La espiral belleza-competitividad

"Todo el mundo compite por la belleza utilizando los recursos de los que se disponen, algo en nuestra condición humana nos hace reconocerla, invertir nuestro tiempo, energía y dinero en ella......
Hay tres características que la definen retroalimentándose: la belleza es orden, es escasa y es beneficiosa.
Un vaso tiene una configuración determinada, es una estructura que puede adoptar un infinito de formas, pero se trata de un universo de posibilidades aplastantemente inferior al universo de configuraciones caóticas, al igual que la serie de números entre cero y uno (0'1, 0'11, 0'111...) tiene un tamaño inferior a la de cifras entre uno y un millón.
Ese orden determina que sea escasa comparada con el total y que haya de satisfacer una necesidad, en el ejemplo del vaso, poder contener un liquido.

La belleza es beneficiosa, por tanto y los hombres compiten por ella convirtiéndola en un objetivo móvil, da igual cuanta se haya acumulado, se trata de una carrera infinita por mantenerse al frente de los demás.

A finales del s. XIX el 60% de los ingresos de una familia media se dirigían a adquirir patatas, pan, una mínuscula cantidad de carne o pescado y aceite, a inicios del s.XXI un mendigo puede disponer de mejor alimentación, ropa y una mayor esperanza de vida pero todo ello no le hace considerarse más exitoso o feliz, el nivel de belleza que acumula en relación con aquellos que compite es ínfimo.

Se intentan obtener recursos para acapararla, trabajar, prostituírse, mendigar, o conseguir una herencia.
Se buscará la mejor casa, el mejor coche, la mejor pareja, el mejor trabajo, la mejor película, la mejor ropa.
Tu mujer deberá ser bella en todas las facetas, inteligente, atractiva, encantadora...su cuerpo el de una diosa y su cara la de un ángel.
Tu empleo debe apasionar, ser excitante, bien remunerado.
Tu casa espaciosa, en el mejor barrio.
Tu reproductor MP3, tu coche, tu bicicleta, tu portátil, tu americana, tu yogur, tu fijador, tu colonia, tu videocónsola, tus tenedores, tu escobilla del water, tu zumo, tus jarras, tu sombrero, tus espejos........todo.

Pero los demás piensan como tú, buscan lo mismo con lo que para conseguir la mejor pareja, la mejor casa, el mejor trabajo, los mejores objetos...deberás pagar un precio, deberás invertir una determinada cantidad de energía, una determinada cantidad de tiempo....
Estudiar una carrera, caminar hasta el supermercado, hacer horas extras, dar papel rectangular con cifras.
Y esos recursos son escasos, son finitos y no todo el mundo tiene la misma cantidad, no todos pueden alcanzar una educación superior, no todo el mundo puede ser atractivo, no todos son capaces de trabajar 12 horas o ser interesantes, no todos tienen la misma cantidad de dinero en el banco, no todos tienen buen gusto.

Y con esas cartas cada cual compite en el mercado, luchas por conseguir belleza, renuncias a la del coche porque de lo contrario no podrías acceder a la de la casa, cambias 7 horas extras por un polo Nike o una americana Armani, como esperando que el prestigio y la belleza de la marca se adhiera a tí, como usando un cartel que diga que tienes buen gusto.

Y alguien decide Nike, ingeniería, rubia de ojos azules o cámara de 7 megapíxeles, y alguien se frustra porque no consiguió ojos verdes y todoterreno.

Y el universo produce más belleza y tu vecino adquiere un poco, también tu hermano y tu mejor amigo pero la tele dijo que merecías más, que podías ser una estrella o vivir una existencia apasionante, la última película sugirió que la camarera podía casarse con el médico y que el niñato se follaría a la chica con cara de ángel.

Y tu amiga se deprime, no llegó a superestrella, no condujo un Mercedes ni pudo comprarse un apartamento en el centro, nunca coincidió con el doctor de la película ni el guaperas le hizo vivir un fin de semana de pasión.

