De por qué todo puede irse al carajo

Breve resumen de por qué la calidad de vida de los ciudadanos del primer mundo va a verse seriamente reducida:

1.- Lehman brothers se declara en quiebra el 15 de septiembre de 2008 ejecutando así la suspensión de pagos con el mayor pasivo de la historia, 613.000 millones de dólares, cantidad equivalente a 1/3 del PIB español del mismo año.

2.- La caída hace perder millones de dólares a los inversores y genera una ola de pánico, el mercado de la financiación se cierra por completo. Según Charles Ferguson, director de "Inside Job", dejar caer Lehman brothers fue dramático error de la administración Bush que provocó que durante una semana ni siquiera grandes empresas como AT&T o General Electric pudieran obtener financiación lo que puso en peligro el total colapso del país.

3.- Se genera un efecto dominó tras el hundimiento de Lehman Brothers, un derrumbe que 48 horas después pone al borde de la suspensión de pagos a la mayor aseguradora del planeta, AIG,  para evitarlo la Reserva Federal, en la acción más importante de su historia, le concede un crédito de 85.000 millones de dólares dado que, en ese contexto, estaba en juego ya no solo el sistema financiero americano sino el mundial.

4.- Debido a las consecuencias de la crisis y a las políticas derivadas del saneamiento del sector bancario la deuda pública americana pasa del 60'8% en 2007 al 96'3% en 2010.

5.- Estados Unidos se ve frente a un grave problema, necesita endeudarse con fuerza para salvar su economía, pero ésta es tan grande (el 26'7% del PIB mundial) que es prácticamente imposible encontrar financiación del exterior que compre la masiva emisión de bonos que deben colocar en el mercado, en otras palabras, en un contexto en el que todos los países necesitan una inyección de liquidez no hay suficientes inversores para tanta deuda.

6.- Para resolver la cuestión USA simplemente "imprime" más dinero, aumentando la base monetaria de una forma escalofriante.



El pico de la parte derecha del gráfico no es un error, la Reserva Federal estadounidense decidió "crear" dinero de la nada y hacerlo a un nivel inaudito ante la imposibilidad de encontrar suficiente financiación externa para sanear su sistema bancario.

7.- Con esa medida Estados Unidos le transfiere su problema a los países dolarizados como Ecuador o Panamá, también a todos aquellos ahorradores, especialmente de Sudamérica, que, confiando en la divisa americana más que en la moneda de sus países conservan los frutos de su trabajo en dólares.
Dado que la inflación actúa en la práctica como un impuesto, Estados Unidos pasa la factura a ciudadanos de otras muchas naciones para que el coste per cápita a sus votantes sea inferior, no es lo mismo tener que abonar una cantidad entre 300 millones de  personas que entre 1000.

8.- Pero ese impuesto no lo aplica USA únicamente a Latinoamérica, lo extiende también al resto del mundo dado que el dólar es la divisa con la que se ejecuta la compraventa de petróleo, en esas circunstancias todos los países han de tener reservas de la moneda estadounidense. Cuantos más dólares imprimen los americanos más sube el petróleo y mayor ha de ser el montante que los países guarden para esa partida.
A efectos prácticos, si un punto de la inflación es consecuencia del aumento en los precios de los carburantes, esa es la cantidad que todos los ciudadanos del mundo dedican a pagarle a los estadounidenses su deuda.

9.- Para defenderse de esa tasa los mayores fondos deciden invertir en bienes reales que puedan hacerles mantener o aumentar su nivel de riqueza, pero los posibles objetivos en los que depositar el dinero son escasos. No pueden invertir en vivienda porque ese sector está destruido, tampoco en deuda pública de muchas naciones ya que existe un importante riesgo de impago y/o inflación.
Así pues las grandes fortunas optan por invertir en materias primas, especialmente en platino, paladio, oro y plata,  metales preciosos.

                                          Precio del Platino desde el estallido de la crisis del 2008:

                                                                   Precio del Paladio:


                                                                Evolución del precio del oro:


La entrada de los fondos de inversión en el mercado de las materias primas hace que estos compitan con las empresas de la economía real que necesitan esos componentes para producir, lo que aumenta aún más el nivel de precios. John Paulson, el gurú americano de la especulación,  lleva ganados más de 5.000 millones de dólares desde que anunció que su firma iba a invertir en oro.

