Japonistán

Masao Sen  compró una gran parcela de terreno en el distrito de Tohoku gracias al dinero que había conseguido ahorrar trabajando como cantante. A mediados de los 80, cuando el precio de los bienes inmuebles aceleró su subida, Masao utilizó aquella propiedad como garantía para conseguir un gran préstamo con el que comprar un edificio de oficinas, edificio de oficinas que sirvió a su vez para respaldar varios acuerdos con entidades financieras con los que consiguió el dinero necesario para adquirar múltiples bloques de viviendas a lo largo de todo Japón.
A finales del 1989 el valor de la fortuna de Masao Sen superaba, al cambio, 2.000 millones de dolares de la época, un ascenso vertiginoso hacia la cúspide del lujo que había comenzado gracias a una única parcela.

Nada le hacía presagiar entonces que iba a acabar amasando una deuda millonaria...

Kichinosuke Sasaki era en 1964 un joven doctor con una fuerte pasión por los negocios, mediante el préstamo ofrecido por un paciente pudo abrir su propia clínica y ahorrar lo bastante como para poder adquirir un solar en el distrito de Roponggi en Tokio. Sasaki observó como el valor de los apartamentos japoneses subía a buen ritmo de forma que optó por crear su propia empresa inmobiliaria (Togensha) para introducirse en el sector de la construcción. El resto es historia, en 1989 la revista Forbes le consideró el decimoquinto hombre más rico del mundo, su opulencia descansaba en los 38 edificios que poseía su empresa y en algunos de los predios adquiridos. El valor de la primera parcela que había comprado en 1964 había roto todas sus previsiones revalorizándose un trescientos mil por cien, siendo tasada en el año 1987 en 85'7 millones de dólares. 
No se trataba de un caso aislado en Japón, de hecho la locura de precios en el mercado inmobiliario había llegado a tal punto que:

1.- El valor del suelo del país era cinco veces más alto que el de todo Estados Unidos, una nación 25 veces más grande.

2.- La venta del Palacio imperial hubiese permitido la compra del Estado de California.


3.- Un distrito de Tokio, el de Chiyoda-ku, equivalía en valor a Canadá entera.

4.- El edificio que constituía la sede central de la empresa de Kichinosuke Sasaki  Toguensha, costaba lo mismo que el suelo completo del estado de Dellaware.

5.- Se habría necesitado el 20% de la riqueza del planeta para poder comprar todo el suelo de Japón.

Para entender cómo se alcanza ese estado de locura es necesario ir hacia atrás en el tiempo:

a)  Japón había estado creciendo desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en concreto, durante el intervalo de 1955 a 1972 el país aumentó su PIB a un ritmo anual superior al 10%, mientras que entre 1975 y 1990 lo hizo a más del 4%.

b) A principios de los años 80 Estados Unidos aún sufría las turbulencias ocasionadas por la crisis del petróleo de la década anterior y el fulgurante ascenso japonés hizo que muchos analistas considerasen que el país asiático podría acabar convirtiéndose en la primera potencia económica a nivel mundial.

c) En ese estado de cosas Washington decidió que debía equilibrar su balanza comercial, una balanza que era deficitaria con muchos de sus principales socios, especialmente con Tokio.
Con ese objetivo se firmó en 1985 el acuerdo del Hotel Plaza, un pacto firmado por Francia, Reino Unido, la antigua Alemania Federal, USA y Japón y cuyo contenido giraba alrededor de una premisa: la devaluación ordenada del dolar, particularmente, respecto del marco y el yen con el fin de mejorar la competitividad americana.

d) El escenario creado por  el acuerdo sugería con claridad que Japón caminaba hacia un enfriamiento de su economía ya que esta se asentaba fuertemente en las exportaciones. La crisis americana y el acuerdo del Hotel Plaza iban a hacer mella.

e) Para mantener el crecimiento el gobierno nipón decide que es necesario estimular el mercado interior, lo que podía hacerse con facilidad después de que la economía japonesa hubiera acumulado ingentes cantidades de dinero tras décadas con una balanza comercial positiva.

f) El crédito que antes recibía el sector tecnológico pasa a ser absorbido por el mercado inmobiliario.

g) El precio de la vivienda y del suelo edificable aumenta con fuerza.

h) Las empresas entran en un círculo vicioso de inversión: adquieren propiedades que se revalorizan lo cual hace aumentar el precio de sus acciones, acciones que a su vez son usadas para respaldar la compra de más suelo que provoca un incremento en el valor de sus títulos...

i) El índice Nikkei que antes del Acuerdo del hotel Plaza se situaba en 11.542 puntos asciende hasta los  38.515 en 1989.

j) Las acciones de las compañías japonesas estaban tan sobrevaloradas que en 1989 el PER medio superó el valor de 60, es decir, un 400% más que el de las empresas cotizadas en Wall Street.

k) El metro cuadrado en el distrito financiero de Ginza había empezado a superar el millón de dolares con lo que una oficina de 100 metros podía venderse por una suma astronómica.

Y llegó el crack...

Ante el temor de un incremento de la inflación el Banco Central japonés aumentó los intereses, que pasaron del 2'5% al 6%.
La medida congeló el mercado inmobiliario afectando a su vez a la mayoría de empresas del país. El índice Nikkei se hundió perdiendo 2/3 de su valor durante los siguiente 25 meses.

La economía japonesa quedó estancada y seguiría así durante años, miles de empresas ,quebradas en la práctica, se mantenían activas únicamente gracias al dinero que el Estado japonés inyectaba en ellas.

El propio Kichinosuke Sasaki, el médico brillante que había pasado de dirigir una clínica a figurar entre los hombres más ricos del mundo se vió también atrapado. Muestra de ello fue una de sus postreras operaciones: En 1987 había participado en la puja por una parcela de 4.800 metros propiedad de la Empresa nacional del ferrocarril, su plica fue la ganadora ya que Sasaki había ofrecido el equivalente a 469 millones de dólares.
La parcela se unió al resto de sus propiedades, que en el momento del pico máximo de precios alcanzaban una valoración conjunta de 8.800 millones de dólares. Tras el crack económico de 1990 Sasaki vendió poco a poco todo lo que pudo vender hasta conseguir 3.500 millones.

Lamentablemente para el empresario, en 2001, añadidos los intereses por mora, seguía teniendo deudas por valor de 1 billón de yenes, unos 10.000 millones de dólares.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante.

Andrés dijo...

Revisa los enlaces porque el enlace de "2.- La venta del Palacio imperial hubiese permitido la compra del Estado de California." está mal ya que lleva a http://www.blogger.com/goog_1234280220

Anónimo dijo...

Vaya,la historia nos enseña, que descubrimiento. Mi agradecimiento al autor del blog, que lástima que no desasnara a unos cuantos políticos hace unos cuantos años

Anónimo dijo...

ES LO QUE ESTA PASANDO EN ESPAÑA, HOY

Anónimo dijo...

muy interesante pero, aún después de leerlo, me sigo quedando con la forma de gestionar el país los japoneses antes que con la nuestra

José Manuel dijo...

¿Conoces lo que ha dicho y escrito Borja Mateo sobre el hundimiento del mercado inmobiliario español? Cuenta muchas verdades. Todo el país estaba sobrevalorado. Si vamos a seguir el mismo camino la cosa está chunga. Japón lleva dos décadas estancado. ¿Qué será entonces de España, que no dispone de una estructura económica tan desarrollada?

Anónimo dijo...

Esto se debería enseñar en las escuelas, que parece mentira que en un mundo capitalista no haya clases de economía para los niños.

Pensando en esto, sería curioso ver que pasaría en el mundo si se prohibieran los créditos, si la usura volviera a estar penada.

Sería como quitarle su dosis a un yonqui, el mono sería tremendo, luego la calma, si sobrevive...

Dashiell dijo...

Es cierto Andrés, el enlace estaba roto. Ya lo he corregido, gracias.

Respecto a una interpretación más extensa de lo ocurrido en Japón es muy interesante el estudio del profesor Antonio Torrero, que puede descargarse aquí:

http://www1.euskadi.net/ekonomiaz/taula4_c.apl?REG=605

Anónimo dijo...

¿Qué quiere decir, y cito,
"El valor del suelo del país era cinco veces más alto que el de Estados Unidos, una nación 25 veces más grande."?
Es algo ambiguo, ¿Significa que el suelo por metro cuadrado de Japón era cinco veces más caro que el metro cuadrado en EEUU o que todo el suelo de Japón costaba cinco veces más que todo el suelo de EEUU?

Anónimo dijo...

Me parece que la comparacion de la economia japonesa con la de nuestro pais es equivocada.
Si, los precios inmobiliarios estaban muy inflados (aunque no tanto como lo estaban en Japon).
La verdadera comparacion aqui seria la de la economia japonesa de finales de los ochenta con la actual economia china.
La economia china ha estado creciendo a ritmos del 10% durante los ultimos 3 lustros debido a las exportaciones.
Durante la crisis han seguido creciendo al mismo ritmo debido a un inmenso estimulo fiscal con dinero prestado de los bancos chinos.
Las exportaciones parece que no pueden hacer crecer la economia a los ritmos anteriores asi que intentan acelerar la demanda interna.
Los precios inmobiliarios se han disparado en los ultimos tiempos y la inflaccion ya es de alrededor del 6%.
El gobierno chino esta intentando enfriar esta espiral aumentado los tipos de interes y las reservas que los bancos mantienen.
Suena a una repeticion a grandes rasgos de la crisis japonesa.
Ademas la cohesion nacional es muy fragil con muchas nacionalidades distintas dentro del pais esperando a poder independizarse al estilo de la URSS.
Saludos

arturosc dijo...

En China es impresionante como no paran de subir ni la inflación, ni los precios de las viviendas. Donde más se nota son en las ciudad grandes como Hong Kong y Shanghai, donde parece que los precios no tienen límite.

Lo peor es que cuando parece que se llega a un límite, por lo menos en Hong Kong, siempre sale un millonario de China continental que rompe los récords al pagar una millonada, inflando aun más la burbuja de los bienes inmobiliarios.

monttse dijo...

Impresionante, no paro de sorprenderme de cómo entiendes y relacionas la economía.

Publicar un comentario