La escuela

Me quito los auriculares y miro la hora, el reloj marca las 8'49 de la mañana.

Abro la puerta y entro a clase con el libro de islandés y un bloc de notas. Está vacía, soy el primero en aparecer.
Dejo la mochila con la ropa del trabajo en el suelo y me siento, mientras lo hago entra la profesora y segundos después el resto de alumnos.

Las cuento de cabeza, en total son 6 chicas, tres de aspecto europeo y otras tres de facciones asiáticas.

"Godan Dagin, mi nombre es Augusta Jónsdottir y voy a impartiros durante las próximas tres semanas el curso de nivel I de islandés para extranjeros."

Miro a la profesora, habla con el tono pragmático, sencillo y despreocupado con el que suelen hacerlo los islandeses, sin retórica barata empieza directamente la clase.

"Abrid el libro por la página 3, es la lección 1: cómo preguntar a los demás su nombre"

"Jvaz jeitir zu?" inquiere la maestra a la chica sentada en el extremo izquierdo de la fila de pupitres.

"Ieg jeiti Hanke"

Repite la misma cuestión a todos los alumnos.

"Jvaz jeitir zu?"

"Ieg jeiti Mickaela"

"Jvaz jeitir zu?"

"Ieg jeiti Mimudrandi"

"Jvaz jeitir zu?"

"Ieg jeiti Dashiell"

"Jvaz jeitir zu?"

La chica no responde, todos giran sus ojos hacia ella.
La profesora repite la pregunta.

"Jvaz jeitir zu?"

Silencio de nuevo.

Augusta se acerca al pupitre y señala con el dedo la frase del libro que estamos practicando"

"Léelo, yo te pregunto, Jvaz jeitir zu, es decir, "cómo te llamas" y y tú has de responder esto, léelo"

"Ietr jebrinir Zui"

"No, no es Ietr jebrinir, se pronuncia Ieg jeiti, y luego tu nombre, o sea Zui"

"Iem jeirin Zui"

"No, Ieg jeiti"

"Iej pleigui Zui"

"No, Ieg jeiti"

"Iej geimi Zui"

"No, Ieg jeiti"

"Ie Jeitri Zui"

"Muy bien, ahora sí"

Acaban las presentaciones, deduzco que son tres chicas alemanas, dos tailandesas y una última proveniente de China o Laos.

"Ahora vamos a escuchar el abecedario en islandés, primero las vocales, tenemos muchas a, á, e, é, i, í, o, ó, ö, u, ú, y, ý y æ, también consonantes que no existen en casi ningún otro idioma, þ y ð"

La profesora presiona el botón play en el reproductor de CDs y una voz de mujer repite uno por uno los nombres de todas las letras que se utilizan"

"¿Hanke, cual es el nombre en islandés de T?"

"Tie"

"Muy bien"

"Dashiell, puedes decirme el de K"

"Kau"

"Perfecto"

"Zui, qué nombre se utiliza para referirse a þ"

"Pon"

"No, es zot"

"Tod"

"No, zot"

"Tot"

"No, zot"

"Bog"

"No, zot"

"Gon"

"No, zot"

"Lou"

"No, zot"

"Por todos los santos" pensé

Habían entrado en un dialogo absurdo, casi idéntico al "Doctor" "Doctor "Doctor" de la película "Espías como nosotros".

"No, zot"

"Bon"

"No, zot"

"Boron"

"No, zot"

"Boun"

"No, zot"

La respuesta no iba acercándose más y más al sonido que emitía la profesora si no que se asemejaba a una emisión de fonemas aleatoria.

"Intenta imaginar el sonido inglés Th, Th de Throw" le digo a la chica.

Me mira con cara de empate a cero.

En ese momento me di cuenta, Zui no hablaba inglés.

"Prow"

"No, es zot"

"Loje"

"No, es Zot"

"Repite conmigo...Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzoooooooooooooooooooooottttttttttttttttttttttt"

La profesora marca el sonido clara y lentamente.

