David Lynch en Islandia

david lynch
Más de doscientas personas se agolpan en el hall de Háskólabió a pesar de que aún queda media hora para que se abran las puertas de su mayor sala.
Patrick husmea intentando buscar algunos ojos conocidos entre la multitud, tras serpentear por unos segundos alguien levanta el brazo para llamar nuestra atención.

Es Anthony, un escocés terriblemente extraño y divertido.

Hago caso omiso del "¡Cuánto tiempo!" "¿Cómo te va la vida?" "¿Qué haces aquí?" y empiezo a mascar chicle, cuando acabo de darle la consistencia adecuada pregunto:

"¿Van a proyectar alguna película antes de la charla?"

Anthony me mira sorprendido.

"No, David Lynch no ha venido a Islandia para hablar de cine, sino de meditación trascendental"

"Ok" dije oliendo a chamusquina.

Minutos después las puertas se abren y la masa informe de personas se precipita hacia las butacas.

Patrick y yo nos colocamos en la segunda fila, "Estamos tan cerca que podremos abofetearle" dice el francés con una sonrisa irónica.

David Lynch entra en escena con puntualidad alemana, viste un elegante traje oscuro que contrasta con los mechones blancos de su cabello y sonríe al público con la seguridad del que se sabe una estrella.

Varios trabajadores de Háskóli islands empiezan a repartir panfletos, le doy un vistazo al mío, es publicidad sobre programas de meditación trascendental, incluso se detalla el precio, algo así como un teleshopping en directo.

"La mejor forma de exponer qué es la M.T. y la más amena para vosotros y para mi, es que me planteis vuestras dudas al respecto, ¿Quién quiere ser el primero en preguntar?"

Esa fue su manera de romper el hielo con el público, más de mil personas en el auditorio y cientos en el hall.

"Craso error", pensé, esto era Islandia, no Los Angeles y la multitud no planteó ninguna pregunta, simplemente se quedó callada observando a David Lynch como a un animal exótico del zoo.

El silencio se convirtió en algo molesto, algo así como ver a un presentador de telenoticias dando paso a un video que no entra.

Tras minuto y medio una mujer se decidió a plantear una pregunta, a pesar de que todos los islandeses hablan inglés ella utilizó su propio idioma.

" Rokoki koki bara hetna sko rokoki ha rokoki rokoki rusta svag armen hlusta adgerdir sko rokoki Rokoki koki bara hetna sko rokoki ha rokoki rokoki rusta svag armen hlusta adgerdir sko rokoki bara hetna sko rokoki ha rokoki rokoki rusta svag armen hlusta adgerdirrokoki rusta svag armen hlusta adgerdirrokoki rusta svag armen hlusta adgerdir rusta svag armen hlusta adgerdir sko rokoki Rokoki koki bara hetna sko rokoki ha rokoki rokoki rustarusta svag armen hlusta adgerdir sko rokoki Rokoki koki bara hetna sko rokoki ha rokoki rokoki rusta....."

Había hablado muchisimo.

El traductor movió la cabeza y empezó a murmurar:

"A Erla le gustaría saber qué piensa usted de las consecuencias que puede tener la crisis en la mentalidad islandesa y las ideas aparejadas, la meditación trascendental como forma de solucionar el problema de la falta de valores y todos aquellos actos que de una manera u otra han llevado a que la situación sea la que es, teniendo en cuenta eso, y todo lo anterior podría decirse que el pueblo necesita de alguna luz que le ilumine el camino...."

"Menuda gilipollez" pensé mientras el traductor seguía hablando.

"....y llevarnos al lugar que nunca debimos abandonar como individuos y como sociedad"

David Lynch se apartó un mechón de pelo que caía sobre su frente y dijo:

"Lo siento, no entiendo la cuestión"

Patrick y yo nos miramos.

