La X

Me senté en la cama del hostal sin deshacer la maleta.

Sobre la colcha una pluma, un folio y un plano de Finlandia con una X en el círculo polar.

Estaba en Helsinki, una ciudad de 500.000 desconocidos, la capital del país europeo que históricamente había permanecido aislado por más tiempo, una nación encajada en el norte del Báltico que no alcanzaría su independencia hasta el siglo XX.

Todos los europeos excepto los estonios, húngaros, vascos y finlandeses compartían unas raíces idiómaticas comunes, sus lenguas eran ramas que se desgajaban de un mismo tronco.

En el espeso bosque semideshabitado que se extiende desde Laponia a Karelia sobrevivió una forma de comunicación en la que no existen preposiciones ni artículos, un idioma que carece de masculino y femenino, un idioma en el que la palabra "No" es un verbo que se conjuga y en el que cada nombre puede cambiar su terminación siguiendo 15 casos diferentes.

El finlandés.

Hay algo asiático en las facciones de sus hablantes, algo que no concuerda con suecos o rusos, algo peculiar.

Algo extraño.

Las huellas ancestrales de una sociedad sin reyes ni centro de poder, una sociedad ajena al pillaje, la rapiña y el asedio, una sociedad de cazadores que sobrevivía frente el enémigo agreste del clima extremo entre los tupidos bosques de una llanura inmensa.

Aislados los unos de los otros hasta abandonar Laponia dirigiéndose hacia el sur.

Yo iba a tomar la dirección contraria.

Mi pluma dibujó una flecha clavándose en la X del plano.

11 comentarios:

Scott Joplin dijo...

Tardaste en volver, pero sabes mantener el interés de forma cojonuda.

Anónimo dijo...

Finlandia no se parece en nada a Islandia, está más cerca de la idea del Ártico que se tiene en España, de hecho es mucho más frío.

monttse dijo...

Por fin! ^_^

Era finlandes o fines? Has conocido a los Saamis? Has encontrado trabajo?

Que bien que hayas vuelto.

Dashiell dijo...

Gracias Scott.

Monttse, ambos finlandés y finés.
Los sami son los últimos verdaderos indígenas de Europa y su región durisima por las condiciones climáticas y el vacío humano.

ClaveDeSol dijo...

Qué bien!! la espera mereció la pena...

Anónimo dijo...

Esta tardanza solo se te puede perdonar a ti....

Me alegro que hayas vuelto....

Llegué a preocuparme.....

Permaneceremos atentos, un saludo "nómada"

Señor Frodo

Dashiell dijo...

Clave y Frodo, veremos el norte.

Manu dijo...

Como siempre haciendo maestría de dejar sabor de boca para el siguiente bocado......

Saludos desde tierras galaicas Dashiell.

Crispal dijo...

Si mal no recuerdo el húngaro, el finés o finlandés y el turco son lenguas uraloaltaicas. Vienen de más allá de los urales. Los posibles rasgos orientales serán probablemente reminiscencias de un ancestro mogol.

Dashiell dijo...

Crispal, la familia altaica es muy controvertida aunque el finlandés no pertenece a ella, se trata de una lengua urálica, solo emparentada con el estonio, el sami, los idiomas de algunos pueblos rusos y más lejánamente con el húngaro.

MSP dijo...

Enhorabuena por tu blog. Me ha enganchado por diversos motivos, pero sobre todo porque disfruto leyendo tus historias, comentarios y observaciones sobre un país al que yo también llegué una noche hace ya veintiséis años. Finlandia, el país de los mil lagos, los días eternos -pocas experiencias como disfrutar, desde la orilla del lago Saimaa de un atardecer de verano- y las muchachas rubias de ojos de color imposible... No he vuelto a Finlandia, pero sigo enamorado de esa tierra, y tus "entradas" me hacen revivir muchos momentos y sensaciones.

Muchas gracias.

Publicar un comentario