La historia del país en el que todos sus ciudadanos se convirtieron en millonarios


La historia de cómo todos los ciudadanos de Hungría se convirtieron en millonarios:

a) Al término de la Segunda Guerra Mundial la producción industrial se había hundido, el 90% de las fábricas húngaras habían sido dañadas debido a la contienda y tanto alemanes (primero) como rusos (posteriormente) habían tratado de llevarse el mayor porcentaje de maquinaria posible.

b) El país debía afrontar el pago a la antigua URSS de 300 millones de dólares de la época como compensación por el conflicto. Ese hecho significaba en la práctica destinar al abono de ese compromiso la mayor parte de las divisas que podían conseguirse anualmente.

c) En ese estado de cosas el gobierno ordena que se imprima más y más papel moneda para satisfacer los gastos del mercado interior y para estimular el crédito barato con el fin de reconstruir la economía.
Los inversores pasan a obtener de los bancos créditos a interés real negativo que eran subvencionados por el gobierno gracias al dinero que iba creándose.

d) La sociedad húngara empieza a verse inundada en billetes, en marzo de 1946 había 34.001.636.300.000 de unidades circulando por el país.

e) El desequilibrio entre oferta y demanda hace que los precios se disparen. En 1941 un dólar equivalía a 5 pengs (la moneda local, conocida en húngaro como pengo), y con 1 peng podía comprarse una barra de pan. En abril de 1946 se necesitaba pagar 450.000 por rebanada, mientras que a principios de julio del mismo año el coste superaba los 6 mil millones.


f) Se había producido en términos prácticos una sustitución de la riqueza (los bienes reales) por el dinero. El hecho de imprimir más y más papel era el equivalente a verter agua sobre un colador.

g) Así pues la superinflación actuaba como un impuesto mediante el que los ahorros de las familias se volatilizaban y los sueldos de los trabajadores se hundían en términos de poder de compra, yendo toda esa masa a aquellos inversores que pedían a los bancos préstamos con intereses reales negativos (lo que equivalía en la práctica a cobrar por endeudarse).

h) Los salarios se incrementaban constantemente para tratar de ponerse al nivel de la inflación pero ese fenómeno hacía a su vez entrar a la economía en una espiral destructiva puesto que la factura del aumento en ese coste se pasaba al consumidor.

i) A pesar de los incrementos salariales los sueldos disminuyeron un 85% en poder adquisitivo, llegándose a instaurar en 1946 el concepto de "sueldo calórico" por el que el trabajador era retribuido atendiendo a sus necesidades alimenticias, así pues una persona con un empleo que requiriese un gran esfuerzo físico cobraba un salario mayor que otra que ejecutase una tarea técnica.

j) Debido a la intensidad del fenómeno inflacionario los detallistas y comerciantes obtienen pérdidas al vender sus productos dado que el coste de sustitución de un bien es superior al precio que se ha obtenido por ponerlo en el mercado. A causa de eso todas las tiendas actualizan el valor de los objetos de sus inventarios varias veces al día aplicando un incremento superior al de la inflación prevista, lo que retroalimenta la escalada de precios. Se trata de un hecho que se repite en todas las grandes épocas inflacionarias de la historia desde Argentina hasta Grecia.

k) El dinero equivalía, a efectos prácticos, a un robo, cuánto más tiempo se mantenía un billete más pobre se volvía el ciudadano por lo que todo el mundo trataba de luchar contra este fenómeno en la medida de sus posibilidades:
  • Los trabajadores intentan evitar el "impuesto" de la inflación mediante el consumo, es decir, las empresas llegaron a pagar los salarios cada cuatro horas, de manera que los empleados pudieran ir a gastar sus sueldos inmediatamente. Algo comprensible cuando los precios aumentan un 200% cada día.
  • Los granjeros y agricultores dejan de aceptar el dinero local como medio de pago y exigen obtener productos a cambio de sus productos y no meros papeles. Se impone el truque.
  • Las grandes fortunas que no habían quedado en la ruina convierten el dinero nacional en divisas o bien adquieren metales preciosos.
l) Todo lo anterior provoca que la tasa de ahorro sea prácticamente nula y que el mercado se encuentre anegado en dinero, dinero que acaba adquiriendo su valor intrínseco en lugar del que decide el Estado. Por ejemplo, durante el periodo de superinflación de la República de Weimar los alemanes quemaban bloques de marcos porque era algo más barato que utilizar ese mismo dinero para comprar leña.

Al mismo tiempo en Zimbawe, durante 2008 los billetes  locales eran usados como papel higiénico ya que el coste de este era mucho mayor que el del papel moneda necesario para limpiarse.




m) El 31 de julio de 1946 la superinflación llegó a la cúspide, alcanzando la cifra mensual de 4.19 × 1016 %.
El guarismo más alto de la historia. Todos los trabajadores húngaros se habían convertido en personas ricas en dinero que recibían salarios mensuales por encima de la centena de trillones de pengs. 
Lamentablemente el poder de compra de esos sueldos era casi nulo y los empleados sobrevivían gracias a la parte de su retribución pagada en especie o a la ayuda de familiares residentes en las zonas agrícolas de la nación.

n) En agosto de 1946 el gobierno decide acabar con la farsa y sustituir la moneda vigente introduciendo el florín. En esos momentos el valor de todos los pengs circunlando en el país era igual a la décima parte de un céntimo de dólar.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que no entiendo es cómo los políticos de un país pueden consentir o provocar algo así, vamos que los gobiernos tienen economistas y todo eso y estas cosas las deben saber.
¿Acabaremos nosotros igual?

