La belleza, el dinero y la competitividad I

"¿En qué se nota verdaderamente la crisis económica?...y no, no quiero que me hables de una manera abstracta acerca de la confianza de los mercados o del futuro de la inflación, quiero saber como afecta al ciudadano medio de Islandia..."

Las preguntas más sencillas son siempre las más complicadas de responder.

Tras unos segundos en silencio decido comunicarme en la única lengua franca que realmente existe en el planeta: el dinero.

Todos hablan perfectamente ese idioma.

"La escala de sueldos en Islandia es, a grandes rasgos, la siguiente:

1) 120.000 -150.000 coronas (después de impuestos):

Cajeras, reponedores, personal de limpieza, empleos en guarderías, granjas, etc...

Se ha publicado repetidas veces que entre el 33% y el 40% de las ofertas de trabajo son en esas condiciones.
Aquí se sitúan los jovenes islandeses, muchos de los inmigrantes, la mano de obra adulta no cualificada y aquellos que necesitan un segundo empleo.

2) 150.000 - 200.000 coronas (después de impuestos)

Son trabajos relacionados con los anteriores pero con más responsabilidad o bien dónde el empleado recibe más dinero por su edad y estudios.
En la parte alta de este tramo se sitúan los camareros y algunos dependientes.

3) 200.000 - 300.000 (después de impuestos)

Se trata de los ingresos que un islandés adulto medio, con cierta cualificación, espera obtener.

4) Más de 300.000 (después de impuestos)

Hay ciudadanos con salarios de 400, 500, 700 mil coronas, médicos, ingenieros industriales, gruístas, gran parte del staff medio y alto en banca, etc...

En esas circunstancias, una pareja con sueldos aceptables (300.000 cada uno) que compró en 2007 una vivienda de 90 metros cuadrados en Reykjavík valorada en 25 millones de coronas (precio habitual) a 30 años e interés variable , debe pagar en 2008:

419.612 coronas / mes.

Si además, como es usual, adquirió un todoterreno de 50.000 euros con un prestamo en divisas a pagar en 8 años, y teniendo en cuenta que la moneda nacional se ha devaluado un 75% entonces hay que añadir:

162.285 coronas / mes.

Es decir, han de pagar 581.897 coronas / mes con un sueldo combinado de 600.000

Todo ello sin contar seguros, comida, manutención, gasolina, etc...

Por supuesto, muchas familias compraron su vivienda a interés fijo y otras lo hicieron antes del boom, pero ello no implica que no exista un porcentaje de ciudadanos que están literalmente contra las cuerdas.
Las tres cuartas partes de los coches de lujo vendidos fueron comprados con préstamos en divisas y el precio del dinero fijado por el banco central islandés ya está en el 18%.

Hay 2.500 viviendas sin poder venderse en Reykjavik, lo que equivale en España a 920.000, es decir, existe una burbuja de tamaño considerable a punto de explotar dado que muchos propietarios no van a poder pagar sus apartamentos y tratarán de venderlos con lo que el precio se va a hundir a medio plazo y nadie va a construir.

En estos momentos puede decirse que es extremadamente difícil encontrar un trabajo.

Sin dinero, la espiral de competitividad y belleza va a reducirse."


"¿Competitividad y belleza?"


"Por supuesto, la más importante que existe"


Los cátaros, la Unión sovietica y la caída de Islandia (Bancarrota III)

Los cátaros sostenían que el mundo en el que vivimos era una creación del demonio, un universo maléfico alejado de las enseñanzas de Dios donde los hombres experimentaban un estado transitorio previo a su existencia celestial.


Un mundo de guerras, crueldad, engaño y muerte era imposible que hubiese sido forjado por un ser misericordioso.

"Quieres un té?"

"Solo si no supone una molestia"

"No lo es, he calentado agua de sobra"

"Muchas gracias"

Piotr lleva la jarra eléctrica a la mesa y yo las tazas e infusiones, mientras nos sentamos empieza a hablar pausadamente.

"Este va a ser el momento mas interesante de mi vida después del hundimiento de la Union soviética"

Viniendo de alguien que ha residido en una decena de paises desde su adolescencia y que fue educado en un regimen político diferente esa frase se convierte en algo mas que un cúmulo de palabras.

"La ciudad está tranquila, parece que nada haya cambiado"

Presiono la bolsa de té negro con la cuchara, un hilo dorado asciende desde ella enturbiando el agua.

"Que fue lo que más impactó a tu familia durante la caída de la Unión Sovietica?" pregunto modulando la voz.

"Las salchichas"

"Perdón?"

"Las salchichas....yo era un niño pero recuerdo como todo el mundo empezó a discutir en las calles cuando llegaron noticias, a traves de disidentes rusos, de que en los supermercados estadounidenses la gente podia comprar hasta 47 clases distintas de salchichas..."

La anécdota me hace reir pero Piotr continúa hablando con el mismo tono serio.

"...muchos no podían creerlo, tanta variedad era imposible, en la Unión soviética teníamos dos tipos diferentes y a menudo solo se podía comprar uno de ellos... cuando algunas familias, después de años, consiguieron ponerse en contacto con sus parientes en el extranjero y estos les hablaban de 36 tipos de salsas, 23 de pasta, estanterías llenas de galletas de infinidad de sabores, etc... empezaron a escucharse discusiones insólitas hasta entonces.... en la mente de muchos vecinos todo ello era simplemente inimaginable, algo así como si llegasen noticias acerca de una nave espacial senegalesa tomando tierra en Marte....era imposible...."

"Pero poco despues se verían imagenes de los supermercados...."

"Si, y fue un shock comprobar que en los paises capitalistas la gente no vivía oprimida por los dueños de las empresas, que tenían mejor ropa y coches que nosotros, en ese momento todo el imaginario que los medios de comunicación socialistas habían construido en nuestras mentes se fue al suelo, nos dimos cuenta que nuestro mundo era solo una ilusion...."

Doy un sorbo a mi taza, el sabor amargo del té me hace cerrar los ojos.

Todos quieren obtener las respuestas que esperan, quieren oír los tópicos de siempre, quieren que se les hable del alto indice de suicidios, de la admirable capacidad de gestión islandesa y de lo zorras que son sus mujeres... aunque no haya rastro de verdad en todo ello.

Es difícil describir matices, afirmar argumentos que van contra la lógica cultural de aquel que los escucha, es dificil hacer comprender que para el islandés medio la vida siga moviéndose al mismo ritmo, que la presión, el nerviosismo y la ira no le invadan, que sea positivo y crea que la solución existe, aunque esta solo pase por la ayuda de un tercero.

Es difícil describir que el islandes medio no se hace preguntas, no intenta trazar conexiones, no se cuestiona por qué su banco central actuó con una alarmante negligencia o si era sostenible vivir de prestado eternamente.

Pero yo si lo hago, no puedo dejar de hacerlo, no puedo dejar de preguntarme si los ciudadanos islandeses, los mismos que han construído su prosperidad gracias a entidades bancarias de un tamaño insostenible, los mismos que se han enriquecido con el capital extranjero atraído por los altos tipos de la isla...se han despertado por fin de ese sueño que parecia eterno.

El mismo que une a los cátaros, la URSS e Islandia.

El mismo que nos une a todos nosotros.

Las razones del hundimiento ( Bancarrota Parte II )

"¿Cómo puede desmoronarse un país situádo en la cuspide del desarrollo humano?"

"¿Qué ha de ocurrir para que, en apenas unos meses, todo el engranaje económico se colapse?"

Nada de ello puede ser entendido sin conocer la mentalidad islandesa, la mentalidad de una nación de ciudadanos optimistas que no temen a los riesgos.

Alguien dijo "No es audaz aquel que solo piensa en las consecuencias".

Año 1995, Islandia ocupa el puesto numero 13 en la lista de naciones con mayor renta per capita del mundo con 26.215 dolares, una década después su posición roza el liderazgo con 53.263, el país ha crecido al 4'3% durante toda una década, una tasa brutal, 2006 y 2007 son casi una continuación de la fiesta.
Islandia desarrolla una potente industria turística, dispone de energia geotérmica barata y, aunque menguando, de un relativamente importante caladero.
El consumo interno se dispara ante los bajos intereses, los bancos del pais se lanzan a conquistar Dinamarca, el Reino Unido y Holanda.

David comprandole la casa a Goliath.

La bonanza economica mundial aumenta los beneficios, las calles se llenan de todoterrenos de lujo, Iphones, Imacs, trajes de diseño y viven una explosion de restaurantes.

Los especuladores extranjeros mueven su dinero en dirección a la isla buscando los altos tipos que se ofrecen en ella.

La palabra miedo no entra en el vocabulario islandes, algo bueno...

Pero solo en parte.

El miedo no es una emoción aleatoria, es un indicador de riesgos.

