La Navidad como tregua

feliz navidad"¿Cuánto tardarías en colocarme la calefacción?" dijo Luis mientras se tapaba el oído derecho.

"Alrededor de una semana, tal vez dos"

"Pero me hace falta ya, la necesito antes del día 25"

"Si tienes prisa puedo colocarte uno de los aparatos que tenemos de exposición en la tienda y te lo instalo cuando cierre, eso si, sería de noche en horas extras"

"¿Y el precio?"

"Te lo digo en un segundo, voy a consultar el catálogo..... para la potencia que tú necesitas y en modelo inverter....1.500 euros"

"Joder....¿1.500? ¿Tú has oído hablar de la crisis?"

"Te estoy haciendo un 20% de descuento"

"¿Un 20% de descuento...? bueno... pero has de venir antes del 25 a instalarlo"

"Descuida, te lo montaré yo mismo"

"Bueno, tienes mi número llámame dos o tres horas antes de venir para acá" exclamó Luis antes de despedirse.

Me puse a mirarle.

"No deberías haber dicho primero que tenías prisa" señalé tras verlo colgar.

"¿Por qué?"

"Porque te puede añadir un sobreprecio, hubiera sido mejor que le preguntases el coste nada más llamarle y luego tratar de ajustarlo"

"No me líes Dashiell, hace un frío del carajo y me urge que pongan la calefacción"

"Tú siempre abonas todo inmediatamente, él hubiera venido antes del 25 de todas formas si supiese que le ibas a pagar más de mil euros en efectivo... el idioma del dinero lo entiende cualquiera, sobre todo cuando se necesita"

Luis hizo un gesto de enojo.

"Mira, no me importa, me da igual si pago 100 euros de más, no quiero oírlo...es Navidad"

Es Navidad....

El día de la tregua a la competición constante, el asilo en sagrado del que huye, la metamorfosis de la ciudad que deviene iglesia y de la iglesia que se transforma en bazar. Es la dicha, la paz del ruego aparcando el mazo antes de que el 26 se arme la de Dios es Cristo.

La Navidad como isla.

La Navidad como isla que detenga el mundo para que todo vuelva a ser como antes.

Por un día reduces el odio, haces desaparecer la ignominia, dejas de competir por una mujer, un hombre o un trabajo, besas a tus padres y a tus mayores sin aceptar las disputas e hipotecas las rencillas para no cobrarlas a tocateja. No hay ninguna empleada de recursos humanos pidiéndote que nombres tres de tus defectos y que finja paternalismo ante las respuestas, no hay presión el día de Jesús, el día del armisticio, a sabiendas de que en esta guerra aquí paz y después gloria.

Solo tratas de limpiar tu alma sin barrer para casa.

Tratas de recibir a un Dios que tal vez no exista.

Y deseas suerte entre abrazos de reencuentro, niños con sonrisas sinceras y conversaciones para rememorar el pasado.

"¿Te acuerdas Dashiell?"

"Me acuerdo... Feliz Navidad"

La auctoritas y el sentido de la vida

el sentido de la vida"¿Dashiell?" Preguntó la profesora mientras estiraba el cuello para buscar mi posición.

Alcé la mano.

Tras ubicarme con los ojos volvió la mirada al papel y siguió leyendo.

"Has sacado un nueve..." hizo una pausa y comenzó a contar las cruces de mi columna "pero debes 21, 22, 23....debes 23 ejercicios...y cada uno te resta 0'25...además te puse 3 faltas negativas por mal comportamiento en los últimos dos meses así que tu nota debería ser 9.... menos 4'75 por tu holgazanaría y lo que te reste por tu actitud."

Hice el cálculo mental del resultado, también ella.

"Aún así no puedo suspenderte con la calificación que has obtenido en el examen.
Estás aprobado con la nota mínima, un 5, y debes entregarme los ejercicios que no has hecho durante esta evaluación, si no los resuelves volveré a penalizarte en la siguiente"

Cuando terminó la clase la profesora me hizo esperar.

"Dashiell, quiero que le des esta notificación a tus padres y que me la traigas firmada"

Cogí el papel y lo leí de un vistazo.

"Su hijo no colabora, tiene una actitud rebelde y no realiza los ejercicios que se le encomiendan"

Cada evaluación se repetía el mismo proceso, veía mi resultado menguar como el sueldo de un islandés tras los impuestos y arrastraba para la siguiente una penalización de trabajo extra por todo el que no había entregado.

Llegó el momento en que ni siquiera hubiera podido devolver los intereses de esa deuda argentinizada.

Y el global crecía y crecía clase a clase en el momento de resolver los deberes, ese en el que la profesora pasaba lista anotando al mismo tiempo cada dato con la exactitud y el cuidado de un usurero.
la auctoritas y ciceron
"Marta, ¿Has hecho el problema número 1?"

"Sí"

"Raquel, ¿Y tú?

"Sí"

"Álex"

"También señorita"

"Dashiell"

"No"

Cómo era una oveja negra de nada valía tratar de resolver los trabajos mientras se enunciaba su resolución, la profesora pedía inmediatamente que le enseñase el cuaderno para comprobar que había trabajado en casa.

