Fútbol y deporte

gerd muller futbol y deporte en islandia
"Goooooool" grita la muchedumbre en el Sports bar de Austurtraeti, el lugar perfecto para reunirse y apoyar a tu equipo, algo que en Reykjavík equivale a que sea inglés.

Cada ciudadano de Islandia tiene un centímetro del corazón hipotecado a un conjunto británico, los otros nueve lo están a Icesave.

"¿Quién está jugando?" pregunté a Biggi

"El Liverpool y el Olympique, necesitamos ganar como sea"

Alguien dijo "el deporte es la guerra en el tiempo de paz".

Era cierto.

Más allá de cualquier consideración estética solo se trataba de un acuerdo social para dar importancia a acciones que no la tenían.

"Gooooooooooooooooooooooooooooool.................en el último minuto, el cabezazo llevó el esférico entre los tres palos" podría gritar alguien para generar abrazos entre desconocidos que en otra situación llevarían a la vergüenza y el oprobio.

No me jodas, ¿si? ¿ la pelota ha acabado en la red? ¿he de ir a bañarme a una fuente repleta de personas que han de compartir su felicidad y mostrarla a todos blandiendo banderas y escudos?
¿Debo pertrecharme con el uniforme del soldado de infantería curtido en las batallas de los bares y los descansos del café y el pitillo?

"Sí, sí.... el balón ha entrado, es un momento histórico, once personas residentes en Madrid o Milán han introducido un balón de piel en un rectángulo de bordes metálicos más veces que otras once que viven en Munich o Manchester....¿No es maravilloso? ¿No deberías ir a remojar tu polla incandescente y psicótica en cerveza?

"Es el momento más feliz de mi vida" exclamará algún anónimo enajenado antes de corregir mintiendo "es el momento más feliz de mi vida exceptuando la noche que nacieron mis gemelas"

Pero una ocasión trascendental, un estallido de jolgorio auténtico, solo puede ser genuino si la derrota equivale a una debacle.
No hay verdaderos ganadores sin grandes vencidos, no puede haber finales de cine en los que todo el mundo sea feliz. La existencia es competición.

Yo no podía sentir ninguna de las dos cosas, esa es la manera en que la vida premia y tortura a la indiferencia.

Algún perturbado, fan del grupo de 11 personas de su ciudad que se dedican a patear entre los postes un balón de piel, dará un navajazo a su vecino en la cafetería en la que coinciden llevado por la ofuscación y la vergüenza de su Tratado de Versalles personal, ese que le obliga a fingir una sonrisa cada vez que alguien se mofa de su ejército impar.

Es la familia del reponedor, el ejecutivo y el chapero, la mara del tipo de clase media.

Son lágrimas, desazón, abrazos, gritos, cánticos, ira, violencia y éxtasis.

El deporte solo era la forma de competir, de socializar, de mantener la tiranía del "nosotros" y del "ellos", de tener un tema de conversación con el jefe o de aplacar un silencio en el ascensor.

Ofrecía, al fin y al cabo, el modo de pasar a la posteridad evitando genocidios.

El sumarse a un ejercito heroico con el que conquistar el mundo.

10 comentarios:

Julián dijo...

Solo me gusta ver a la selección española.

Muchas veces pienso que debería gustarme el fútbol, debería amarlo, y poder entrar en todas las conversaciones futbolísticas, que serán el 60% o más de las conversaciones que se dan en el trabajo, pero claro... cuando te preguntan, oye tu que eres de España, Real Madrid o Barca?... suelo decir, estooo.. Real Madrid?

pues el último fichaje de .... blablabla... y que opinas del jugador...? al final siempre acaba en mi cabeza, ni lo se, ni me importa,

asi que ya ni me meto en conversaciones de fútbol. aunque sea una de las únicas cosas que se habla en el trabajo, paso

monttse dijo...

Una vez sufrí esa euforia futbolística... marcamos 12 goles a malta y yo era una adoleslcente que sentía mia la victoria :) Recuerdo que me cambié de camiseta varias veces y que no se por qué rara razón me puse una mini con volantitos encima de los leggins y me puse a saltar como poseida.

Confieso que soy del Barsa desde Cruiff (entrenador).

Siempre he mantenido mi afición discretamente primero porque en andalucía ser del Barsa se asocia a ser nacionalista catalana ... y segundo porque paso de discusiones esteriles.

En el Madrid hay grandes jugadores tb, pero me gusta que pierda, que farem :)

....ya me estoy arrepintiendo de esta confesión...

Mister Floppy dijo...

