Incompatible

"Te quiero"

Esas fueron las primeras palabras que oí salir de su boca después de quedarnos solos.

Una frase concisa y directa.

La clase de comentario que uno no espera oír de la boca de otro hombre.

Hay una especie de liturgia a la hora de declararse: labios temblorosos, miradas nerviosas que suben desde los zapatos hasta las pupilas opuestas y el discurso deslavazado antes de la pregunta final.

En ese momento supe la razón que le había empujado a beber esa noche.

Decidí parar aquello antes de que continuase hablando.

"No soy gay" exclamé de forma rotunda "Siento si algo de lo que yo haya hecho te ha llevado a pensar lo contrario"

Ángel enrojeció.

"Perdona...." dijo en voz baja "Raquel, la amiga de Pelayo te ha visto muchas veces en locales de Chueca con otros hom...".

"Y te ha contado que yo era homosexual"  añadí interrumpiéndole.

Asintió.

La situación se havía convertido en algo embarazoso para los dos, algo así como descubrir la traición de un compañero de trabajo con el que se siente afinidad.

Hice un comentario gracioso para intentar disminuir la tensión:

"Esto es como cuando los niños se reunen para jugar a "Teléfono" ¿Sabes?  Forman un círculo y el primero dice la palabra "brújula", cuando llega al último se ha convertido en "rinoceronte"

Ángel enmascaró su incomodidad con una sonrisa del top manta y nos quedamos en silencio.

Ese tipo de silencio cortante como cuando se espera a un amigo común en compañía de alguien con el que no existe química.

"Deberíamos volver con los otros" dije por fin.

"Iba a decir lo mismo" respondió.

Estaba seguro de que a partir de ahí todo habría cambiado, era el tipo de noche que diluye una amistad para siempre.

Ibamos a evitarnos.

A evitarnos de la misma forma que lo hacen tantos otros.

7 comentarios:

Señor Frodo dijo...

No tiene porque perderse definitivamente la amistad en este caso, solo depende del interés que uno tenga en mantener esa relación o mejor dicho amistad, aunque sí, las cosas ya no son como antes, siempre vuelven los viejos fantasmas...
Situación embarazosa no obstante...


Señor Frodo

monttse dijo...

Que pena, no? Le habian dicho que eras gay y es mentira?

Por qué lo mintió? A ver si a ella le gustabas tú o él.....

- al principio pensé que nos ibas a hablar de que volvias al amor!-

Dashiell dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dashiell dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dashiell dijo...

Frodo, Montsse, tal vez.

monttse dijo...

tal vez vuelves al amor?? ah! que interesante :)

ClaveDeSol dijo...

Entiendo perfectamente que no pueda haber el mismo tipo de amistad. A mí me ocurrió la situación inversa. Tenía un amigo al que consideraba gay descaradamente con el que tenía bastante confianza. Por casualidades de la vida, al descubrir que no era gay se acabó toda la amistad.

El trato, inevitablemente, no puede ser el mismo... Es normal.

Publicar un comentario