo...

Saludos.

Llevo un tiempo viviendo en Islandía, y en Reykjavik, y me he topado con este blog de ficción.

Hombre, entiendo que si quieres escribir una novela sobre la vida en Reykjavik, lo que cuentas puede ser interesante, si sabemos que estamos leyendo un cuento.

Pero que ningún lector se confunda!. Mudarse a otro país siempre es complicado como lo fue para mi y más gente.

He vivido en Cadiz, y he visto lo dificil que es para miles de africanos entrar en la costa. eso es duro! eso es un reto! eso es.. tener cojones!

Sin embargo no creo que sea dificil irse a Islandia para un Europeo con algo de dinero en el bolsillo.. total, siempre puedes volver con mamá y que te tenga la cama calentita.

Islandía no es un "país de trincheras", ni un reto, ni el sueño de un africano. Es solo un precioso país, con más ventajas que inconvenientes...

Mister Floppy dijo...

PepitoGrillo

Evidentemente tu opinión es respetable como cualquier otra, de hecho suelen llegarme bastantes correos en los que se dicen cosas muy parecidas.
Estas en tu derecho de creer lo que quieras creerte, hay varios lectores del blog, que saben que vivo aquí, que trabajo donde trabajo y que lo que cuento de la vida nocturna me ha ocurrido puesto que salgo con ellos, a partir de ahí puedes pensar lo que quieras.

En cuanto a si Islandia es dura o no lo es, hay que saber leer cuando se utiliza la ironía, mucho más cuando esa frase está en un post sobre ligar, si se quieren sacar las cosas de quicio, estupendo.

Respecto a los inmigrantes africanos, de nuevo, JAMÁS he dicho que sea menos dura su situación, eso sería terriblemente estupido, lo que si afirmo y lo mantengo es que la decisión de emigrar para ellos es mucho más fácil puesto que parten de un punto desesperado y terrible.
Tampoco entiendo que al mismo tiempo se afirme que emigrar a otra nación nunca es fácil dado que en ningún momento he dicho lo opuesto.

Un saludo y menos tensión.

Anónimo dijo...

Estoy un poquito mas abajo que tu, en noruega,me gusta tu blog, demuestra como la mente puede interpretar y jugar con la informacion.

he estado hace un mes en islandia, y aunque es un pais precioso, a mi me costaria mucho vivir ahi.bueno, y aen noruega me parece tremendamente frio, es casi imposible hacer vida social.

Te deseo lo mejor, pero creo que solo si tienes una gran imaginacion podras sobrevivir en islandia, si que es cierto que quiza puedas confundir un poco al lector.

De todos modos, animo

maresdelsur.wordpress.com dijo...

A los bifes floppy, deja la charla latina para otro dia :)

dogacar dijo...

Estoy a punto de dar un giro radical a mi vida... tu blog me anima a hacerlo...

Publicar un comentario