Anagnórisis

No había tenido ni un solo día de verdadera tristeza, de sonora inadaptación desde que me instalé en Islandia.

Me daba igual el frío y la falta de oscuridad no alteraba la química de mi cerebro.

Pero el simple hecho de viajar a Ísafjörður, una pequeña ciudad del noroeste, me hizo comprender que el mayor problema de Islandia es su escasez.

La falta de algo diferente a lo que poder recurrir.

"Ahora entiendo por qué casi todos los islandeses viven algunos años en el extranjero" dijo Alain en su último día en Reykjavík.

Hizo una pausa y me miró como esperando un comentario.

No lo hice.

A pesar de ello continuó.

"Hay que tener muy pocas inquietudes para aguantar este tedio constante....¿sabes lo que me dijo la sudafricana, Dash?"

"No"

"Me dijo que los primeros cuatro años no eran tan malos, lo peor llegaba después"

"Alain...."

"¿Si?"

"No pienses en eso....."

11 comentarios:

B. dijo...

¿Pero ese tedio es realmente objetivo o surge desde nuestro interior, de unas expectativas no cumplidas o del deseo de algo más? Metafóricamente, puede que ni el desierto sea escaso cuando uno se asombra con las dunas siempre cambiantes y un cielo en expansión. En momentos así es cuando yo creo que hay que hacer un viaje de mínimo dos semanas o un mes a un sitio lo más diferente posible a donde uno está viviendo. De todas formas, yo no descartaría que tu revelación se deba a la falta de luz.

Mister Floppy dijo...

B. eso es tan cierto que los islandeses son los primeros que necesitan viajar.
En cuento a la luz, dudo que sea un problema, entre otras cosas porque no tiene que ver con la tristeza y porque en estos momentos Islandia tiene más horas de luz que Espanya.

Un saludo.

B. dijo...

¿y tú consideras que ese ansia se debe al paisaje de Islandia? Yo también vivo en una isla, y aunque al contrario que allí aquí tenemos una gran variedad de entornos a una o dos horas en coche e incluso microclimas muy distintos, a veces también siento ese cansancio, ese hastío de ver siempre los mismos lugares. Por eso me planteo que la causa debe estar dentro de mi, porque fuera el sol siempre (y nunca) brilla igual, y la naturaleza también es la misma. Lo que cambia es el punto de vista del observador, que a veces puede quedar sobrecogido por la belleza y a veces mirar indiferente un mismo estímulo dependiendo del día y del estado mental.

ClaveDeSol dijo...

"No pienses en eso" efectivamente. Obsesionarse con lo que puede o no pasar es perder el tiempo, porque no lo sabemos. Y lo que les ocurra a los demás no es un parámetro fiable para valorar lo que nos puede suceder.

A veces formamos parte de esa gran mayoría insatisfecha y otras nos diferenciamos de casi todo el mundo. Lo que cuenta es vivirlo y no adelantarse. El resultado no siempre es lo más importante, de hecho, a día de hoy es irrelevante. ¿Qué más lo que ocurra si a día de hoy lo estás disfrutando?

Que dure lo que tenga que durar.

ClaveDeSol dijo...

Por cierto, me he acordado de un estudio australiano que leí hace poco. Me resultó curioso, porque relacionaba la concentración de serotonina con las condiciones meteorológicas y ambientales. Demostraba de un modo bastante fiable que la luz afectaba al estado anímico.

Parece que no es casualidad que las zonas más soleadas sean (por lo general) las que más "vidilla" tienen.

Mister Floppy dijo...

Hola Clavedesol

Leyendo de nuevo mi comentario, veo que está mal expresado, en su lugar debería decir:

"En cuento a la luz, dudo que sea un problema, entre otras cosas porque el problema no tiene que ver con la tristeza, no estoy triste"

Clave, es cierto, la falta de luz, afecta a la mayoría de personas, a mi personalmente, y a un amigo escocés nos molesta mucho más la luz de verano islandesa, dormir se vuelve muy, muy complicado.

Mister Floppy dijo...

B.

Hay que tener retos, al final es una mezcla de ti mismo y tu entorno, pero que éste afecta es indudable.

monttse dijo...

Yo en groenlandia, con 23 horas de luz al dia en verano, dormia con antifaz...

Nomalmente conseguia dormir 6 horas seguidas sin problema.

Al principio cuesta pero si eres marmota como yo, lo consigues.

Eso si, el cuerpo cambia, yo me "hinché" y habia dias que me levantaba con un sol de mediodia y descansadisima a las 5 de la mañana...

Recalco lo de descansadisima porque en latitudes españolas no hay forma de levantarme así de despejada, a no ser que me despierte despues de las 9.

Es curioso e intrigante el tema de la luz y la gente.

M.

monttse dijo...

Sobre lo de aburrirse, te puedes sentir igual en la ciudad mas bulliciosa.

Dependerá de tu poder de adaptación al medio, de la necesidad que tengas de cosas cotidianas.

No obstante, se de oidas que para establecerse y vivir Islandia es un pais duro.. No tanto como Groen, pero si.

Yo creo que todo el mundo, sean de donde sean, si tienen algo de curiosidad vital interior, necesitan salir de vez en cuando de su circulo y conocer cosas nuevas, culturas, paises, gentes...

M

maría dijo...

Me encanta :)
Esa sensación la tuve la primera y única vez que fui a Islandia. "Y cuando has recorrido la isla un par de veces y ya has vivido el invierno, el verano, la ciudad, lo salvaje, ¿qué? Entonces ¿qué? ¿Cómo se consigue *aguantar* aquí un año y otro y otro?

Leonov dijo...

Opino que, para los sureños, es difícil llegar a entender la verdadera esencia de una vida tranquila y discreta, en tanto que hemos nacido y crecido en entornos muy dinámicos, en constante interacción con otras personas.

Cuando estuve en Laponia, recuerdo que entablé una larga y amena conversación con un belga que había vivido seis meses con una tribu Sami. Me decía que fue durísimo, utilizando buenas dosis de énfasis en resaltar lo realmente difícil que es vivir en un entorno tan poco comunicativo.

Me decía que la vida cotidiana era tan instintiva que, cuando comían, eran capaces de poner la mesa, sentarse, comer, quitar la mesa y fregar sin prácticamente despegar los labios para nada.

Los Sami llevan centurias viviendo en esas condiciones y han sobrevivido hasta nuestros días.

La pregunta es: ¿puede un latino adaptarse a una forma de vida tan introvertida?

Publicar un comentario