Anónimo dijo...

En Yugoslavia también pasó hace unos años.

zeruis dijo...

siempre he pensado la solucion es precisamente esa hacer mas dinero, pero claro sin permitir que se inflen los precios de todo, como estamos sufriendo ahora con el euro, lo que ocurre es que somos avariciosos, me explico: si yo tuviera una tienda diria: bueno pues ya que no hay problemas de dinero, voy a poner el pan 5 centimos mas caro, total 5 centimos..., y el de la panaderia de enfrente hace lo mismo, por que el tambien quiere ganar mas, y al mes siguiente lo vuelvo a subir, y asi sucesivamente.
la solucion seria prohibir la subida de precios, si no ocurre lo que vivimos hoy, que un coche normalito vale 24000 €, y con la peseta valia 2 millones, es decir, el doble. Y yo no cobro el doble

SECURITYZERO dijo...

La economia no es una ciencia exacta. La inflacion es aceptable siempre y cuando se pueda controlar. Cuando la inflacion se vuelve incontrolable y se ha devaluado la moneda, se pasa a la hiperinflacion y no queda otra que cambiar de moneda.

Manolo dijo...

Justamente aquí el Banco de Inglaterra se ha estado dedicando en la crisis ésta al "quantitative easing", que es el tipo de cosa que no puede terminar bien.

El caso es que la inflación tiene la gracia de que nos damos cuenta poco a poco, con lo cual no hay por ejemplo en Inglaterra los follones en la calle que hay en Grecia cuando les quieren bajar los salarios. Aquí nos los han bajado con un juego de manos de la política monetaria y todos tan contentos.

Quizás no estuviera de más escarmentar en cabeza ajena, aprendiendo de lo que hicieron los argentinos a los que les fue bien cuando lo del corralito y eso.

Saludos

Anónimo dijo...

En la antigua Esparta el dinero consistía en piedras de gran tamaño, de esta forma hacía falta ser muy fuerte para ser rico.

Aunque quien sabe, quizás la avaricia convertiría a todos los especuladores en culturistas.

Anónimo dijo...

Lo que hay que hacer es volver al patrón oro.

arturosc dijo...

En México pasó algo similar. Debido a tantas crisis durante los años 80s, la inflación llegó a crecer tanto que se utilizaban denominaciones muy grandes. Por esta razón, a principios de la década de los 90s el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari decidió crear el nuevo peso y a partir de 1993 se le quitaron tres ceros al peso. Con esto $1,000.00 pesos mexicanos pasaron a ser N$1.00 en nuevos pesos. A partir de 1996 los "nuevos pesos" pasaron a ser "pesos" nuevamente.

Dashiell dijo...

zeruis dijo...
siempre he pensado la solucion es precisamente esa hacer mas dinero, pero claro sin permitir que se inflen los precios de todo, como estamos sufriendo ahora con el euro, lo que ocurre es que somos avariciosos, me explico: si yo tuviera una tienda diria: bueno pues ya que no hay problemas de dinero, voy a poner el pan 5 centimos mas caro, total 5 centimos..., y el de la panaderia de enfrente hace lo mismo, por que el tambien quiere ganar mas, y al mes siguiente lo vuelvo a subir, y asi sucesivamente.
la solucion seria prohibir la subida de precios.


El problema no es la avaricia, el problema es que el dinero ha de competir por comprar ciertos bienes.
Por ejemplo, imaginemos que en un pueblo de 100 habitantes cada habitante necesita consumir una barra de pan al día que cuesta 1 euro.
Sí el horno solo fabrica 20 barras de pan es indiferente cuanto dinero se imprima, todos competirán por las barras de pan que hay porque la oferta no puede satisfacer la demanda.
Da igual que el sueldo sea de un millón de euros al día.

Dashiell dijo...

Anónimo dijo...
Lo que no entiendo es cómo los políticos de un país pueden consentir o provocar algo así, vamos que los gobiernos tienen economistas y todo eso y estas cosas las deben saber.
¿Acabaremos nosotros igual?


Esta semana colgaré un gráfico que pone los pelos de punta.

ViaKRuZiS dijo...

Yo he estado en el museo de la moneda de Budapest y te explican todo lo que pasó en esa época. Incluyendo los billetes de 10 millones de forints.. http://www.pomexport.com/Millions/H/Hung10Billion_2x.jpg o cuadros como este de un barrendero limpiando las calles de billetes http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/0e/Inflaci%C3%B3_utan_1946.jpg/250px-Inflaci%C3%B3_utan_1946.jpg

Publicar un comentario en la entrada