"Joder, espero que esta mujer no pregunte de nuevo y lo tengan que volver a traducir"

Pero obviamente lo hizo:

"Rokiko armilkek bara rusta hlusta og riða einn hestur bara fallegur hestur, hetna rokoki rokoki myndir hlusta ....."

"Erla quería preguntar Cómo puede ayudar la meditación a reducir el dolor de la gente por la crisis y la perdida de valores"

David Lynch sonrió de nuevo, hay gente que tiene talento para la oratoria y gente que no, el americano era de los primeros, respondía de manera colorista, impactante, articulando su discurso con movimientos de los brazos y onomatopeyas.

"Científicos de la Universidad de Yale colocaron electrodos a decenas de personas para comprobar su nivel de actividad mental y decubrieron que solo utilizamos alrededor del 15% de nuestro cerebro, posteriormente se hizo lo mismo con voluntarios que realizaban meditación trascendental y buuuuuuuummmmmmm todo su sistema nerviosos se iluminaba!"

Las preguntas empezaron a fluir de manera cadenciosa:

"Qué es exactamente la meditación trascendental?"

"Cómo puede cambiar mi vida este tipo de actividad?"

"Está indicada para todo el mundo?"

"Necesito un profesor?"

"Mejoraría la sociedad islandesa si todo el mundo empezase a a meditar?"

David Lynch tenía respuestas para todo y para todos.

"Has escuchado alguna vez tantas tonterías juntas?" pregunté a Patrick

"No estoy seguro, esto es una basura"

"3.000 coronas si tomas la palabra y exclamas: "Mister Lynch, usted es un brillante orador pero se da cuenta de que todo su discurso es un hediondo pedazo de hez envuelta en oro?"

"3ooo??"

"Sí, además, la sala está llena, si tienes el valor de decir algo así serás recordado durante meses, te convertirás en un mito de Reykjavík"

Patrick levanta la mano, tres personas más lo hacen.

El speaker toma el micro:

"Por favor, las dos últimas preguntas antes de acabar, gracias"

Una mujer clama la atención airadamente como si en lugar de un micro se tratase de un dildo, segundos después lo consigue, desgraciadamente solo plantea una estúpida cuestión acerca de como la M.T. puede ayudar a las familias pobres a soportar la crisis.

"Solo una más" reza de nuevo el moderador.

"Patrick, es tu oportunidad de entrar en la leyenda, imagínalo, estás a una sola frase "Por qué dice usted tantas gilipolleces Mister lynch... solo eso te separa de la grandeza eterna en el Valhalla islandés, te sentarás junto a Odin, Þór y Heimdall, con la diferencia de que tú habrías tenido muchos más cojones"

Patrick levanta la mano de nuevo.

El micro se acerca a nuestra posición, Patrick y yo lo miramos.

Solo unos centímetros más y la sala se verá estremecida.

Unos segundos para robar el show.

Lamentablemente el traductor pasa de largo y entrega el micro a un chico islandés sentado una fila atrás:

"Senyor Lynch, "Por qué es tan caro hacer meditación trascendental ?"

El director americano muestra su pose más vehemente antes de responder:

"Por solo 59 dolares puedes empezar hoy mismo, no es solo una cuestión de precio es también acerca de lo que se te ofrece por tu dinero"

Tras la respuesta , un largo aplauso despide al cinesta, al genio.


"Una lástima Patrick, el Valhalla se ha cerrado para tí"



14 comentarios:

Elena dijo...

Esta mañana, mirando a mi hijo, he pensado: Tienes un buen padre, un padre genial. Pero si x fuera sólo un poco de otro modo, él sería tu padre.

Mi hijo me seguía mirando entusiasmado con la luz, los colores, los besos. Pero la realidad es la que es, otra distinta de la que pudo ser por muy poco.

Mister Floppy dijo...

Elena, gran comentario.

He pensado eso mismo muchas veces al ver a la gente que me rodea y conocer sus historias personales.

Manolo dijo...

Esas cosas de "pudo ser" son engañosas, porque no sabemos con certeza lo que hubiera pasado. Es más especulación (¿deseo?) que otra cosa.

Hablando de meditación trascendental y dinero, ¿habéis visto la web de la Universidad Maharishi? La gente se cree cualquier cosa.

Saludos

Scott Joplin dijo...

Es increíble que un pabellón lleno de gente se trague sin rechistar lo de que el ser humano usa solo el 15% de su cerebro, es la leyenda urbana más antigua de la historia, y se dijo infinidad de veces que es falsa.

Anónimo dijo...

Menudo pastelón de conferencia...., hay que estar un tanto chalado para tragarsela o estar un tanto desesperado??A donde vamos a llegar..., y sí es cierto a día de hoy aun hay quien dice que utilizamos un 10% de nuestro cerebro....realmente utizamos aproximadamente el 50% pero es muy relativo, me explico,centro de la respiración, centro de la saciedad, del pensamiento, del lenguaje, aparato psicomotriz, nervioso, etc, etc., tenemos unas partes mas activas que otras y en difererentes momentos....
En fin no me enrollo mas, saludos.

Mister Floppy dijo...

Manolo, secundo el comentario, los "y si" no valen porque se basan en asumir que pequeños cambios llevarían a conseguir los resultados que queremos.
Dicho lo cual esas alteraciones si que generarían entornos diferentes, la suerte influye y lleva a futuros disntintos aunque es imposible afirmar que sean o fueren uno determinado.

Mister Floppy dijo...

Scott y anónimo, esas fueron palabras literales de David Lynch, el tipo, a diferencia de Isabel Coixet o Amenábar es espectacular en la oratoria pero al mismo tiempo dispara muchas estupideces.

Anónimo dijo...

¿Cómo cojones ha acabado este hombre vendiendo cursos de meditación trascendental en Islandia a 59 dolares?

¿Dinero o a este también le lavaron el cerebro en Hollywood?

Mister Floppy dijo...

Básicamente porque tiene una fundación de M.T.

http://www.davidlynchfoundation.org/

Y porque uno de sus amigos es islandés con lo que simplemente le pagaron el billete y el hotel, hola-un-poco-de-turismo-ayudo-en-la-crisis-y-adios.

Scott Joplin dijo...

No, si yo me llevo las manos a la cabeza porque la gente se lo trague sin rechistar, no porque lo diga David Lynch.

Silvia dijo...

Creo que Lynch tiene razón, simplemente porque no usamos muchas partes del cerebro. Ayer me di cuenta haciendo unos ejercicios para sujetar bien el arco del violín: era incapaz de levantar el dedo índice y corazón a la vez. No pienso que sea necesario pagar por meditar, simplemente conseguir que en la lucha entre pensamiento y reflexión, gane la segunda.

rara avis dijo...

¿Es mentira que solo usemos 15% de la capacidad cerebral? yo había oido el 10..ja ja

Yo también creo que los pequeños cambios hubieran modificado la realidad: en el primer comentario el niño no existiría, sería otro.

Había una peli muy buena, "butterfly effect" creo, el prota consigue dar marcha atrás a ciertos actos de su pasado(x), pero el resultado no era vida-x sino (vida-x)*y.

Saludos

Elena dijo...

Por supuesto que sería otro, por más que seguiría siendo mi hijo. Con J., tal vez, ni siquiera habría decidido ser madre. Hablamos de cómo decisiones que se nos antojan intrascendentes: dejar de llamar a perantanita porque siempre coge el teléfono su hermano que es un tarado insufrible; o bien, no presentar el CV en esa empresa porque pensamos que ni se molestarán en verlo, son, -aunque lo ignoremos-, decisivos cambios. Es lo de "lo que pudo ser", y, desde ese supuesto, construir en las nubes, imaginar. En fin, hilando hilando, jugar a ser omniscientes y tratar de adivinar qué habría sido de nuestras vidas "si..."

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario