Teoría económica del emparejamiento hombre-mujer (parte I)

El universo se rige por las leyes del mercado, se trata de un conjunto de estructuras que no siguen un diseño inteligente ni están planificadas por un arquitecto que controle su desarrollo, es la competencia lo que marca la evolución del sistema.

Imaginemos el mundo del emparejamiento de los humanos como un enorme recinto expositorio en el que coinciden vendedores y compradores esperando cerrar un acuerdo.

Ambos desean lo mismo: obtener el mayor beneficio posible.

Ese es el vector que marca la dirección de todo: se ha de pagar un precio para conseguir lo que se desea.
La buena voluntad es una manera de tratar, pero no determina los contratos, solo las palabras.
Todos son de izquierdas con el dinero de los demás pero de derechas con el propio.

Nadie te regalará el coche solo poque seas una buena persona, nadie te querrá solo porque le quieras.

Los vendedores se encuentran posicionados por segmentos, hay marcas de diseño vanguardista, tradicional, agresivo..... motores de mayor o menor potencia....distintos paquetes de acabados interiores así como un abanico de tonalidades de pintura.

Por su parte, los potenciales clientes son segmentados atendiendo a su poder adquisitivo, es decir, al precio que son capaces de satisfacer si así lo desean, y que, en el caso de las relaciones humanas comprende inteligencia, temperamento, apariencia física, etc...

En ese estado de cosas el recinto abre sus puertas y los compradores empiezan a dirigirse a los stands de manera pausada, no se trata de un supermercado, no se trata de bienes de compra reiterada que puedan adquirirse de manera compulsiva, se trata de algo importante que solo va a ocurrir, en casos normales, de 0 a 5 / 6 veces en toda la vida y que requiere, debido a su coste, de un gran esfuerzo para ser obtenido por lo que un comprador medio intenta informarse perfectamente y no toma una decisión a la ligera.

Algunos de los clientes tienen una noción casi instintiva de los precios del mercado y saben a lo que pueden aspirar o no, por lo que intentan conseguir el mejor trato en el segmento de coches al que pueden llegar, de esa forma ni se molestan en visitar el stand de Ferrari o Lotus, para ellos la lucha consiste en negociar la compraventa de los mejores modelos Citröen, Renault o Fiat.

En cambio, otros clientes, mucho más ingenuos, se lanzan con sueldo de cajera del Mercadona a negociar alegremente una rebaja sobre un Lamborghini, el volumen de NOes recibidos les va haciendo comprender que necesitan rebajar sus pretensiones o conseguir más dinero.

Los vendedores, por su parte, tienen una mayor presión derivada del tiempo, podría decirse en este sentido que los hombres son acciones y las mujeres warrants (tanto calls como put), pero la ventaja de que su apalancamiento es mayor y que, en condiciones
normales, no van a tener que buscar los clientes como si se tratase de una venta directa si no que estos acudirán a ellos.

Se da el caso de que, los vendedores, además, han de fijar un precio, por lo que pueden tomar una de estas tres opciones:

1.- POR DEBAJO DE MERCADO, lo hacen aquellos que son inexpertos o que quieren vender deprisa.

2.- AL NIVEL DEL MERCADO, lo común.

3.- POR ENCIMA DE MERCADO, en algunos casos se trata de una apuesta, sobre todo al inicio,
de manera que posteriormente puede ir bajándose si las previsiones no se cumplen, hay mujeres que quieren casarse con un ingeniero o un médico de buena familia, hay tipos que creen firmemente que su novia será una Bo Derek del siglo XXI.
En otras ocasiones se trata de un problema de coste de producción por lo que se ven incapaces de bajarlo, es un factor intrínseco al igual que hay personas que ni siquiera a los 50 reducen la altura del listón mínimo aceptable, curiosamente las mujeres de inteligencia superior, al contrario que los hombres, gozan de un menor éxito amoroso que aquellas de un CI normal.
La regla lógica es que aquellos vendedores que han establecido unos precios muy por debajo de mercado sean observados con miedo, cuando alguien tira demasiado el listón, aquellos a su alrededor se preguntarán si el coche no tiene algún tipo de problema, por lo que puede llevar aparejada cierta fama de timador, si posteriormente se comprueba que el coche funciona bien será considerado un estúpido por haberlo vendido tan barato.