"Dashiell, hoy te vas a quedar aquí cuando todos se vayan y vas a acabar los ejericios"

Cuando terminó la clase permanecí en mi pupitre rellenando el cuaderno con los deberes, era algo insoportable, tedioso. Aprovechando que la profesora había salido para hacer una pausa me dirigí a la mesa de uno de los alumnos que siempre entregaba lo exigido y agarré su libreta para copiarlos a toda velocidad.

Estaban en blanco.

Estaban en blanco y la maestra había aceptado su palabra sin hacer ninguna comprobación.

Ese día aprendí el valor de la auctoritas.

La auctoritas no es más que la legitimación y el peso que se desprenden de los actos y opiniones de una persona o institución que goza del respeto moral por parte del conjunto de individuos en el que se encuadra.

Cuando se está en posesión de la auctoritas lo que se dice deviene importante no solo por su contenido si no por la categoría del emisor.

"El Premio Nóbel de economia americano Paul Samuelson afirma que"
"El respetado escritor José Saramago considera a la sociedad moderna como"
"Alfredo Di Estefano piensa en"

Y la auctoritas se extiende hasta extremos insospechados que suponen un claro indicador de la evolución tecnológica y moral de la sociedad.

"Anunciado en televisión" ergo ese objeto ha de ser, necesariamente, de una calidad excepcional dado que el rectángulo de imágenes disfruta de un nivel de legitimación ética incontestable que otorga la presunción de verdad.

La auctoritas lo invade todo hasta el punto de inundar la economía, la política y el mundo de lo artístico, en este último caso, y tras la explosión cultural de las vanguardias, acaba siendo algo más relevante que las obras en sí.

En el Quattrocento un pintor renacentista alcanzaba auctoritas gracias a su habilidad con los colores y el dibujo para crear un mundo verosímil sobre el lienzo de forma que un espectador pudiese comprobar su pericia representando la realidad o recreando mundos inexistentes con coherencia interna.

A partir del siglo XX se da un vuelco a la situación, el espectador no puede juzgar si una obra de Tapies o Barceló es basura dado que son artistas "a priori" y se traslada el problema de la calificación al espectador.
No es que el cuadro sea pésimo si no que la persona que piensa así "no entiende", carece de los atributos para juzgar a alguien que está por encima de él.

"¿Quién es un ciudadano, ese número de entre la masa, para poner en duda el talento de Jackson Pollock, el cine de Manoel de Oliveira, las decisiones económicas de Allan Greenspan o la culpabilidad de una monja lesbiana y viva la virgen que ya condenó la televisión?"

El Oraculo de Delfos, fabricado en China en lugar de en Grecia , lo ha dicho, la película tiene una calificación de 5 estrellas aunque la incultura de la sociedad la va a empujar al horario de madrugada.

¿Y no fue Zapatero el responsable del 11M? ¿No descubrió el director de El Mundo tras pasearse como Pedro por su casa por el sumario de los atentados que ETA fue la responsable de las deflagraciones? ¿No dijo Coelho que el sentido de la vida estaba en tí a pesar de que siempre creíste que era 42?

Tú, oveja negra sin auctoritas, con un PageRank vital de 0, no eres nadie.

No soy nadie.

Le debo 23 ejercicios a la vida y ella nunca perdona una deuda.

Consecuencias políticas de la crisis islandesa

david oddsson y la crisis islandesaPocos meses después de las elecciones las encuestas volvieron a encaramar al primer puesto en intención de voto al Partido de la Independencia, el mismo que con sus desastrosas decisiones y su política de compadreo había arruinado al país.

La vida siempre pone a examen a la capacidad de sorpresa, aun así semanas más tarde se acabaría añadiendo escarnio a la vergüenza en un "más difícil todavía" de proporciones inverosímiles:

Davíð Oddsson, el ex director del Banco central islandés y antiguo Primer ministro, era nombrado editor jefe de Morgunbladið, el periódico más influyente del país.

Dado el escaso número de medios y la concentración de estos la decisión se traducía en algo terriblemente grave: los causantes del colapso económico y de la ruina de miles de familias controlarían la información que iba a llegar a los lectores.

Vivir para ver, la historia convertida en un editorial.

Canal Sur, La Cope, Foxnews, El País, Liberation.... pobre de aquel que base su visión del mundo en las directrices interesadas de aquellos que solo aspiran a controlarle.

Anexo:

Propiedad intelectual y piratería, caso cerrado.

pirateria en la musicaLa industria basada en la información se enfrenta al mayor reto de su historia, un desafío clave que amenaza con pasar su existencia por la quilla del galeón pirata sobre el que navega el intercambio de archivos.

En ese estado de cosas los productores de contenidos presionan a los diferentes gobiernos a nivel internacional para que adopten medidas a fin de dificultar los servicios peer to peer y el streaming mediante los que los corsarios acceden a sus obras de forma gratuita causándoles pérdidas devastadoras.

Los políticos, esos malabaristas de circo, se ven ante una disyuntiva sin posibilidad de éxito:
Por un lado reciben presiones para satisfacer las demandas de los autores, en muchos casos afines a su propia ideología y que han colaborado publicitariamente en su elección y por otra a las peticiones generales de los votantes que ya han interiorizado como un derecho la gratuitidad de la cultura.

