"Metal Gear Solid" en Correos

Durante los tres primeros meses en el servicio postal trabajé clasificando paquetes en las cintas mecánicas, posteriormente la directora del departamento decidió trasladarme al ordenador que controlaba los envíos hacia otros países.

"Has tenido suerte con el cambio" dijo Otto "una persona normal no puede aguantar más de un año haciendo algo tan esforzado y repetitivo".

"Puede ser" contesté "Puede ser"

La sección de envíos internacionales tenía cuatro empleados, dos en el departamento de cartas y otros dos en el de paquetes, mi compañero, Hilmar, un islandés de unos 40 años debía enseñarme todas las tareas a ejecutar en mi puesto.

Durante la primera jornada aprendiendo a usar el software, la comunicación entre él y yo devino un sinsentido, mi dominio de su lengua era paupérrimo mientras que, sorprendentemente, su nivel de inglés se situaba muy por debajo del mínimo necesario para hacerse entender.

Hilmar mezclaba ambos idiomas obteniendo una aleación inquebrantable para las mentes ajenas.

Tras las dos primeras semanas había aprendido el funcionamiento del proceso aunque, dadas las lagunas de comunicación, no estaba seguro, de todas formas, la directora del departamento decidió que podía desempeñar la tarea sin ayuda por lo que Hilmar y yo empezamos a trabajar por turnos coincidiendo unicamente durante hora y media al día.

Mientras estaba solo, tecleando códigos en el ordenador, los tipos de las secciones aledañas se acercaban a mi mesa para preguntarme abiertamente sobre Hilmar.

"Dashiell, ¿que piensas sobre él?, ¿Sabes que no le cae bien a casi nadie en la empresa?"

"No tengo ningún problema, es una persona correcta" solía responder.

Los islandeses raramente cuchichean o se abonan a la cizaña, el que lo hiciesen con él y además lo compartieran con un extranjero indicaba que su animadversión era profunda.

A los pocos días pude averiguar por qué.

Tras llegar a la máquina de fichado y servirme un capuccino me dirigí a mi mesa, Hilmar estaba acabando su jornada, pero decidió hablar sobre la mía en su lenguaje encriptado".

"Dashiell, ekki gott, ekki gott, no bueno"

"¿Cómo?"

"No bueno, muchos bolis en la mesa tú dejaste ayer"

"¿Muchos bolis?"

La miré, habían tres.

"El sitio de vinna debe estar rokokin tolrr morkin rusta, ¿skila zeta?"

"Mmmmmmmmh......" decidí dejar la respuesta en un sonido amorfo que pudiese significar cualquier cosa pero él volvió a incidir:

"¿Entiendes o no?, está muy claro, ha de ser así porque rokiiouko bara ormilon"

"¿Por que rokiiouko bara ormilon?"

"Sí, vamos es evidente"

"Ahhhh...rokiiouko bara ormilon" dije "haber empezado por ahí"

Llevabamos cinco minutos hablando y aún no había comprendido sobre qué.

"Que no ocurra otra vez rokokin toki, porque anskotas y los penna deben mirlok ad pirla...y eso es así, reconócelo Dashiell"

"Mmmmmmmhhhh ehhhhhh"

"¿Lo vas a reconocer?, vamos digo que morlin zirpok"

"¿Morlon zirpok?"

"Ha??"

"Digo que Morlon zirpok"

"No Morlon Zirpok, helvitish, morlin zirpok"

Le miré como el portero de balonmano de San Marino puede mirar a los rivales.

Tras unos segundos en silencio respondí:

"Ya, se dice mucho"

"¿El qué se dice mucho?"

"Lo que me has dicho"

"Dashiell, pero, anskotas, eso es evidente no necesitas que lo comente nadie más, ya lo hago yo, rokokik ermiok lempa forlin..................al menos ahora ya lo tienes claro"

"Errrrrr.......si....." dije aunque mi mente solo repetía "Que co** voy a tener claro, si no se qué coj**** estás diciendo""

"Pues ya era hora, llevo explicándotelo 15 minutos, bueno me voy a fichar y a casa, rokiki mirnik minn hus kanski, i heima au morgun, bless bless"

"Ehhh..... bless" respondí.


Cada jornada, durante la hora y media que coincidíamos, acababa repitiéndose lo mismo, Hilmar montaba en cólera maldiciendo todo lo que encontraba a su paso, un día su violencia verbal cayó sobre un estudiante que había firmado un contrato temporal con la empresa, al día siguiente no volvió.