"Ay Julia con lo buena que es y el marido que se ha buscado...una lástima, que poco ojo tuvo"

En cualquier caso ofrecer el producto muy por debajo del precio del mercado solo afecta en sentido descendente a los clientes, es decir, aquel que desea un Skoda salta a cerrar la compra de un Renault si la operación es muy atractiva, pero al millonario que duda entre Porsche y McLaren le importa bien poco que le rebajen el 50% del coste del Seat León.

Es una consecuencia lógica de ello que las chicas guapas, no-tontas y sin pretensiones estén fuera de circulación a los 16 y que haya más posibilidades de que las poco agraciadas no demasiado simpáticas que aspiran a un chico con dos carreras, abierto pero no graciosillo, romántico pero no baboso, fuerte pero sin dejar de ser tierno, detallista pero que no las presione, etc... estén con el coche sin vender a los 45.

Cualquier detallista y cualquier comprador puede cerrar un acuerdo, solo es un problema de precio, desde el stand de los automóviles de cuarta mano a los modelos experimentales, desde el más humilde trabajador al dueño de un emporio empresarial, de la misma forma: para cada persona hay otra que la espera si desea bajar el precio.

En el recinto aparecen, de vez en cuando, mendigos, tipos que se cuelan y lloriquean en los stands pidiendo dinero para comprarse el almuerzo, otros que se sientan en la cafeteria y les cuentan su vida a los extraños, extraños que cortesmente les escuchan durante unos segundos para después irse a todo prisa después de sorber el café endiabladamente rápido.
Se trata de los mismos mendigos emocionales que se quejan, 24 horas al día, siete días a la semana de que están desbordados por los problemas, la clase de persona que cree que es la única que los tiene.
Mendigan a los demás amor, pidiéndoles a los otros que hagan algo que ellos no son capaces de hacer: "que les quieran".
La táctica es un círculo vicioso destructivo por el que se va demandando más y más atención, como las personas que le rodean acaban cansadas terminan por ignorar al vagabundo, se convierte en una figura más del paisaje hasta que el tipo de seguridad lo echa a la calle.

Obviamente es una táctica terriblemente infructuosa tanto para comprar como para vender dado que uno mismo está ofreciendo, tácitamente, una mala imagen del coche que comercializa o del poco dinero que tiene en el banco.

Nadie les ofrecerá un trato verdaderamente bueno, ni el vendedor les dará el coche ni la mejor chica de la ONG más pura se casará con ellos.

La compasión alivia conciencias, pero no cambia vidas.

Ningún mendigo deja de serlo a base de limosnas, solo la fuerza de voluntad para tomar un nuevo camino produce una mejora palpable, el resto solo es la generación y mantenimiento de individuos dependientes y victimistas.

24 comentarios:

Julián dijo...

Soy de los pocos que todavía cree en el amor???? XD

Muy bueno el post... aunque no estoy de acuerdo en todo, es una visión demasiado capitalista..., yo le pondría al anterior post el numero 1, y a este la segunda parte, porque al fin y al cabo es su continuación.

M. dijo...

Hay un error garrafal de base en tu argumento.

La gente no comercia con su vida. En el corazon no mandan la oferta y la demanda. No hay ecuaciones perfectas para determinar el emparejamiento.

Preguntas que me surgen ante tu retorica:

A los guapos/as no les dejan nunca? SI les dejan.

Existe alguna guapa/o -no tonto solteros con 30 años? SI exiten.

Todos los feos son infelices en el amor o bien sus parejas son igual de feas que ellos (o mas) y todos los guapos son felicisimos en sus relaciones de pareja?? NO

Mi opinión es que te fijas en una forma de moverse, en unos ojos, una mirada, una actitud....creas una imagen sobre cierta persona en tu mente, distorsionada casi siempre por la falta de conocimiento real.

Surge la oportunidad y la aprovechas: La conoces un poco mas, ha habido suerte.... coincide con tus expectativas intelelctuales, sexuales,.. vitales, .. te va gustando mas y se hace necesaria su presencia (activa o pasiva) para tu felicidad...

Su comportamiento ira dado por tus reacciones, por lo que espera de ti, por la imagen creada sobre ti en su mente... tambien irreal normalmente.