" PPPPPPPPPPPPPPPPPOOOOOOOOOOOOOOONNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN"

"No, Zooooooooooooooooooooooottttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt"

"PPPPPOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOBBBBBBBBBB"

"No, Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzooooooooooooooooootttttttttttttttttttttttttttttttttt"

"Nooooooooookooooooooooooooooooooooooooootttttttttttttttttttttttttttttttttttttt"

"No, Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzooooooooooooooooootttttttttttttttttttttttttttttttttt"

Era como ver perderse 5 minutos de tu vida, la profesora me debía 5 minutos de mi existencia.

Tras 30 intentos Augusta utilizo la excusa de una respuesta remotamente parecida para dar el visto bueno y continuar.

"En islandés mujer es kona, y hombre es madur"

"Tereza, Jvaz ert zu?"

"Ieg er kona"

"Dashiell, Jvaz er zu?"

"Ieg er Madur"

"Zui, Jvaz er zu?"

"Kvan er mu"

"No, no repitas, Jvaz er zu?"

"Jvat ep pu"

"No, di "Ieg er"

"Iem er"

"A ver, ¿tú eres Kona o Madur?"

"Kru erez Koña o Matru"

"Madurrrrrrrrrrrrrr" dice la profesora señalándome, "Kona", exclama mientras se toca en el pecho con el dedo índice.

La chica la mira con expresión de incredulidad de modo que la maestra decide caminar hacia la pizarra y empieza a escribir en letras grandes.

MAÐUR

KONA

Al lado de cada una de esas palabras dibuja dos círculos, parecen el intento de perfilar una figura humana, pero ambos se asemejan demasiado, la profesora los mira y se da cuenta, para solventarlo a uno de los muñecos de nieve le dibuja un rabo con huevos y al segundo unas tetas y un potorro peludo.

Me pongo las gafas, no, no es una alucinación.

Una alemana se vuelve hacia mí, nos quedamos mirando.

"Madur y Kona" repite de nuevo la profesora señalando alternativamente los dibujos.

"Jvaz er zu?"

"Jvan er tu"

"¿Zui, hablas inglés?" le inquiere la maestra como dándose cuenta del final de "El sexto sentido"

La chica niega con la cabeza.

"Algo me dice que tampoco conoce el alfabeto latino" murmuro en voz inaudible, como para mi mismo.

Solo puedo pensar que su situación debe ser la misma a la que yo podría enfrentarme si tratase de aprender chino en una clase impartida en quechua y donde los libros utilizan caracteres hebreos.

Todos saben que el mundo no es un lugar justo.

20 comentarios:

Mar. dijo...

Madre mía, pobrecilla... Aunque resulte muy cruel, yo no se si hubiese sido capaz de contener la risa. A lo mejor le hubiese venido bien una buena carcajada a la muchacha para relajarse. Puede que me equivoque, pero no creo que en este caso el problema resida en el desconocimiento del idioma. O estaba nerviosísima, o es un pelín zopenquilla. El lenguaje gestual es internacional, y para repetir sólo hace falta oído. Tal vez tenía un tamponcillo la pobre.

Anónimo dijo...

Es asombrosa la capacidad de Dashiell para ejercer de espectador.

Julián dijo...

A mi me ha dado pena,pobrecilla.....

Fernando dijo...

¿Pero es que a nadie le impacta que la profesora dibuje un rabo con dos pelotas y un potorro peludo en la pizarra?
¡El resto de la historia es un pretexto para contar eso!

DESTRUCTOR dijo...

Jajajaa, es así de claro, Fernando tiene razón!! Todo es para contarnos y que deduzcamos que las nenas islandesas no conocen la depilación. Mira, para eso las moras van más adelantadas, aunque a ninguno os las recomiendo.

Dashiell, yo fui a clases de árabe en Riyadh y me harté porque todos los profesores eran una mierda, pero como dato curioso he de decir que no podíamos mezclarnos hombres y mujeres porque era pecado!!! Lado derecho mujeres, lado izquierdo hombres. Ridículo.

En fin, saludos chaval!!

