En el camino

Kuopio, una ciudad perdida en el centro de Finlandia, ya no es el vago recuerdo de un profesor señalando un mapa político en una clase de geografía, tampoco un reportaje de televisión ni las asépticas coordenadas del resultado de una busqueda en Google maps.

Es algo real frente a mí.

Una estación en la que apearse, las palabras ininteligibles de los carteles, el color ilusorio de un cielo oscuro e inmóvil, la densidad del silencio...

Y el bosque.

Su magnitud salvaje trenzando las hebras de la vida que asedia Kuopio.

De niño soñaba con huir a las colinas de Alaska, ser un explorador que se adentra en la soledad de sus pinares teniendo como única compañía el sonido de los ríos y los pasos de los oseznos:
Construir una cabaña, vestirme con mis propias pieles, cazar para subsistir y encender una hoguera al caer la noche.

Esa es la paz que desprende el camino que lleva a Laponia.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

De entre todos los países que conozco Finlandia es el que mejor vida entre la naturaleza ofrece, recuerda un poco a Canadá.

monttse dijo...

YO TAMBIEN QUIERO!

:) en mayusculas y gritando.

Nos vas a contar el como y el por qué de Finlandia?

Pedro dijo...

Joder, que sana envidia.

Dashiell dijo...

Finlandia tiene algo de pureza, como también lo tiene Islandia, aunque ambos países lo tienen en un sentido opuesto.
Islandia es estar solo en la nada.
Finlandia es el encontrarse aislado en medio de una naturaleza majestuosa, como un explorador adentrándose en la taiga siberiana.

ralejand dijo...

Suscribo lo dicho: te sientes sólo ante la naturaleza; te das cuenta y sientes lo insignificante que eres; asumes que, en ese medio, has de saber sobrevivir a veces, puede llegar a ser peligroso.

Tuve el placer de hacer un viaje Helsinki->Kuusamo en marzo de hace dos años y tuve el inmenso placer de perderme en la nieve cuando comenzaba a anochecer. Ahí es cuando te das cuenta de muchas cosas y asumes que no somos nada. Esa sensación, nunca la viví en ningún otro lugar ni bajo ninguna otra circunstancia.

Lo tengo comentado con amigos de allá y se sorprenden de que una persona de un país "caliente" sea capaz de entender eso, de que la naturaleza es más fuerte que cualquier individuo y hay que saber cómo convivir en ella y con ella.

Adoro Finlandia, algún día viviré allí.

Dashiell dijo...

Kuusamo está cerca de la frontera rusa, lugar espectacular.

ClaveDeSol dijo...

La antítesis de este tedio estresante en el que vivimos en la capital... Interesante. Tomando nota siempre contigo!!

Anónimo dijo...

Finlandia es una pasada.

Publicar un comentario