Tu comportamiento?, igual. Dependera de sus reacciones y de lo que esperas de ella mas que de su talla de sujetador, su carrera o su idea sobre que hacer con las ballenas...

Llega un dia en que todo se junta a favor del amor, te atrae sexualmente, intelectualmente, sentimentalmente... y tu le atraes tambien. Os conoceis ya hasta el punto de intimar a un nivel superior... y surge el amor.

Ahora llega lo dificil, conseguir que dos personas sean al mismo tiempo diferentes y compatibles hasta el punto de hacer durar esta atraccion.

Ocurre pocas veces. No tiene nada que ver con la guapura, si tiene o no celulitis o un buen trabajo.

Si no se cuida la relacion, ya puedes ser todo lo guapo y listo que quieras.

Llegara la pasividad sexual, el aburrimiento intelectual, el cambio de valores personales... todos estos factores o solo uno de ellos ya es suficiente para que el amor salga por la ventana....

Y siguen siendo igual de guapos, de listos y de ricos.

Pero hay demasiados factores que hacen que el emparejamiento no pueda resolverse con una ecuación matematica.

Cualquiera que se haya enamorado lo sabe.

M. dijo...

Mi caso, me he enamorado y emparejado siempre con chicos de alto nivel cultural e intelectual.

Guapos o con un atractivo reconocido por la mayoria de las chicas que les conocian.

De una posicion economica similar a la mia, nunca extremadamente superior o inferior.

A mi me suelen gustar los tipos que se parecen a mi. No creo en esa maxima de que los opuestos se atraen...

Las relaciones fracasan porque el proyecto vital no es comun, porque cambian los factores, porque no se trabaja la relacion y el aburrimiento apàrece...

No creo que sea un problema ser soltera con 45 :). Yo estoy casi segura que sere una de ellas, aunque me quedan años aun.


La relacion casual sexual o amistosa no tiene que cumplir requisitos, que el momento sea propicio y la persona adecuada a ese momento puntual. Importa poco como sea la persona realmente..

Solo que en ese momento preciso te atraiga lo justo y necesario.

Anónimo dijo...

Va a resultar que Dashiel es todo un aven, jeje. Una visión bastante realista de la atracción entre las personas lejos de la idea casi mística que nos venden cada día con canciones, novelas, películas...

Por cierto, la gorda que sería, ¿un cuatro latas o una Kangoo?

http://www.youtube.com/watch?v=9vD14DZH2Jc

Anónimo dijo...

Los sistemas son para creértelos o no. En el momento en que uno no cree en un sistema, se desmorona.
Ciertamente, el sistema hoy en día está sujeto a esa oferta y la demanda. Pero al mismo tiempo el ser humano evoluciona y hoy en día hay muchas voces divergentes contra los sistemas establecidos. Incluso entre lo que creemos por relaciones entre hombre-mujer.
Estamos en un punto en el que todavía hay gente que cree en ese sistema, y ciertamente no quiere salir de él, pero al mismo tiempo el mundo se va llenando de visionarios que cuestionan esas creencias.
Nos hicieron creer que el mundo consiste en devorar y no ser devorado. Ciertamente si pensais eso, estais dormidos. El sistema convierte la vida en un juego de caníbales, cuando podría ser distinto. El juego de caníbales beneficia a los amos de la rueda. Creer en un sistema te hace ser parte del mismo.
El mundo lo cambian los descontentos, los pesimistas, los derrotados. No los satisfechos.
Sólo así te salvarás de la rueda y de ser comido:)
Hay otros mundos, y están en este.
Ahora seguid rodando en vuestra rueda.

Anónimo dijo...

El último comentario de que hablaba, ¿de conspiraciones judeomasónicas o de la atracción entre hombres y mujeres? Es que no me ha quedado claro la verdad. Además, idealistas, homosexuales y enamorados ha habido siempre, no es algo nuevo, y el mundo sigue "rodando".

Manolo dijo...

Hola, me ha gustado mucho tu artículo, en particular la comparación de las mujeres con las warrants, lo que supongo que con Warren Buffet en mente, las transformaría en armas de destrucción emocional masiva.