Mar. dijo...

Lo que tengo curiosidad por saber es si no se desató NINGUNA carcajada, o al menos risita entre dientes. Porque en España ocurre eso en la pizarra y las risas son aseguradas.

Imaginándome la escena tal y como la relatas resulta bastante embarazosa para la pobre muchacha. Me pongo en su situación y preferíría mil veces que la gente actuase con normalidad e hiciese lo que está deseando, partirse el pecho. Seguro que luego hay muchos mejores resultados al retomar la actividad y la profesora se relaja también, porque me la imagino bastante desquiciada bajo una apariencia serena y más bien secorra, ¿no?

Mister Floppy dijo...

Si, es cierto Julián, si se es honesto hay que devolverle el dinero a la chica.

Mister Floppy dijo...

Mar, es difícil de decir, algunos idiomas orientales son muy pobres fonéticamente y dan gran importancia a los tonos, que para un occidental pueden ser muy difíciles de detectar en una conversación normal.
Fernando y Destructor, jeje, llevais razón.

oria dijo...

Hubiera estado genial que hubieras cerrado el post con una foto de los dibujos de la profesora.

destructor, las nenas islandesas (como tu las llamas) lo suelen llevar muy arregladito. Para algo tiene que servir el aseo extremo de sus piscinas.

Manu dijo...

Hola Dashiell,

Veo que no hay ningún gallego por aquí....que sepas que "kona" es como se dice "chumino" en gallego pero con un tono algo embrutecido.

Ejemplo:

Vas levar unha patada na cona

Trad: Te vas a ganar una patada en el chumino.

Así que desde mi punto de vista tiene todo el sentido que kona signifique mujer es islandés.

Un saludo.

Pablo dijo...

Hola, la verdad es que me he partío de la risa con el relato, ahora mismo estoy con los lagrimones y sin parar de reir....

Mister Floppy dijo...

Oria, tenía la cámara del teléfono preparada pero la profesora borró los dibujos antes de acabar la clase.
Una tragedia.
Manu, añade esta perla: en islandés pastel es kaka.
Pablo, gracias por tu mensaje.

Manu dijo...

Pastel es kaka!....bueeenoo..pero a este ritmo aprendes islandés en un mes.

Las vueltas lingüísticas que da la vida!..jejeje...

Perla añadida....un saludo

Mar. dijo...

Buaaaaaaaaaaaajajajajaja este vídeo me ha recordado a tu entrada: http://es.youtube.com/watch?v=uvpikUEIaLI

Marmainz dijo...

madre de Dios qué jartá de reir que me ha entrao con la historia. Entre aquella que no daba pie con bola y los huevos y el potorro. Qué risa. Gracias por compartirlo. :)

Israel dijo...

Encomiable la paciencia de la maestra islandesa.
Supongo que lo de las carcajadas, lo de impacientarse cuando otro no sigue el ritmo de la clase es más típico del carácter latino que del nórdico.

Dashiell enhorabuena por tu capacidad de observación y asimilación a la par que explayativa.

Por cierto: pastel o galleta en sueco también es kaka ... lo cual motiva las típicas bromas.

Un saludo!

Mister Floppy dijo...

Gracias por tu comentario Marmainz, me alegro de que te haya parecido divertido.

Israel, lo de la paciencia islandesa es realmente alucinante, es cierto.

Un saludo.

carlos dijo...

una risa.

lo que te habrás divertido escribiéndolo... tantas oes juntas.

excelente capacidad de observación y dramatización-

M. dijo...

jajaajaj

Que risa diosmio!!!

Y lo del dibujo del potorro y los huevos.... como no le hiciste una foto a "eso"? :)

Imagino a la profesora desesperada quedandose sin recursos para hacerse entender...

Pobres chicas, que mal lo tienen las dos, una pa aprender y la otra pa enseñar.

macalpri dijo...

Ay, madre, "que pechá de reí"...pobre...podrías contar si la cosa fue mejorando, o que sucedió. En fin, gracias por el relato, y un saludo!

Publicar un comentario