La pesadilla de aprender chino

Era china, la había visto sólo una vez en clase y desde entonces ella no había vuelto. Ahora estaba en el recibidor, sentada en uno de los sillones, rígida como un palo y sonriéndole al hall vacío.
Su expresión  era devastadoramente triste y solitaria.

Me quité los auriculares.

"Hola, ¿Cómo estás?" dije acercándome a ella

Me observó con incredulidad mientras le sonreía

Su voz era un hilo apenas audible.

"Nadie es yo. Nadie es yo quiere" exclamó mirando al suelo.

"¿Cómo?"

Mi cabeza trató de computar la información, "Nadie es yo. Nadie es yo quiere", todas las palabras eran correctas, pero dado el contexto no tenía sentido. Empecé a manipular la frase como si de un Cubo de Rubik se tratara. Después de algunas combinaciones la caja fuerte del significado se abrió:

"Nadie, nadie me quiere. No tengo amigos"

La causa del bipartidismo en España

Por alguna extraña razón los medios tratan de explicar el funcionamiento del sistema democrático atendiendo a criterios ideológicos que acaban derivando en resultados concretos. En otras palabras, si un partido progresista pierde las elecciones y es sustituído por otro conservador se argumenta que la derrota es debida a su giro ideológico hacia la derecha.

La realidad es bien distinta, el éxito o fracaso de una formación política no tiene tanto que ver con sus ideas como con  la red clientelar que es capaz de tejer.

Si se analiza el caso de la Comunidad Valenciana puede comprobarse que el gobierno de esta autonomía no respeta los prinicpios básicos que se le suponen a un partido conservador: bajo nivel de endeudamiento, gestión eficiente, ausencia de intervencionismo económico... "No hay nada más tonto que un obrero de derechas" decía Juan Barranco. Sin embargo los sueldos en la empresa pública que gestiona la depuradora de Pinedo cercana a Valencia son escalofriantes: los jardineros reciben un salario de 30.000 euros anuales, el responsable del sistema informático más de 60.000 y el jefe de planta es uno de los nueve empleados que disfrutan una retribución superior a la del presidente del gobierno. En la empresa se dan circunstancias tan excepcionales como que se disponga de 141 licencias de antivirus para solo 30 ordenadores.
"No hay nada más tonto que un obrero de derechas" se sustituye en la realidad por "No-hay-nada-más-listo-que-un-trabajador-enchufado-de-derechas".
Obviamente la depuradora de Pinedo arrastra perdidas millonarias que deberán ser cubiertas con el dinero de todos los ciudadanos o con el recorte de prestaciones sociales. Algo similar, aunque a una escala mucho mayor, ocurre en Canal 9, la televisión pública valenciana en la que trabajan 1.850 personas (una cifra más elevada que la de Antena 3 y Telecinco juntas) y que ha conseguido amasar desde los años 90 una deuda de 1140 millones de euros y que en la actualidad solo ingresa cinco por trimestre mientras que gasta más de 50. Es decir, mantener ese vehículo publicitario para el partido gobernante en la Comunidad le cuesta a cada familia valenciana 160 euros al año más otros 1.200 que serán necesarios para hacer frente al montante de deuda acumulada.
Pero, esos dos ejemplos no son los únicos, el número de empresas públicas en esta autonomía ha aumentado un 30% en los últimos 10 años. Dadas esas cifras no sorprende el hecho de que la Generalitat se haya visto obligada a emitir bonos patrióticos al estilo de Nueva Rumasa y con un coste parecido, 8% en el caso de la compañía de Ruiz Mateos, 7'75 (4'75+3) en el de Francisco Camps, ni tampoco de que se trate de la autonomía más endeuda de España con relación a su PIB gracias a una gestión inaceptable.

En Andalucía, con un gobierno de signo diferente al de Valencia, se repiten muchas de las características del ejemplo anterior: Canal Sur también arrastra una deuda gargantuesca, y a su vez dilapida diez veces más dinero del que genera, el número de empleados, 1.667 también es superior al de la suma de Antena 3 y Telecinco y  la deuda acumulada se va cubriendo con decenas de millones recibidos anualmente a través de dinero público.
La red de clientelismo de la Junta, al igual que la valenciana, se extiende a todos los ambitos de la economía.
En el sector primario 120.000 personas reciben el PER, una cifra mucho más alta que la de parados del sector agrícola, lo que representa una de las mayores paradojas de la economía española.
Los hilos de la telaraña no se detienen ahí, la administración andaluza es la única de todo el Estado que dispone de otra paralela, dicho en diferentes términos, junto a  los 80.000 trabajadores de la Junta que han llegado a su posición gracias a su esfuerzo personal a través de la superación de exámenes objetivos existeuna segunda formada por 30.000 empleados elegidos mediante métodos oscuros o por afinidad ideológica y que en la actualidad la Junta trata de equiparar a los funcionarios vía decreto lo que en la práctica no es otra cosa que un intento de asegurar los puestos de trabajo de personas cercanas al partido ante una posible perdida del poder en las siguientes elecciones, y que supone uno de los mayores casos de enchufismo generalizado de la historia. La medida, de llegar a ejecutarse, perjudicará las expectativas de todos aquellos que estén preparando oposiciones o incluso de los que traten de hacerlo en años venideros.