Por otra parte, no creo que el mercado de las relaciones sea perfecto, a veces porque la cantidad de información sobre la cual se actúa es incompleta y lleva a emparejamientos subóptimos, y otras, las expectativas (posiblemente por aculturación) son poco basadas en la realidad y llevan a esperar a un Godot emocional que nunca llega.

Saludos

Elena dijo...

Da la impresión de que llevas los análisis de mecado muy dentro de tu corazón.
¿Cómo logras sobrellevar tu trabajo en Correos?

Disfórica dijo...

M. y el último anónim@, estoy totalmente de acuerdo con vosotros.

Anónimo dijo...

Uf, menos mal que soy lesbiana... :p

Mister Floppy dijo...

Hola

Julián, casí todo el mundo cree en el amor, sobre todo porque este existe y lo han experimentado, pero el argumento del post no es que el amor no existe si no que se mueve atendiendo a ciertos criterios, no se trata de "magia" ni de un sentimiento aleatorio por el que todos tienen las mismas posibilidades de acabar con la misma chica o chico.
Hay muchas pruebas de ello, el porcentaje de mujeres casadas con hombres más bajos que ellas es muchisimo inferior al que estadísticamente debería de darse si todo ocurriese aleatoriamente.
Es decir, y esto es algo impepinable, si manyana cualquiera que lee esto va a trabajar y se encuentra una nueva chica en la mesa de al lado, impresionantemente atractiva, alucinantemente inteligente, simpática, divertida, etc... es bastante más probable que puedas enamorarte de ella que de otra que es estupida, fea, antipática y aburrida.
Hay ciertos criterios que se buscan, y uno, si puede hacerlo, prefiere lo mejor de cada uno de ellos.

Un saludo!

Mister Floppy dijo...

M. en el corazón por supuesto que mandaan unos criterios por encima de otros, obviamente no se trata de una fórmula, pero muchas de ellas ni siquiera pueden aplicarse efectivamente en economía.
Respecto a las preguntas que haces, planteas cuestiones que están completamente fuera de plano, el ser atractivo no lo es todo igual que al comprar un coche no se mira solo el disenyo solo tiene un peso mayor o menor, pero eso queda claramente explicado en la entrada.

Mister Floppy dijo...

Manolo, excelente tu comentario, la información y las expectativas son clave y voy a hablar de ellas en la segunda parte.
Aunque en el amor, como en el capitalismo, para que el mercado funcione las expectativas no deben satisfacerse nunca al 100%, es el desasiego de querer mejorar lo que lo mueve todo.

zahorin dijo...

Como ya han dicho otros comentaristas las relaciones humanas son más complejas de lo que indicas, y las de pareja aún más.
Eso no quita que tus reflexiones sean razonables.
Pero es que las personas, a pesar de parecernos mucho, también somos muy diferentes, aunque sea en pequeñas cosas, que son las que marcan la diferencia.
Por ejemplo: Yo a esa chica "impresionantemente atractiva, alucinantemente inteligente, simpática, divertida, etc", de la que hablas lo más probable es que nunca me dirigiera a ella. Alguna vez lo he hecho, incluso me ha salido bien, porque estaba de un humor especial. Normalmente soy poco exigente con la belleza y me fijo más en el carácter, simpatía, alegría, capacidad de tomar decisiones, pasión, fidelidad, etc.
Además me gustan las gorditas. ;-)
Tampoco me importa que sean bajitas y eso que mido 1,82.
Cuando era un chaval me gustaba mucho eso del amor libre. Hoy día creo que eso no funciona. Al menos para la mayoría, siempre que lo que se pretenda sea mantener un proyecto en común duradero, con hijos, etc. Y es que sin fidelidad no hay seguridad. Y si no hay seguridad no voy a poner "toda la carne en el asador". Con lo que nos volvemos más egoístas y reservados y nos esforzamos menos en mantener la relación. ¿Para qué? Si tenemos muchas posibilidades que acabe en cualquier momento.
Cuando hablo de seguridad no es solo sentimental sino también económica, que es muy importante.

carlos dijo...

no me puedo hacer una idea de lo lejos que has llevado esta idea.
sobre todo por el buen rato de darle vueltas hasta sentarse y escribir varios segmentos. como avanzar por un laberinto y recorrer varias opciones entusiasmado.