Decidí no entrar en ningún conflicto con él, algo así, siendo extranjero, solo podría granjearme mala fama, lamentablemente tampoco era una opción entrar en un juego de quejas a mis superiores dado que iba a significar que me trasladasen a mi anterior puesto, lo cual era un paso atrás considerable.

En ese estado de cosas tomé la decisión de evadirle, su voz era tan característica y hablaba tan a menudo que podía notar su presencia antes de que llegase.

Así pues, al día siguiente, y tras fichar, caminé hacia el departamento de cartas, cuando le vi levantarse de la mesa me aproximé a ella y empecé a trabajar, diez minutos después oí su voz acercándose, con lo que salí disparado hacia las cintas mecánicas.

El proceso se repetía jornada a jornada durante la primera hora hasta que el islandés se iba a casa, alguna vez le pude observar vagabundeando por la enorme nave industrial tratando de encontrarme para soltar unas cuantas abominaciones.

Tras semana y media sin dar conmigo, Hilmar me vió a lo lejos y empezó a gritar enloquecidamente:

"¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Dashiell, Dashiell!!!!!!!!!"

Aparenté no oírle mientras apretaba el paso para dirigirme a la zona de las máquinas, él empezó a correr hacia mi posición.

"¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Dashiell, Dashiell......rokokiki tomik mirlok!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Al atravesar la puerta me tiré al suelo como un auténtico "Snake" y empecé a observarle desde una rendija de la enorme elevadora, Hilmar miraba a su alrededor sorprendido, no entendía nada....

¡¡¡¡ Helvitish Dashiell !!!!"

Dos semanas sin coincidir, aún en una empresa tan grande y en solo hora y media, se habían convertido en una hazaña.

Pero......

Ninguna heoicidad puede mantenerse etérnamente.

Al día siguiente, mientras fichaba, Hilmar salió del lugar donde se había agazapado para emboscarme y empezó a ponerme al hilo de las maldiciones atrasadas:

"Anskotas Dashiell, rokikoikii mirlok pirnlo termin y lo sabes, antermoil tomikin pirninuydr ervfbus uuhd jksndpsid sjnsjd sjdsjdn rimtin helvitish..."

Era como oír el zumbido de una abeja, empezó a hablar tan deprisa que su diatriba pasó a convertirse en una palabra kilométrica e indescifrable.

"mirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlo-mirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok-mirnik-terlin- minon- norklion- pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok-mirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok-mirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlo-mirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok pirnlomirnik-terlin- minon- norklion- ad- vera- med- min,-rokikoikii- mirlok"

Tras escupir el discurso me miró fijamente antes de preguntarme:

¿Qué tienes que decir a todo esto?"

"Ehhhhhhhhh.....Mmhhhhhhhhhhhhhhhhhhh......." aunque por dentro clamaba "Ni p*** idea chavalote"

Hilmar interrumpió mi sonido y exclamó de nuevo:

"Si es que no sabes ni qué contestar, anskotas"

Esa frase lo cambió todo, me hizo verlo claro, si yo no podía entender sus discursos febriles, para defenderme debía aplicar la reciprocidad aprovechando su mal inglés.

"No, di Dashiell......... ¿Por qué rokokik mrnik pirlok morlinilk versiler tolin.......???, ¿Ehhhhhhhhhhhh?? ¿Ak ver iu??

"Es que ese es un planteamiento circunspecto, si lo miras así pues podría algunas veces comprenderse , pero la divergencia es conspicua"

Nos miramos sin respondernos, como en un capítulo de Los Simpson, el silencio era tan profundo que podría escucharse a un coyote aullando en la lejanía.

"¿Cómo?" dijo por fin

"Digo que es demasiado circunspecto, y una vaguedad laxa"

De nuevo silencio, roto por fin por su estridente voz:

"Dashiell, kanski no te entiendo, ¿Qué helvitish significa eso?, pero lo importante era que rokokik, llevamos aquí un montón de tiempo y debo irme, pero mirlin, tipok es como ha de hacerse, Bless"

Mientras se marchaba miré el reloj, tenía que empezar mi jornada.

Nada en la vida es gratis.

15 comentarios:

Isaac dijo...

La mejor defensa es un buen ataque....

Tu historia me recuerda a otra en mi re-anterior trabajo:
Un compañero estaba durmiendo en el trabajo, vino el encargado y lo despertaron justo antes de que llegara.
Se levanto con la esperada cara y pelo de recien levantado.
En cuanto vio al encargado se puso a chillarle que eso no podia ser, no tenian bastante material, etc....

El encargado se dio media vuelta y se fue.

oria dijo...

¿y no has pensado en preguntarle a un islandés que significa el rokoki ese?

Manolo dijo...

¿Comprenden los islandeses lo que dice?

Saludos

ClaveDeSol dijo...

Madre, ese hombre debe de ser la paz personificada. ¡¡Qué serenidad transmite!!

Sugíerele que se conceda algún gustito para el cuerpo, o algo...

Cata dijo...

y por qué simplemente no dijiste:
-Que te den mucho por culo, majo.
sonriendo y en lugar de emplear palabras tan complicadas... si total, él no iba a entenderalas igualmente!!!!
Graaaande!!!

Noches Blancas dijo...

Me he quedado con ganas de saber qué decía tu colega.... ¡y estoy seguro de que tú a estas alturas ya lo sabes!

Anónimo dijo...

Eso te pasa por emigrar a un país sin conocer el idioma, y por creer la GRAN MENTIRA MUNDIAL según la cual todo er mundo parla in inglis.

In inglis solo parlan los inglis, los demás lo farfullamos.

Mister Floppy dijo...

Hola

Isaac, muy buena la anécdota.

Oria, habrá que averiguarlo, aunque ya hay muchas otras palabras que he descubierto con su ayuda.

Manolo, no siempre, me dicen que tiene un mal islandés, pero se le entiende, al fin y al cabo es nativo.

Clave, Cata y Noches Blancas....quizás.

Anónimo, en Islandia ese tópico está muy cercano a ser cierto.

Anónimo dijo...

Tú al menos no te entiendes por el idioma, con mi último jefe en cuestiones de diseño ni hablando en el mismo idioma nos entendíamos, para hacer la más pequeña tontería durabamos siglos porque no sabía ni lo que quería, pero aun sin tener ni idea de diseño tenía que hacer lo que el quería. Tantos años estudiando para darte cuenta que al final eres un "mandao" que tienes que hacer lo que te digan aunque sea un atentado contra la humanidad y contra todo lo que te han enseñado, y que si quieres ser feliz a veces es mejor no tener iniciativa ninguna y hacer lo que te digan aunque sepas que si no cambias el rumbo te acabarás estrellando con el muro que ves que hay en frente.

EL.ESKRIBIDOR dijo...

Amigo: estoy encantado, que de un modo totalmente aleatorio, haya tenido la oportunidad de encontrarme con el que intuyo, es un estupendo Blog.

He de reconocerte que he pasado un magnifico rato, riéndome solo, a carcajada limpia, mientras leía tu interesante relato, del que debo decirte, que en mi humilde opinión, es fresco, fluido, y simpatiquísimo. Sin hubiese de sacar alguna moraleja del mismo, diría que a veces hasta el dialogo de sordos, puede resultar un idioma comprensible.
Un saludo amigo, Paz y libertad

María dijo...

El rakatakata ese es como me describía alguien a mí a qué le sonaba el islandés, nada más llegar al país :D
A mí me suena a otra cosa, pero bueno, cuestión de oido.
Tú háblale así, en inglés y ya está. Mejor :)

Anónimo dijo...

llevo un par de meses leyendo tu blog, y sigo leyendo - siempre queria saber como nos ve un extranjero. Yo tambien soy extranjero, pero al revés, los ultimos 7 anos en tu país! (lo siento no tengo mi teclado configurado para las letras "spænsku"). p.s. solo entiendo de todo el discurso de Hilmar el "helvítis" y "penni" ;)

Hilmar dijo...

Hola Dashiel, soy Hilmar. En realidad hablo perfectamente español pero no me da la gana hablarlo contigo porque quiero que aprendas islandés. Creo que si aprendes islandés como Dios manda podrás ser feliz aquí. Eres el elegido. Lo que te digo en mi discurso siempre es: "aprende islandés, amigo mío, que te voy a presentar a mi hija que es modelo y que quiere conocer a un español". En fin, tú mismo.

Mister Floppy dijo...

Hola Eskribidor, muchas gracias por tu mensaje!

Anónimo, pero también habrás entendido "ha", "bara", "anskotar?" o "ekki"??, de lo contrario mi islandés es aún peor de lo que imaginaba!!
Gracias por tu comentario!

María, es cierto, aunque lo importante es aprender islandés!!

Un saludo

María dijo...

Yo hago como que aprendo....

Publicar un comentario