Vagabundos en Islandia

vagabundos y pobreza en IslandiaTumbado sobre la enorme maceta urbana yace un mendigo inmóvil, su brazo izquierdo se extiende hacia arriba como tratando de parar un golpe imaginario, tal vez uno de los muchos que se infligió a sí mismo y que ni siquiera recuerda. Es solo una parte más del paisaje urbano y los turistas en forma de pelotón de fusilamiento lo ajustician con los destellos de sus flashes sin esperar a la llamada del gobernador.
"Ese vagabundo parece muerto, está rígido como un palo" dice Mark negando con la cabeza "me da nauseas esa gente que lo fotografía"

"¿Por qué?"

"Porque lo tienen todo y aún así no les parece suficiente.... tienen que humillar a un pobre borracho"

No respondo pero le indico con la mano que sigamos caminando en dirección al Althingi, es el día perfecto para tumbarse en la hierba.

"Dashiell, yo creo que la gente tiene una sensibilidad distinta dependiendo de cuál sea su ideología, ¿estás de acuerdo?"

Miro a ambos lados, el parque está lleno de jóvenes al sol tendidos en el césped como iguanas.

Elijo un rincón vacío y me acuesto en la hierba utilizando el jersey como cojín.

"No, la sensibilidad no depende de la tendencia política porque esta solo está basada en los intereses personales, la educación y la trayectoria vital, algo así como ser un aficionado a un equipo de fútbol."

"¿Vas a decirme ahora lo típico, que izquierda y derecha son lo mismo?"

"No, no son lo mismo, izquierda es liberalismo de cintura para abajo y derecha de cintura para arriba"

Miro al cielo. Es perfecto, azul, brillante e hipnótico.

"Te imaginas estando aquí de noche..." susurra una voz femenina cerca de mis oídos, es Annette, se ha tumbado junto a mí sin decir nada.

"Sí"

"¿Y cómo podrías describir un cielo estrellado en esta plaza?" musita con su electrizante y erótico tono, colmado de feminidad.

Respondo lentamente y con voz suave:

"El firmamento es un negro con caspa"

Oigo su risa aunque no puedo ver sus facciones, solo la figura del mismo vagabundo, devuelto a la vida como un zombi, serpenteando entre la gente, discutiendo consigo mismo azuzado por el alcohol y la locura, perdido en el laberinto humano del parque como una rata de laboratorio.

14 comentarios:

monttse dijo...

Romanticón ! ajaja

Anónimo dijo...

¿Qué hacen con los bagabundos en invierno en Reykjavik?? hamburguesas?, fuera de broma, no sabia que por aquellas latitudes hubiese bagabundos....

Señor Frodo

ClaveDeSol dijo...

El firmamento es un negro con caspa??? jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaja. A la mierda toda la magia de la enamorada muchachita!!

Esta vez no pega un cagao la frase. Pero me imagino la situación y me parto.

Mister Floppy dijo...

Señor Frodo, los hay, es extraño que todo el mundo se sorprenda de ello.

Mister Floppy dijo...

Clave, la poesía no conquista ni a quien la escribe.

monttse dijo...

Vagabundos con b de bestia parda?

:)

Hay chicas a las que ese tipo de frases les gusta... y no tiene nada que ver con el amor.

Ya mas en serio: Hay vagabundos en Islandia en invierno? me parece inimaginable

ClaveDeSol dijo...

Crack.

Mister Floppy dijo...

Los hay todo el año, es un trabajo a jornada completa.

monttse dijo...

Dada la calidad de vida islandesa de la que siempre han hablado y el (supuesto por mi) alto nivel de protección social no me lo imaginaba.

Además de lo penoso que es estar al raso a esas temperaturas... no creo que haya muchos, y no por nada, sino porque supongo que caeran como moscas con las nevadas.

En Andorra no vi ni un vagabundo, creo que está prohibido y en Londres tampoco pero asumo que será porue vivia en la burbuja pija..

Y en Groenlandia conoci a una mujer que deambulaba, aunque no se si tenia casa o no.... pero era acogida por todo el mundo con cariño.. incluso en la empresa en que yo trabajaba le dimos algunas veces de comer...

Mister Floppy dijo...

No hay demasiados mendigos en Islandia aunque los hay dado que es un fenómeno que no tiene nada que ver con la pobreza, (al menos en el mundo desarrollado)

Florencia dijo...

Los vagabundos no siempre responden a situaciones de pobreza económica o de falta de apoyo social.

La situación más curiosa, para mi, es la de los mendigos japoneses que se hacen completamente responsables de sus circunstancias y sólo se culpan a si mismos por ser cómo son y vivir cómo viven; sintiéndose, en ocasiones, avergonzados por "ofender con su presencia" al resto de la sociedad.

monttse dijo...

La circunstancia o causa por la que haya terminado así no es relevante para mi. En el peor caso, si te arruinas y hay cierta protección social, no tienes por que acabar durmiendo en un cajero automático.

Hablo siempre tratando de Islandia, un pais donde tiene u clima subpolar artico (= mucho frio) en las costas,.. en el interior la cosa se agrava. Con poca población, baja tasa de paro, altos impuestos y muy buen nivel de vida

Vamos, que no es lo mismo que ser mendigo en Sevilla.

Lo de Tokio lo conozco un poco a traves de los documentales de Odisea y no piden dinero ni van de un sitio a otro, estan muy organizados y no es lo que yo llamaria un "vagabundo tipo occidental".

En fin, es un tema interesante pero dificil de conocer...

Mister Floppy dijo...

El solucionar el problema de la mendicidad en su totalidad es casi imposible, tiene que ver con problemas de exclusión social, adicciones y desequilibrios mentales, de hecho muchos de ellos no aceptan vivir en albergues.

Pilar dijo...

En Londres hay vagabundos y a montones dependiendo de la zona...invierno, verano....
Algunos de ellos rechazan la ayuda social...no les gusta seguir normas.

Publicar un comentario