a mi me gusta la variante del océano azul. en estrategia bostoniana, pasadas las teorías de las vacas, los perros y demás mandangas, me gusta la idea de ser un modelo de coche original, sin competencia y que sólo puede apreciar un nicho del mercado. no está enfocado a un tipo de cliente en particular, porque está centrado en el producto, en hacerlo cada vez más extravagante, no importa que al gran público ni lo guste ni le parezca cómodo. o simplemente ni lo comprenda. o que incluso nada más verlo por primera, ni sepa que es un coche lo que tiene delante.

un coche de este tipo, tiene una buena rentabilidad. buenos márgenes. se produce poco y con buenos materiales.

y cuando lo llevas por ahí, todo el mundo espera a que le hagas algo a ver cómo funciona. cómo sale del semáforo.

podría seguir por este lado del laberinto un buen rato. me gusta la estrategia del océano azul, para un producto que tiene que crearse el mercado.

no obstante... la tornas cambian rápidamente... y aquel que viene a comprar, no debe olvidar que en un momento dado puede darse cuenta de que él también es un coche. de algún tipo... y que aquel que te vende, puede en la transacción ofrecer un trueque.
o olvidarse que vende un coche.

las discontinuidades de tu teoría son lo que encuentro más interesante.

como aquella chica, muy mayor, absolutamente genial que se enamoró de mi y yo son saber qué hacer. sólo tenía claro que el volkswagen escarabajo que conducía le iba perfectamente. y que algún día yo me compraría un coche así.

para cotizar en el mercado igual que ella.

otra discontinuidad.

un abrazo.

Julia dijo...

Hola, soy Julia, estoy indignada porque se haga referencia en este blog a mi matrimonio y a la mala suerte que he tenido en la vida porque mi marido es un patán.

Así que emprenderé acciones legales contra usted, Mr. Floppy. Mis abogados harán acto de presencia en su casa a altas horas de la madrugada entrando a lo Corcuera, de una buena patada en la puerta.

Suya afectísima

Julia

Silvia dijo...

No se mucho de coches así que cuando hablaste de marcas no lo entendí.

Solo decir que en la mayoría de casos es así, pero que en otros no se cumple la ley de la oferta y demanda, pues existen personalidads tímidas e inseguras que te llevan a bajar el listón (a pesar de ser atractiva e inteligente).

Que las chicas atractivas e inteligentes tengan menos éxito tiene una explicación lógica: el hombre quiere dominar y una mujer así les da miedo(sí, esa es la palabra que utilizan), de modo que prefieren combinar belleza e ignoracia.

Y también rompen la teoría aquellos a los que yo llamo ONG's del amor, que se dedican a enamorarse de personas con una vida difícil o un problema psicológico-social para sentirse útiles a su lado y así aumentar su autoestima.

un saludo

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=_wdZDuQWml8
http://www.youtube.com/watch?v=4vr59nQQuv4
http://www.youtube.com/watch?v=BArIxqQDgoE
http://www.youtube.com/watch?v=cC_E6H8fzfg

Crispal dijo...

¿Y dónde entra Madoff en toda esta argumentación, Mr. Floppy?

El marido de Julia dijo...

Julia, deja ya Internet de una puta vez y hazme la cena, que cuando termine con el taxi y llegue a casa te vas a enterar.

Maya dijo...

Buenas, Mister Floppy. Me gustaría que me explicaras, según esta teoría económica, ¿cómo surge la atracción entre personas del mismo sexo?
Gracias.

Mister Floppy dijo...

Silvia y Zahorín, a lo que haceis referencia basiacemente es a las expectativas, entro a ello en la segunda parte.

Crispal, habría muchos Maddoffs si las mujeres no mantuviesen un control tan ferreo en la validación de los hombres.

Maya, entre personas de un mismo sexo, al menos si son hombres, la teoría no es válida dado que no hay una diferencia de riesgo entre las dos partes, los dos aportan lo mismo.

Es por ello que tienen, normalmente, más parejas y son más liberales, es una estrategia de busqueda de valor sin proceso de validación por lo que puede ser todo más rápido.

Anónimo dijo...

tio, eres realmente grande. ¿no has pensado en escribir libros??. Mis amigos y yo te seguimos post tras post desde sevilla. felicidades por las pascuas y por lo bien que escribes.

technology dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario