¿Cómo se forman las burbujas?

¿Cuáles son las principales causas que generan la formación de burbujas económicas? Existen diferentes teorías al respecto, siendo las detalladas a continuación las más importantes:

Teoría del riesgo moral:  se fundamenta en que existen determinados inversores que no están expuestos a las consecuencias negativas de sus actos, en tales circunstancias asumen que el comportamiento más eficiente que pueden ejecutar es el de descantarse por decisiones peligrosas dado que la relación riesgo/beneficio se ve alterada. La teoría justifica la actuación irresponsable de aquellos que no están manejando su propio dinero y que se ven como inmunes a cualquier posible castigo.
Algunos autores justifican que esta es la causa de que las burbujas surjan constantemente en la historia.
Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis financiera en Estados Unidos en 2008, se pudo comprobar como los altos ejecutivos de Wall Street habían diseñado complicadísimos productos financieros para la inversión en inmuebles que a la vez aseguraban ante el riesgo de impago o, incluso, apostaban por ello.
Esa compleja maraña les confería la sensación de ser ajenos al desastre: si una inversión aumentaba de valor también lo hacían las ganancias y si descendía se hacía cargo la compañía de seguros y, en ese caso, existían también beneficios puesto que se había apostado al mismo tiempo por la caída. En un contexto así el que el receptor de un préstamo fuese o no potencialmente insolvente era irrelevante.

En España la mitad del sector financiero está basado en Cajas de ahorros con órganos directivos formados por políticos o miembros de la iglesia, dado que las entidades no son de su propiedad y poseen un nexo muy estrecho con los gobiernos de las autonomías, las cúpulas tienden a tomar decisiones arriesgadas para favorecer a los respectivos partidos que las han acabado eligiendo.

El círculo de acontecimientos es tal que así:

1.- El presidente de una Comunidad quiere ser reelegido por lo que convence a la cúpula de alguna Caja de ahorros de su comunidad para financiar a empresarios afines grandes infraestructuras que puedan venderse electoralmente (aeropuertos, parques de atracciones...)

2.- Los grandes planes de inversión generan, en un primer momento, puestos de trabajo e ingresos vía impuestos  

3.- Los impuestos se utilizan en incrementar la administración pública para aumentar el nivel de clientelismo y asegurar votos. Canal 9 tiene más trabajadores que Telecinco y Antena 3 juntos, empleados que ahora cobran su sueldo, indirectamente, vía deuda financiada por futuros pensionistas de otros países.

4.- Cuando se acercan las elecciones el político corta una cinta inaugurando el aeropuerto/universidad/parque de entretenimiento.

5.- Independientemente de las sospechas de corrupción que puedan existir sobre el político, gana de nuevo las elecciones.

6.- Cómo el sistema está basado en una aberración económica al final la Caja tiene que ser salvada con dinero público dado que la turbulencia creada por la caída puede acabar afectando al resto del engranaje financiero. A partir de ahí los cambios que se realicen serán los mínimos necesarios para que el entramado no se desplome: el sistema genera bolsas de impunidad y los individuos que están en ellas adoptan el comportamiento más eficiente para sus intereses dado que no va a existir ningún tipo de castigo judicial. Al mismo tiempo como los votantes no penalizan a la opción que ejecuta tales prácticas los partidos mayoritarios se perpetúan en el poder alternándose en un sistema bipartidista de corte plutocrático.
El resultado es una socialización de las perdidas.

Así se acorrala a un banquero

En octubre de 2008, en pleno estallido de la crisis internacional y del colapso de Islandia, un periodista noruego acorrala al portavoz del banco islandés Glitnir.
"Los propietarios de su entidad han recibido millones en concepto de bonus y al mismo tiempo la economía islandesa se hunde ¿Es esto incorrecto?"
La pregunta genera una escena hilarante y antológica, que se contiene en este vídeo de dos minutos.


video

¿Qué va a ocurrir ahora con Islandia?


Los islandeses han decidido en referéndum no ratificar el acuerdo al que su gobierno había llegado con los del Reino Unido y Holanda para el pago de la deuda de las cuentas Icesave, la decisión, en lugar de acabar con el contencioso, solo representa el inicio de un complicado proceso. ¿Qué va a ocurrir ahora? Éstas son las posibles consecuencias, algunas de ellas contradictorias:

1.- CONSIDERACIÓNES INICIALES: Los islandeses no se han pronunciado sobre la totalidad de la deuda de sus bancos, ni siquiera por la de uno solo, han decido sobre el pago público de una parte de la deuda de una filial de una de sus entidades, el contencioso Icesave.

2.- Icesave representa solo el 4% del total de las obligaciones contraídas por las entidades financieras del país, es decir unos 4.000 millones de euros. El 96% restante no podía ser devuelto a los acreedores porque era completamente imposible hacerlo ya que los intereses de la deuda hubiesen superado cada año los ingresos del país.  En palabras del economista Jón Danielsson: "(Los bancos) acumularon una deuda equivalente a varias veces el PIB anual. No hay manera posible de que los ciudadanos pudiesen pagarla"

Segun el polítólogo islandés Erikur Bergmann "Simplemente, no había dinero para rescatar a los bancos: de lo contrario, el Estado los habría salvado: ¡Llegamos a pedírselo a Rusia!. Fue un accidente: no queríamos, pero tuvimos que dejarlos quebrar y ahora los políticos tratan de vender esa leyenda de que Islandia ha dado otra respuesta".

Esta es la pregunta que los islandeses deberán responder mañana


Mañana sábado los ciudadanos del país nórdico están llamados a las urnas para pronunciarse en referéndum sobre el pago de la deuda de Icesave que reclaman los acreedores británicos y holandeses.
Los votantes de Islandia ya conocen la pregunta que han de responder en las papeletas, una pregunta que incluye una parte inicial densa y enrevesada y que es la siguiente:

La extraña paradoja de la crisis global

La unión del crash financiero internacional con el crack inmobilario interior se da con más o menos intensidad en otros países como Irlanda, Polonia, Australia o Estados Unidos.

Se trata de un fenómeno que tiene causas globales que provienen de la década de los noventa, en el caso español la falta de competitividad de la economía nacional que en estos momentos se agudiza por la reducción de barreras entre países, pone en jaque la estructura económica del país.
La línea temporal de acontecimientos sería la siguiente:

 a) La economía mundial reduce sus barreras, en ese estado de cosas, los empresarios comprueban que hay lugares en el mundo (especialmente China) dónde la mano de obra es sustancialmente más barata por lo que algunos trasladan su producción allí.

b) Las empresas deslocalizadas en Asia comercializan sus bienes a un precio sustancialmente menor que las que siguen fabricando en Europa o Estados Unidos lo que hace que estas últimas se vean obligadas a cerrar o bien a instalarse también en otro país emergente con mano de obra barata. La industria textil y tecnológica, entre otras, emigran a China.

c) Los gobiernos del primer mundo estimulan el crédito barato para reactivar la economía tras la crisis de los noventa, algunos abren, incluso, procesos desregulatorios, pero la industria de la mayoría de países no puede luchar en precios con la oriental por lo que lo hace con valor añadido (Alemania) o refugiándose en sectores a los que la competencia China no pueda llegar (caso de España, entre otros). Esos sectores son la construcción y los servicios puesto que los asiáticos, evidentemente, no pueden exportar un inmueble o el disfrute de una cena en un restaurante dado que se trata de bienes y servicios que se utilizan "in situ".