El gato orondo

gato gordoLlamé al timbre pero nadie acudió a abrir la puerta, tras esperar cinco minutos en la calle me decidí a empujarla y entrar. Mientras subía por las escaleras las voces de Patrick y Simon se hicieron cada vez más presentes.

"Es la cosa más estúpida que he oído en mi vida"

"¿Y? ¿Acaso es tu problema?"

"Lo es en la medida en que le puede pasar algo"

"¡No digas gilipolleces!"

Entré al salón.

"Sæll og blessaður" dije saludando en islandés.

No hubo respuesta.

"Escucha" dijo Patrick alzando la voz "no es tuyo, no puedes hacer algo así si no lo és y mucho menos ponernos en peligro a tí y a mí"

"¡Por todos los santos.... parece que ahora vas a estar más amenazado que Salman Rushdie!"

Les miré atónito, discutían con verdadera cólera, el irlandés notó mi presencia y empezó a aclarar el por qué de la trifulca.

"Hola Dash, Simon ha escrito su nombre y su teléfono en una nota y la ha atado a una cuerda alrededor del collar del gato"

"¿Qué gato?" pregunté confundido.

"No se si lo sabes pero hay uno bastante peludo y simpático que suele entrar en nuestro apartamento por el jardín, si lo veo aquí juego con él y le doy un poco de comida porque es muy social"

"¿Qué decía la nota?"

"Algo así como "Hola soy Simon vivo en el apartamento de la calle tal y tu gato siempre está aquí, te parece bien que le demos de comer y que nos hagamos cargo algunos días?" dijo Patrick tratando de imitar, ridiculizando, la voz del danés.

"No trates de hacerme pasar por idiota" intervino Simon.

"Yo no hago nada, es lo que decía, si te gato orondoparece estupido es porque lo era"

"Creo que voy a dejaros solos" susurré con incomodidad.

"No te preocupes Dashiell, no pasa nada, ¿no crees que no merece tanto revuelo?" dijo Simon

"Sí lo merece" contestó Patrick "Primero: El gato no es tuyo, ¿Por qué coño le atas nada al cuello? ¿sabes que suben por los arboles y se rascan las bolas contra la corteza?, pues sí, lo hacen, y en medo de eso podría quedarse enganchado a una rama gracias al puto hilo con lo que puede acabar ahorcado y tu nombre está en la nota.
Segundo, como tu nombre y nuestra dirección están en la nota si el dueño es un loco o si cree que eres gilipollas, (que lo eres), puede venir aquí y partirte la cara, y lo que es peor a mi también si me confunde contigo.
Y tres, el gato me gusta mucho y quiero seguir jugando con él, su propietario puede tener miedo de nosotros y no dejarle salir"

"¡Pero qué más te da a tí! ¿acaso estaba tu nombre en el papel?"

"No"

"¿Entonces? No es de tu incunbencia"

"Sí que lo es"

"Oíd, ¿Seguro que no os parece mejor que me vaya?"

"No, ¿en qué te afecta a tí?" dijo Simon dirigiéndose a Patrick e ignorando mi pregunta.

"Me afecta en que lleva dos días sin venir cuando antes lo hacía cada noche"

"Mañana iré al hogar de los animales y te traeré uno, no te preocupes, no tendrás que pagar nada" contestó el danés con una mezcla de tristeza y cólera en su voz y en el vidrio de los ojos.

Nadie habló tras ello.

Tal vez esa era la forma en la que nacían los divorcios y los asesinatos.

Tal vez esos eran los estúpidos detalles que gestaban la muerte de una amistad.

Salí al jardín y me apoyé en el árbol.

Un gato orondo saltó desde las ramas y corrió zigzagueando hacia el apartamento.

"Ha vuelto" gritó Simon como una zahorí "Ha vuelto Sunnu"

Entré de nuevo al salón.

El irlandés también corrió hacia el tigre en miniatura.

"Aún lleva la nota" murmuró Patrick "Quítasela por favor, tal vez tengamos suerte y aún no la haya visto su dueño"

El danés cortó el hilo con unas tijeras y retiró el papel.

"Espera, esta no es mi letra" dijo Simon.

Tras unos segundos empezó a leer el mensaje en voz alta.

"Hola, gracias por la nota, me llamo Helga y mi teléfono es el 840 32 43 te importaría llamarme para hablar de mi gato, tengo clase en la universidad hasta las 5 pero estoy libre a partir de esa hora, saludos"

11 comentarios:

Pilar dijo...

Buenisimo, me he reido un monton! Ya estoy esperando la segunda parte...! porque habra segunda claro...esto promete.
Saludos.

Cata dijo...

:)
Y el gato orondo resulto ser san valentin o ¿cupido? reencarnado...

Anónimo dijo...

Los gatos son seres mágicos, que le pregunten a Sanchez Dragó.

monttse dijo...

jajaajajaj

Que sentimentales los dos ^_^, que majetes.

Y la nota final de la chica ha sido un puntazo!

Anónimo dijo...

¿Aún ocurren cosas así en el mundo?
eso es lo que me pregunto.

Anónimo dijo...

¿La segunda parte?

Anónimo dijo...

Es el telefono autentico de la chica????

que frivolidad....

Señorfrodo

Juanca dijo...

No tengo ni idea de como he llegado a este Blog, no me acuerdo ni lo que buscaba en Google, pero ahora ya lo tengo en Favoritos y estoy desando saber la segunda parte de la historia esta!

Mister Floppy dijo...

Los gatos pueden ser lo que quieran ser Cata! GS

Mister Floppy dijo...

Gracias Pilar, Monttse y Juanca.

Silvia dijo...

Más de una vez nos hemos engatusado con alguien al que jamás hemos entregado una nota ni tan siquiera en blanco.

saludos

Publicar un comentario