Y a tu -ex no le va tan mal, acabó el master se casó con el funcionario y tiene un piso en la playa, pero por las noches ha de repetirse a si misma que quiere a su marido, ha de tomar una capsula para conciliar el sueño y no pensar en tí.

"La vida iba en serio" dijo alguien.


Te mueves buscando belleza al igual que el que camina tratando de alcanzar las montañas del horizonte, nunca podrás tocarlas porque siempre están un paso más allá."


21 comentarios:

Meg dijo...

Lo ideal sería que aprendiésemos a vivir sin todos esos lujos bellos y superfluos, a la manera de los monjes budistas, por ejemplo, que ven la belleza más allá de lo material.

Anónimo dijo...

Fuuuuuuuuu chapó.

Mar. dijo...

Por cierto, se me olvidó firmar, soy Mar.

Meg, tienes toda la razón. La belleza a veces se puede apreciar en los pequeños detalles. Pero hasta para admirar una puesta de sol hace falta mantenerse bien alimentados para no desfallecer. Y hasta eso cuesta dinero.

Ya que hablas del budismo, soy una amante de la cultura oriental en este sentido. Pero hay que reconocer que es difícilmente aplicable en nuestra sociedad. De hecho, me sobran dedos de una mano para contar a conocidos míos que practican estas vivencias. Y suelen ir con la etiqueta de "raritos". Pero a mí no me deja de resultar interesante.

Mister Floppy dijo...

Meg y Mar, no creo que sea posible, excepto para un número reducido de personas.
El ser humano siente más atracción por la belleza que por la felicidad.

Mar. dijo...

Dashiell, la cultura oriental, y en concreto el budismo es extremadamente bello. Una de las cosas que más me llamaron la atención (de primeras) es esa estética colorista. Luego, informándome, todo lo demás.

Lo cierto es que en nuestra sociedad no es aplicable, al menos, en los mismo niveles. No por la ausencia de belleza, sino porque nos separan demasiadas diferencias.

Mar. dijo...

Mira, este es un buen punto para introducir algo de polémica. Hay personas que afirman que la belleza no es en absoluto subjetiva y que se basa en unos parámetros comunes o más o menos compartidos.

Pongo aquí el ejemplo del budismo. Habrá a quien le parezca bellísimo e intresante, y a quien le resulte austero y aburrido.

Entonces, la belleza es o no subjetiva?? Para mí, desde luego que lo es. Y cuántos más años cumplo, más lo corroboro.

Anónimo dijo...

El problema es cuando la belleza se marchita, cuando el maravilloso teléfono movil se ralla. La belleza es efímera y al final lo que cuenta es tener patatas para comer.
Siempre me sorprende la costumbre luterana de no poner cortinas en las casas. En una casa cristiana no hay nada que ocultar, pero tiene que ser muy incómodo ahora que no somos cristianos.

Mister Floppy dijo...

El mundo se mueve a través de la renovación de la belleza, esa dinámica es más poderosa que su caducidad.
Por ello los ciudadanos cambian de móvil, de esposa, de coche y de marca de zapatos.

Mar. dijo...

"¿La belleza es efímera?" mmmmmmm creo que hay formas distintas de entender la belleza.

La belleza no se limita a la apariencia, va mucho más allá. Lo bello de verdad deberá mantenerse así de por vida. Lo bello es atemporal. Sino, simplemente es joven, nuevo, moderno, o simplemente bonito (que es mucho más fácil de encontrar).

Mar. dijo...

Cuando se ha llegado a la categoría de "bello", los mínimos siempre van a ser cumplidos, aunque los años hagan estragos en su apariencia. Sino, yo no lo considero bello, tan sólo un tío bueno más (por ejemplo), y eso, por supuesto que es efímero.

Mar. dijo...

Un ejemplo fácil de entender y bastante recurrido es una puesta de sol. Cuando una puesta de sol deje de resultar no sólo agradable a los ojos, sino bella, habrá perdido el significado de "puesta de sol". Vamos, que resulta bastante imposible.

Lo bello, seguirá siéndolo. Sino, es una copia barata.

borracho dijo...

genial, como siempre!! :)

añado: "no se tome la vida demasiado en serio; nunca saldra usted vivo de ella"

al final todos tendremos lo mismo...

Cata dijo...

Fantástica entrada...
Lo ideal sería encontrar el término medio entre la necesidad de mejorar y conformarse. Para no vivir angustiado constantemente.
Hay una parte de belleza que si es objetiva, luego ya... están las modas y como dice mar los factores de joven, nuevo y moderno.
Pero unos ojos bonitos seguirán siendo bonitos a pesar de las arrugas, será otro tipo de belleza, pero seguiran transmitiendo.

Mister Floppy dijo...

Gracias por tus palabras borracho.
Aunque lo que todo el mundo tenga al final no importa, lo que importa es lo que tengan mientras tanto.

Mister Floppy dijo...

La belleza es efímera, lo digo yo y Sharon Stone.
En cualquier caso es domingo y hay resaca.
Malos tiempos para la lírica.

Mister Floppy dijo...

Cata los ojos azules son bonitos objetivamente.
Se trata de una mutación y de hecho las personas que los poseen se han reproducido mucho mñas que los que no.

Anónimo dijo...

donde tú pones belleza yo veo sólo dinero.
Seré idiota pero nunca me han parecido bonitos los todoterrenos ni los polos nike ni las casas de ultimísimo diseño ni los ultimísimos modelos de tv pantalla plana.
Ya te digo seré un idiota pero donde se ponga la belleza rotunda de las mujeres africanas que se quiten las insulsas mosquitas muertas islandesas, todas rubias y todas de ojos azules y detrás de una billetera grande.
Ya te digo, lo que tú describes no es belleza. La gente se mueve por dos cosas: dinero y competitividad. El tío islandés que cambia de coche no lo hace por belleza, lo hace por fardar y competir. La rubia islandesa que se compra el vestido más caro no lo hace porque sea bonito, lo hace para impresionar y competir con las otras rubias insulsas. Los únicos que se mueven por la belleza son los poetas y los artistas callejeros.

Mister Floppy dijo...

El dinero casi nunca es un fin en si mismo, la gente lo busca y lo quiere para hacer algo.
Cuando se compite, siempre se hace por alguna razón, normalmente más allá del objetivo físico está el ser querido y admirado por los demás,
con lo que conseguir otro empleo, otra chica, etc... con lo que se continúa alimentando la espiral.

Mar. dijo...

Ey, lo de la belleza rotunda de las mujeres africanas ha sido muy muy bueno.

Hay cosas bellas por naturaleza que no necesitan ser elaboradas.

En nuestra sociedad hasta la más guapa se maquilla. Habrá quien lo considere belleza. En ese caso, por supuesto que es efímera.

Mar. dijo...

Lo complicado de la belleza es que la mayoría de la gente no se esfuerza en encontrarla en profundidad, la simplifica de una forma espantosa, limitándola a la apariencia física. Lo cual resulta triste, ya que la palabra pierde su siginificado.

Esto más que lírica, se podría decir que se acerca más a lengua.

Seguro que todos conocemos a alguna persona con una apariencia espectacular reconocida por todo el mundo, bellísima persona, aunque esto último pasa desapercibido por su apariencia. Tengo un caso cercano de una chica 10 que difícilmente sería rechazada por ningún hombre. Aunque su mejor parte, no se ve, y pocos se esfuerzan en conocerla. No hace demasiado, pasó por el quirófano por una operación de estética. Triste realidad.

Amfortas dijo...

Ya decía Rilke, que la belleza es el comienzo de lo terrible... Me gusta como escribe... felicidades.

Publicar un comentario