"No me toques los cojones"

no me toques los cojones jesus gil canedaVivir en el extranjero aporta una dosis de adrenalina directa a la mente, volver significa entrar en un estado de abstinencia donde el tedio causa un vacío que entumece el estómago y los huesos.

Todo va despacio, a cámara lenta, como en la serie de gotas que se desgajan del acero de un grifo......

Son las vidas de los demás consumiéndose contra el marmol.

También la mía....

"Es tu turno"

"¿Perdón?" pregunté volviendo en mí, unos labios se movían pero yo no escuchaba ningún sonido.

La veinteañera se miró desganada las manos.

"Te toca ahora, ¿Vienes a pasar el examen psicotécnico?" dijo con un tono de voz con el que no podía ocultar su enfado ante los segundos perdidos.

"Sí" exclamé poniendo en el bungalow de mi cara el cartel de "Cuidado con el perro"

"¿Vas a querer que tramitemos también el papeleo para la renovación del permiso de conducir?"

"Depende ¿Cuánto cuesta?"

"Lo mismo que si lo gestionas en la comisaría, 22 euros"

"De acuerdo"

"Bien, entonces dame tu actual carnet y dos fotografías"

Le dí lo pedido, la chica lo ojeó y de inmediato se puso a negar con la cabeza.

"¿Sabes que tu documento está caducado?"

"Lo sé"

"¿Y qué pueden multarte?"

"Sí" dije conteniendo un "¿Y a ti qué coño te importa?"

"¿Y por qué no has venido a renovarlo antes?" añadió.

La capacidad de los ciudadanos españoles para meterse en asuntos que no eran los suyos me producía alergia.

"Porque acabo de venir de Islandia" dije tratando de zanjar la conversación.

La recepcionista cambió su cara de inmediato.

"¿De Islandia? si que te has ido lejos a vivir, pero tiene que ser muy bonito, mi cuñada estuvo el verano pasado allí y dice que es una preciosidad, ¿En qué parte de Islandia vives?"

"Vivo en "no-me-hinches-las-pelotas-petarda-y-hazme-pasar-de-una-puta-vez" pensé de nuevo aunque puse una sonrisa ingenua y exclamé:


"En el centro, en un pueblo que se llama Bollocksfjördur"

La niñata que minutos antes tenía tanta prisa estaba recreándose y causando una cola, ahora le daba lo mismo tres que noventa.

"Ahh... no, ella no estuvo por allí, ella estuvo en la capital, en Helsinki"

Mis ojos se abrieron más.

"¿Está el Bolosfjordu cerca de Helsinki?"

"No, queda un poco lejos"

"Ya bueno, lo que es seguro es que allí hará mucho frío, ¿quizás 30 o 40 bajo cero?"

"60" dije con los cojones avinagrados "En invierno llegamos a picos de 60"

"¿60? ¿Y te gusta vivir allí? yo me moriría de frío"

Al escuchar el comentario un cincuentón de la cola tuvo que decir "esta boca es mía".

"¿Vives fuera? a mi hay un programa que me encanta aunque tú no podrás verlo claro está, se titula "Españoles por el mundo"

"No-me-digas-capullo-¿en-serio?" pensé aunque luego dije "¿Ah sí? ¿De qué va?"

"Pues es como un documental con emigrantes españoles que te enseñan los países, la forma en la que viven........fuera es que están muy adelantados...eso sí, a mi no me saques de España...pero menudas casas y menudos sueldos tiene la gente en el norte de Europa"

"Ya, pero el frío.... eso no hay dinero que lo valga" intervino la recepcionista" yo no podría vivir a 60 grados bajo cero... aunque hay gente para todo...en el telediario salieron unos científicos en la Antartida y esos estarán allí a 250 o 300"

La miré anodado, solo esperaba que en el Polo Sur existiera el cero absoluto, al menos para que las partículas de su lengua dejasen de moverse si era enviada allí.

"Pues dile a tus padres que te graben el programa de "Españoles por el mundo" que está muy bien" ya verás te enseñarán mucho" intervino de nuevo el hombre.

"Gracias, lo tendré en cuenta" dije aunque por dentro pensaba "Pues-yo-creo-que-el-director-de-ese-bodrio-no-podría-enseñarme-ni-el agujero-del-culo-aunque-su-vida-dependiese-de ello-mira-tú-por-donde-inútil"

"Oye...." dijo la recepcionista buscando mis datos en el documento ".... ya puedes pasar"

"Ok, gracias"

Me midieron la presión sanguinea, comprobaron mi capacidad de audición, la vista y la manera en la que reaccionaba ante los objetos en movimiento.

Unos minutos después salí de la clínica con un documento provisional para conducir.

Los estudiantes de intercambio, los ejecutivos enviados por sus empresas, los emprendedores, incluso algún aventurero, todos acababan enfrentándose a la ausencia de estímulo que supone la vuelta a casa.

Al no sentirse de un lugar o de otro.

Sabía que la excitación no la causaba Reykjavík, a pesar de todos sus aspectos positivos era un lugar con pocas opciones, un sitio perfecto para tener una existencia tranquila o vivir un semestre enloquecido como Erasmus pero que, fuera de ello, podría acabar en un terrible hastío, el que escuchaba de viva voz de aquellos extranjeros con ocho o diez años en el país.

La adrenalina la otorgaba la aventura, lo desconocido, la velocidad imparable de cada acto...

Todo aquello que consigue que tus ojos se ausenten...perdiendo de vista el desgajar de las gotas...contra el mármol.

Perdiendo de vista la imagen de tu propia vida consumiéndose.

18 comentarios:

Manolo dijo...

Yo creo que la mayor parte de la naúsea que siento a veces cuando voy a mi soleado país es por la presión social brutal hacia la mediocridad. Aquí es el tipo de cosa que o bien ignoro, o creo que como extranjero estoy en cierto sentido exento.

Por poner un ejemplo, cuando tenía unos 17 años iba leyendo una revista de ordernadores americana en inglés en el autobús y había un chaval (que en Inglaterra hubiera sido un "chav") que me increpaba al darse cuenta de lo que leía.

Saludos

Xabi dijo...

Cada post me saca una sonrisa, y me da un motivo para la esperanza, para pensar que no soy el único, y que sé que debo volver a irme. Cuanto antes.

Gracias.

Anónimo dijo...

Te entiendo, pero no creas que esa adrenalina durará siempre, llegará un momento que te canses de las mudanzas, de empezar de cero en un sitio diferente y de darte cuenta que lo que antes era una aventura se convierte en rutina.

Yo tengo la suerte de no depender de un trabajo para conseguir un sueldo a final de mes, lo cual me permite aprender lo que quiero y hacer proyectos que nada tienen que ver con el anterior, porque ahora mismo si tuviera un trabajo estable donde todos los días tuviera que hacer lo mismo lo llevaría bastante mal.

Recuerdo cuando un día en la universidad un amigo me soltó: "Me gustaría ser fresador". Después de reirme un rato le dije si se le había ido la cabeza y me respondió con una pregunta: "¿tú de verdad te imaginas toda una vida programando? Tiene que ser deprimente."
En ese momento no me lo tomé como nada más que una reflexión de alguien que llevaba una semana de estrés, pero con el tiempo me di cuenta que la única manera de combatir ese tedio es intentar hacer siempre cosas nuevas, y eso no implica cambiar cada poco de ciudad o de país.

SergioMZ dijo...

Te entiendo. He vivido toda mi vida en España, aunque tengo la suerte que al menos una vez al año desde hace cuatro o cinco salgo unos días para, cómo digo yo, desintoxicarme.

Y lo mismo que dice Manolo. Voy a cumplir 17 en un par de semanas, y cuando estás en un sitio público, lees algo en inglés, o algo medio raro, y si no te increpan se te quedan mirando como si fueses el bicho más raro del mundo, y si van en grupo empiezan a hablar de ti (volumen ideal para poner la excusa de que no les oigo pero que les oigo perfectamente).

Incluso gente de la familia y amigos, cuando explicas esa "descarga de adrenalina" típica de estar fuera, y te aburre el estar dentro, te pueden llegar a "rechazar" por pensar así de nuestro "gran" país. No respetan tus decisiones, y se meten todo lo que quieren y más (todos, como confabulados) para intentar que cambies de opinión.
Conmigo no lo van a conseguir.

Por desgracia, conozco muchos casos (demasiados) en los que sí lo han conseguido.

Dashiell dijo...

Manolo, es curioso, o tal vez no, que en España un emprendedor sea equiparado a lo más rastrero y se fomente el funcionarado como meta vital

Dashiell dijo...

Xabi, gracias por el mensaje.

Anónimo, tal vez, aunque eso habría que preguntárselo a aquellos que viven muchos años en el extranjero, si les compensa y si se plantean volver una vez el nuevo lugar se convierte en más de lo mismo, aunque en algún momento más de lo mismo es lo que se pretenda alcanzar.

SergioMZ, el meterse en los asuntos de los demás viene derivado de la cultura de grupo y la falta de independencia económica.

monttse dijo...

En la Antartida a 200 o 300 grados bajo cero...jaaajajaj por lo menos!

Que risa me ha dao.

En fin, la gente se mete mucho en la vida de los demás aquí, y eso no pasa fuera aunque ellos crean que "pasa en todas partes".

Te puedes imaginar las preguntas sobre Groen ;)

Yo misma no sabia donde me metia hasta que no estube allí, así que hago como tu, me muerdo la boca mas por comprensión que por educación.

Que conste que a mi "el programa" me gusta, me entretiene, aunque no lo veo hace semanas. Pero no es un documental de como es la vida fuera sino un programa de turismo&entretenimiento.

Welcome back a Ejjpaña.

ClaveDeSol dijo...

Esta entrada me ha recordado a una reciente conversación con una compañera griega. Siempre me llama la atención gente que viene de fuera o ha viajado mucho. Al no disimular mi admiración, me dijo: "no te equivoques, mi vida es tan rutinaria y gris como la de cualquier español. Llevo muchos años aquí y también echo pestes de España como vosotros."


Quiero pensar que esto sólo era el resultado de un duro día de trabajo. Alguien con vivencias tan interesantes nunca se acercará al color gris. Todos nos haremos viejos, pero sólo unos pocos conseguirán el honor de convertirse en viejas glorias.

En cualquier caso, todo son etapas y cada uno decide cuándo le ha de llegar la suya.

Anónimo dijo...

Me has hecho sonreir al sentirme reflejada cada vez que debo volver a "nuestro" ignorante país.

Pilar dijo...

Bollocksfjördur...muy bueno!!!!. La entrada me ha hecho reir un buen rato. Veo que sigues en plena forma. Spain is different, y en temas de tramites oficiales, es increible!

Mexiñol dijo...

Jo, no pensé que en España pudiera haber tanta ignorancia, eso de llevar tanto tiempo fuera... y eso que vivo en un país de ignorantes que, sin embargo, poco a poco está dejando de serlo. Pero por lo visto España va p´atrás... 300 bajo cero... O_o

Kenneth Figuerola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kenn dijo...

Muy buen post !! me ha sacado una buena sonrisa, sobretodo con lo de Bollocksfjördur.

Estoy completamente de acuerdo con lo que comentas, aquí la gente parece que no tenga vida propia, que para sentirse realizada tenga de meterse en la vida de los demás y dar su opinión, y ojo, su opinión es la que cuenta, no la tuya !!

Ya lo comenté hace meses en otro post, estoy preparando mí ' mudanza ' a tierras noruegas, concretamente para Junio, y me he tenido de oir de todo: Noruega? però si ahí hace frio !!,siempre es de noche.. es un pais pobre... aquí tienes trabajo, como vas a irte ?...blablabla....es triste, pero parece que la gente sea feliz metiendose en la vida de los demás, cuando la inmensa mayoria tienen una vida mediocre.

DESTRUCTOR dijo...

Pero hombre, no seas borde con el personal. Lo de vivir fuera da muchísimo de si la hora de camelarse a las nenas. Imagínate, ¨picos de 60 bajo cero¨, esa mentira se puede aprovechar que no veas...

Un saludo!!

ClaveDeSol dijo...

Fuuuuuuuuuuuuuuuu dos horas de cola para entregar la solicitud de una beca......... No veas lo que me he acordado de esta entrada esta mañana!!!

Arriba la eficacia administrativa apañola!!!!!

Y por cierto, el personal de correos aquí, tampoco tiene desperdicio... Para liarse a tiros con todos... Perder la paciencia, es poco.

The flying penguin dijo...

Hola, esta entrada me ha sido muy familiar. LLegue a España hace un mes.
Como anecdota dire que a un amigo de mi tio que tiene una empresa un becario le dijo que tenia un amigo que trabajaba mucho en Africa. Efectivamente, era yo pero en mi vida habia hablado con ese becario. Como dices Dashiell y Manolo, cultura de grupo mezclado con mediocridad.
Suerte para tu nueva vida, yo poco a poco voy progresando y readaptandome jeje...

silvia dijo...

Hoy en un bar: 4 españoles y un belga que vive en españa desde hace unos 3 años. Españoles: "vaya país, blabalaalblablab... mediocres".

El belga: "por favor, hablais pestes de la gente de vuestro propio país, si vosotros mismos no os otorgais un voto de confianza, quién la va a hacer? ¿conseguiréis algo así?"

Britait dijo...

Se a lo que te refieres con eso de la adrenalina. Es constante, nunca te abandona, ni siquiera cuando duermes. Haces cosas que nunca has hecho ni que se te ocurririan en casa. Sientes que tienes que vivir la vida y no limitarte a vegetar y subsistir como hacemos todos.

Cuando vuelves a esta parte del mundo que es nuestra, pues sientes que todo va a camara lenta, que la gente vive vidas de carton, que la vida está ahí fuera, y que todo esto donde has vivido siempre es solo un teatrillo barato de carton-piedra que tenemos montados los españoles para poder decir que nuestra vida tiene sentido.

Y aun asi, llegas a acostumbrarte de nuevo a esto. A la crispación política, a las dos Españas, a los telediarios con reportajes deportivos mas largos que el resto del informativo, al gilipollas de turno que se hace popular con alguna tonteria durante unos meses y del que luego nadie se acuerda, a las conversaciones huecas con tus amigos y conocidos... Incluso llegas a acostumbrarte al olor corporal de los españoles, porque no lo notas hasta que te llevas meses fuera, los españoles olemos mal.

No pelees tanto con el resto del mundo tio. Librate de algo de esa amargura que llevas dentro y vivirás mejor.

Saludo.

Publicar un comentario