Todas las inversiones realizadas por los bancos islandeses en Europa son consecuencia de los entre 80 y 100 mil millones de dolares que han tomado prestado a fondos e instituciones financieras....
La crisis de las hipotecas subprime en USA inicia una reacción en cadena, un efecto domino, los bancos cierran y los fondos que invirtieron en esos bancos empiezan a perder dinero, las empresas participadas entran en quiebra y aquellas instituciones que carecen de liquidez piden mas prestamos a otros organismos de credito.
Pero ya nadie los ofrece, los especuladores huyen y los bancos islandeses se encuentran atrapados, son un niño queriendo comerse un mundo entero de golosinas: han mordido más de lo que pueden tragar.
El negocio en el extranjero es inmensamente mayor que en la propia Islandia, cada uno de los ciudadanos del pais necesitaría pagar 200.000 euros para poder salir a flote, una cifra inmensamente mayor, per capita, a la americana.

El riesgo de quiebra es alto y el gobierno islandés decide nacionalizar los tres mayores bancos del país.

Muchos islandeses suspiran aliviados como si el dinero fuera a llover desde el hiperespacio.
El dinero público es dinero de todos, y garantizar los fondos de los inversores extranjeros es imposible para un pais de solo 320.000 habitantes.

La corona se deprecia, nadie quiere prestar más dinero a Islandia, es una nación demasiado pequeña con una deuda excesivamente grande.

Es más que probable que el gobierno haya estado manteniendo un tipo de cambio artifical entre el euro y la moneda del pais venidendo divisas pero ya casi no hay reservas y se anuncia la decisión de dejar que fluctúe a su nivel real.

Se habla de una caída hasta las 230 coronas por euro aunque nadie conoce el suelo, en los mercados de compra y venta internacionales empieza a ser negada su aceptación.
Las consecuencias de la caída son evidentes: aquellos que tomaron prestamos en divisas para comprar coches de superlujo y casas unifamiliares, aquellos que decidieron que era buena idea que el banco pagase sus vacaciones o el iphone se ven en la tesitura de tener que asumir una deuda 3 veces mayor que la que contrataron.

La inflación alcanza el 20% y se espera un 30 inmediatamente lo que hace imposible comprar un inmueble a aquellos que lo desean, con ello la industria de la construccion, su engranaje, se para en seco.

Miles de trabajadores irán a la calle y sus consecuencias en el consumo no pueden ser menos que demoledoras.
Toda una generación islandesa, la de aquellos menores de 35, va a enfrentarse a problemas que jamas imaginaron.

"Hay alguna salida?"

"Si la hay no se basará en dinero"

Bancarrota

"El gobierno islandés está negociando un acuerdo con inversores rusos"

"Sean" contesto observandole "eso no va a ocurrir...no en los terminos necesarios para salvar al país"

Me mira, bajo la cabeza y prosigo:

"Por primera vez en la historia desde el final de la Segunda Guerra Mundial una nación puntera va a hundirse en la bancarrota.

"Esa es una previsión demasiado exagerada."

"Tal vez...pero es la más probable...no hay muchas más opciones cuando cada ciudadano debe asumir 200.000 euros de deuda bancaria con ahorradores extranjeros para salir del hoyo."

No contesta. Solo puede hipotecarse a la esperanza de una solución milagrosa.

"El partido está 3-0 y queda media hora para el pitido final...en estos casos es más probable una goleada que acabar recuperando el terreno perdido.."

Voy al banco y compro euros por valor de 350.000 coronas a un ratio 130/1.
Mantengo 250 mil más esperando acontecimientos.

Craso error, al día siguiente decido volver, en Landsbankinn se niegan a suministrar, acudo a Spron y Glitnir, las conversaciones devienen surrealistas.

"Goðan Dagin"

"Goðan Dagin"

"Podría decirme cual es el tipo de cambio en estos momentos entre el euro y la corona?"

"Por supuesto, es 162/1"

"¿Ok, puedo comprar euros?"

"Sí"

"Ok, quisiera el equivalente a 250.000 krs."

"No"

"¿Perdón?"

"No puede vender 250.000 coronas, como máximo 10.000 si no es cliente nuestro"

"¿Ok, si abro una libreta cual sería la cifra?"

"50.000"

"¿50.000????, ok, quiero comprar 10.000"

Mientras la cajera me da 60 euros recibo una llamada de Piotr.

"Dashiell, no me dejan sacar mis propios euros del banco"

"Estupendo, el corralito islandés está empezando"

Me comenta las últimas noticias: el gobierno se niega a garantizar las deudas de sus bancos en Gran Bretaña, lo que puede hacer perder sus ahorros a medio millón de familias, el primer ministro inglés amenaza con llevar a los tribunales al país así como congelar y confiscar todos los bienes y cuentas de las compañías islandesas que operan en Inglaterra,
previsiones de inflación del 80% para los próximos meses y caída de la corona hasta los 250-300/1, lo que convertiría al país en el más pobre de Europa occidental.

"¿Cómo se ha llegado a está situación??" pregunta James; otro de mis conpañeros de trabajo.

"¿De verdad quieres saber la respuesta?"