Que el propio interés está por encima de la ideología es algo que se constata al analizar la evolución de las diferentes partes en el conflicto: músicos autocatalogados como marxistas defendiendo la propiedad privada, su propiedad privada, como auténticos presidentes de una patronal de empresarios y personas corrientes y molientes atacándoles como a los mayores hijos de puta del país cuando antaño les adoraban.

Se es de derechas con el dinero propio y de izquierdas con el de los demás.

Esos mismos ciudadanos que justifican las descargas ilegales atendiendo a las más peregrinas razones (alto precio de la música, tiranía de las productoras, etc...) le partirían la cara al primero que se atreviese a robarles una barra de pan argumentando que su coste es excesivo.

Pero es imposible amurallar el oceano sobre el que se navega aunque en una decisión sin precedentes y ejecutando un triple mortal sin red para amordazarla el gobierno pretenda introducir la censura a través de un anteproyecto de ley de economía sostenible que no se tiene en pie.

Esa es la manera en la que unos políticos mediocres se enfrentan a un cruce de caminos: campo a través y tirándose al monte, cerrando páginas web sin autorización judicial y cortándo el servicio a los infractores como en una república bananera.

No va a ocurrir.
ramoncin sgae
No lo hará porque el principal problema de la industria de la información no es la piratería, la piratería solo es la consecuencia de una evolución tecnológica que elimina los soportes físicos y al desaparecer estos, necesariamente, lo van a hacer la mayoría de intermediarios.

Negar ese hecho sería como creer que la industria de las lamparas de aceite podía sobrevivir ante el ímpetu de la electricidad.

El problema no es la piratería, el problema es que la piratería ofrece un mejor producto que los distribuidores.
¿No son el CD, el DVD, el Blue Ray e incluso el periódico tradicional así como el resto de soportes físicos algo obsoleto? ¿Quién adquiere un Discman o un Walkman hoy en día? ¿No son los lectores de libros digitales los electrodomésticos de mayor explosión en ventas? ¿No son los MP3 players el estandard utilizado para escuchar música? ¿No es la rapidez en el disfrute un valor añadido frente a las esperas interminables del canal de distribución y los detallistas?

El verdadero problema de la industria es que ofrece un producto de peor calidad y que a nadie interesa frente a otro gratuíto, inmediato y que se ajusta al hardware que todos utilizan.

El verdadero problema de esa industria de ciegos es que intenta iluminarnos con lámparas de aceite en un mundo dominado por la electricidad.

Ninguna ley puede salvar su futuro.

Ninguna ley puede salvar un barco a la deriva del abordaje.

"No a la crisis"

no a la crisisMe levanté pronto para comprobar si Dios iba a ayudarme.

Lo hizo. A través de los periódicos digitales en Internet, los mismos que acusan a alguien de ser homosexual equiparándolo a un delito o cuelgan la etiqueta de homicida y pederasta a un veinteañero friegaplatos que nunca rompió uno.

"No a la crisis", ese era el lema balbuceante alrededor del cual protestaban los ciudadanos en las fotografías de una manifestación sevillana del Partido Comunista, los Sindicatos y las asociaciones de jornaleros.

"Por una salida de izquierdas a la recesión", no dejaba de ser anecdótico que todos esos piquetes representantes de los más necesitados prefiriesen mantener a un cuarto de la masa laboral en el paro a que se tomasen las medidas necesarias para reducir el desempleo.

Preferían garantizar el trabajo a las condiciones necesarias para que se crease, al ser lo primero imposible, se aspiraba a endulzar el desastre con prestaciones, ayudas y todo una serie de limosnas estatales con fecha de caducidad.

Esa era la forma de ser católico y ateo al mismo tiempo, de reivindicar a Max Weber.

Preferían convertir a cada empleado en funcionario y catalogar a cada inversor como alguien que explota a sus semejantes.

"No a la crisis", el dadaísmo corría a tumba abierta por el cementerio económico del país a golpe de charanga silbato y embotellamiento. Mucho ruído de recesión para tan pocas nueces de ideas en medio de una tempestad antishakespeariana sin futuro Próspero ni Ariel.

26% de paro en Andalucía y Canarias, 25% en Extremadura, 21% en Baleares, la lista continuaba por todo el sur de España y la costa de levante, ese cielo enladrillado de promesas y podrido por el trabalenguas autonómico de la corrupción urbanística.

Gracias a los periódicos comprendí el verdadero problema de España, un problema que iba más allá del simple nepotismo de Islandia.

¿Quién tendría el valor de enfrentarse a las protestas sociales, de introducir una tasa por cada vez que se pisa un centro médico, de flexibilizar el mercado de trabajo, de suspender las ayudas al carbón, de despolitizar las Cajas de Ahorros, de en definitiva, convertir el país en un lugar menos anquilosado y más dinámico?

Nadie.

Y hasta entonces:

"¡No a la crisis.... no a la fuerza de la gravedad y.... qué coño...no a la segunda ley de la termodinámica!"