Las dos comunidades anteriores han sido gobernadas en las últimas legislaturas, respectivamente, por un partido conservador en el caso valenciano y por otro de izquierdas en el andaluz.
Cataluña, sin embargo, ha estado comandada por una coalición de corte nacionalista que ha dejado un balance en nada diferente a los anteriores.

–Creció un 41 por ciento el personal de las sociedades mercantiles de la Generalidad (de 4.122 a 5.812).


TV3, a su vez, acumula también perdidas siderales, solo en el año 2008 la diferencia entre gastos e ingresos del canal supuso una cifra superior a los 250 millones de euros.
El despilfarro en la Generalitat de Catalunya llegó al extremo de gastar en diferentes informes contratados a personal externo a la administración pública más de 30 millones de euros en 2007, un hecho que llevó al Tribunal de Cuentas a tener que investigar tales acciones.
Teniendo en cuenta todos esos datos no sorprende que Cataluña sea la Comunidad más endeuda de España en términos absolutos y la tercera en relación al PIB.
Sí resulta más insólito, el hecho de que durante la campaña electoral del 2010, y a pesar de haber tenido que emitir bonos patrióticos para poder pagar las nóminas de los empleados públicos, el Presidente de la Generalitat prometiese a los jóvenes catalanes un crédito-salario de 633 euros al mes, lo que representa en el fondo un caso extremo de intento de extensión de la red clientelar para conservar el poder.

Asumiendo este contexto se constata que el estado de la partitocracia en España ofrece los mismos resultados independientemente de las siglas que se encuentren en el gobierno de cada autonomía.
El funcionamiento del sistema puede resumirse de esta forma:

1.- Los partidos tratan de formar telarañas de influencia que alcancen al mayor número de personas y sectores económicos posibles.

2.- Los diririgentes intentan cortocircuitar el acceso al poder mediante pruebas objetivas borrando en la práctica todo rastro de meritocracia ya que al poder no le interesa que exista igualdad de oportunidades, lo que le interesa a los partidos es que cada persona elegida esté en deuda con su "patrón" de la red clientelar.

3.- La mejor forma de que alguien esté en deuda es ofrecerle algo que no merece. Así pues, aquellos que ostentan el poder tratarán de rodearse no por los individuos más capaces sino  por los que le ofrecen el mayor grado de lealtad. Una lealtad que ha de ser necesariamente más fuerte cuanto menos se merezca el puesto que se disfruta y que a su vez garantiza el imperio de la mediocridad por encima del de la excelencia lo que conduce a que los procesos sean cada vez más lentos e ineficientes.

4.- Este sistema acaba dañando terriblemente el tejido económico del país, pues en la práctica se comporta como un insecto que parasita al sector privado. Cala a su vez, en la mentalidad de la población la idea de que, para ser un empresario de éxito no se requiere inteligencia y capacidad de esfuerzo sino tener los contactos adecuados en la administración pública. Esta idea produce que prime la voluntad de trabajar para el Estado en lugar de abrir una empresa.

5.- La falta de emprendedores lleva a un limitado nivel de productividad que se transforma en bajos salarios  y un elevado desempleo.

6.- Los problemas estructurales de todo el engranaje político-económico del país no pueden solucionarse puesto que las alternativas al gobierno vigente en cada administración son simples siglas de otro partido que aspira no a ejecutar los cambios necesarios sino a sustituir la anterior red clientelar por la suya propia.

7.- La ideología actúa como la construcción filosófica que justifica los desmanes de cada partido pero en realidad los cambios en el poder no se realizan en base a ella.

8.- La reforma y el saneamiento de la democracia solo puede darse, por tanto, desde fuera de los entramados políticos que se turnan en el poder, pero para que el cambio tenga éxito el número de personas partidarias de él ha de ser muy superior al de aquellos que forman las diferentes redes clientelares.

Una vida en tus manos


"No cuelgue por favor" dijo la voz al otro lado del teléfono "Sé que lo que voy a contarle parece una locura pero no lo es, llamo desde Nigeria, estoy en una situación desesperada, han secuestrado a mi mujer y a mi hijo, necesito que alguien me ayude"