Julián, esa es una gran verdad, el fútbol a veces parece ser el tema que ha de garantizar una conversación, es como el clima.

Montse, como en Islandia, del Barça como los islandeses.

Anita dijo...

Si realmente piensas que eso es el futbol...es que no sabes de lo que hablas...futbol puede ser baloncesto, puede ser Nadal o Alonso, puede ser un Karparov...
Cuando gana tu equipo te sientes como cuando vas a ver tu grupo de musica favorito. Excitacion...
Excitacion es lo que hace la vida mas alegre, mas llena de sustancia,te da adrenalina...
Apoyar a un equipo de futbol es involucrarte sentimentalmente, pero te involucras por diversion y expectacion. Que hayan energumenos no significa que todo el mundo sea asi...
No se cuantos momentos de felicidad habras tenido...pero no solo con las victorias de futbol te dan ganas de abrazar a la gente, si no con muchos momentos de felicidad extrema que tengas en tu vida.
Te apetece transmitir corporalmente ese chute de serotonina que desprende tu cuerpo, se llaman reacciones quimicas y humanas...
"El problema de no encontrar la felicidad es que nos olvidamos de buscarla en las cosas pequenyas"

Mister Floppy dijo...

Lo que quiero decir es que el fútbol es solo un acuerdo social para dar importancia a algo que no lo es, de hecho en USA no interesa para nada.
Lo mismo que ocurre aquí con el Baseball, nadie se abraza en la castellana porque los Yankees ganen las series mundiales.

Mister Floppy dijo...

Por cierto, me gustan la mayoría de deportes.

Rachael dijo...

Los romamos proporcionaban al pueblo "Pan y Circo" para tener a la muchedumbre controlada. Hoy nos dan "futbol y mas fútbol"

Los telediarios se han convertido en un programa de deportes (95% fútbol) con unas cuantas noticias de interés general al principio. De hecho el presentador que habla sobre los deportes ya aparece al principio del informativo; de tal manera que mientras te narran como un terremoto ha causado 800 muertos en La India, el de los deportes te da a continuación la terrible noticia de que Raúl no podrá jugar el próximo partido.

Hay gente que no llora jamás, ni siquiera cuando fallece un familiar..., y sin embargo llora desconsolado porque ha perdido su equipo.¡Increible!

Anónimo dijo...

Respecto a la entrada del buen samaritano:

El servicio de "start" lo realizan los taxistas, por lo menos, desde que llevo aquí(9 años) luego pagas las 1500 y todos contentos es algo NORMAL. Me parece estupendo que puedas llamar a alguien si te encuentras en ese apuro, te está vendiendo un conocimiento y un servicio joder! no me parece raro, lo raro es que llevando tanto en Islandia como dices aún no lo sepas y más raro (por decir algo suave) me parece que TÚ no le pagues a una persona por realizar su trabajo! Tú estas provocando esa discriminación de la que te quejas (que yo por cierto, no siento)
Te recomiendo que bajes de tu pedestal y MIRES a tu alrededor con más humildad, tal vez descubras Islandia.
Saludos.

Mister Floppy dijo...

Tal vez el servicio "start" sea realizado por los taxis, lo que es seguro es que ni es algo normal a nivel internacional ni es algo conocido en la comunidad expat en Islandia (nadie del círculo del que esto escribe había oído hablar de algo así, ni siquiera algún islandés)
En este blog nunca se ha afirmado (en más de 100 entradas) que Islandia sea un país con problemas de discriminación, ni siquiera que el que lo escribe (salvo en dos ocasiones) se sienta de esa manera, de hecho en los comentarios a esa entrada se afirma literalmente "En Islandia el problema no es la discriminación".

Respecto a conocer la "verdadera" islandia, este blog no pretende saber la verdad, signifique lo que signifique eso, este blog solo es la visión personal de un residente extranjero en Islandia, probablemente tan equivocada como la que más.

En este blog se muestran aspectos positivos y negativos, la cara y la cruz de del país con la subjetividad del que emite esas opiniones.

Si la "verdadera" Islandia es la de "La buena vida" de John Carlin el lector de esta bitácora debería ceñirse a ese artículo dado que no va a encontrar ese punto de vista aquí.

Un saludo.

ClaveDeSol dijo...

Si te ofreces a hacer un favor, no puedes cobrar por ello.

Es como aquel que pide un cigarro por la calle y quien se lo ofrece, le pide que se lo pague después de encendérselo. Igual de absurdo, con la diferencia de que quien pide el cigarro tiene la posibilidad de ir a cualquier estanco.

Publicar un comentario