Imagen del billete de mayor valor de la historia

Imagen del billete de mayor valor (nominal) de la historia:

Cara:


Dorso:


La historia del país en el que todos sus ciudadanos se convirtieron en millonarios


La historia de cómo todos los ciudadanos de Hungría se convirtieron en millonarios:

a) Al término de la Segunda Guerra Mundial la producción industrial se había hundido, el 90% de las fábricas húngaras habían sido dañadas debido a la contienda y tanto alemanes (primero) como rusos (posteriormente) habían tratado de llevarse el mayor porcentaje de maquinaria posible.

b) El país debía afrontar el pago a la antigua URSS de 300 millones de dólares de la época como compensación por el conflicto. Ese hecho significaba en la práctica destinar al abono de ese compromiso la mayor parte de las divisas que podían conseguirse anualmente.

c) En ese estado de cosas el gobierno ordena que se imprima más y más papel moneda para satisfacer los gastos del mercado interior y para estimular el crédito barato con el fin de reconstruir la economía.
Los inversores pasan a obtener de los bancos créditos a interés real negativo que eran subvencionados por el gobierno gracias al dinero que iba creándose.

d) La sociedad húngara empieza a verse inundada en billetes, en marzo de 1946 había 34.001.636.300.000 de unidades circulando por el país.

e) El desequilibrio entre oferta y demanda hace que los precios se disparen. En 1941 un dólar equivalía a 5 pengs (la moneda local, conocida en húngaro como pengo), y con 1 peng podía comprarse una barra de pan. En abril de 1946 se necesitaba pagar 450.000 por rebanada, mientras que a principios de julio del mismo año el coste superaba los 6 mil millones.

Japonistán

Masao Sen  compró una gran parcela de terreno en el distrito de Tohoku gracias al dinero que había conseguido ahorrar trabajando como cantante. A mediados de los 80, cuando el precio de los bienes inmuebles aceleró su subida, Masao utilizó aquella propiedad como garantía para conseguir un gran préstamo con el que comprar un edificio de oficinas, edificio de oficinas que sirvió a su vez para respaldar varios acuerdos con entidades financieras con los que consiguió el dinero necesario para adquirar múltiples bloques de viviendas a lo largo de todo Japón.
A finales del 1989 el valor de la fortuna de Masao Sen superaba, al cambio, 2.000 millones de dolares de la época, un ascenso vertiginoso hacia la cúspide del lujo que había comenzado gracias a una única parcela.

Nada le hacía presagiar entonces que iba a acabar amasando una deuda millonaria...

Kichinosuke Sasaki era en 1964 un joven doctor con una fuerte pasión por los negocios, mediante el préstamo ofrecido por un paciente pudo abrir su propia clínica y ahorrar lo bastante como para poder adquirir un solar en el distrito de Roponggi en Tokio. Sasaki observó como el valor de los apartamentos japoneses subía a buen ritmo de forma que optó por crear su propia empresa inmobiliaria (Togensha) para introducirse en el sector de la construcción. El resto es historia, en 1989 la revista Forbes le consideró el decimoquinto hombre más rico del mundo, su opulencia descansaba en los 38 edificios que poseía su empresa y en algunos de los predios adquiridos. El valor de la primera parcela que había comprado en 1964 había roto todas sus previsiones revalorizándose un trescientos mil por cien, siendo tasada en el año 1987 en 85'7 millones de dólares. 
No se trataba de un caso aislado en Japón, de hecho la locura de precios en el mercado inmobiliario había llegado a tal punto que:

1.- El valor del suelo del país era cinco veces más alto que el de todo Estados Unidos, una nación 25 veces más grande.

2.- La venta del Palacio imperial hubiese permitido la compra del Estado de California.


3.- Un distrito de Tokio, el de Chiyoda-ku, equivalía en valor a Canadá entera.

4.- El edificio que constituía la sede central de la empresa de Kichinosuke Sasaki  Toguensha, costaba lo mismo que el suelo completo del estado de Dellaware.

5.- Se habría necesitado el 20% de la riqueza del planeta para poder comprar todo el suelo de Japón.

Para entender cómo se alcanza ese estado de locura es necesario ir hacia atrás en el tiempo: