"¿Se ha creído usted que este país es Argentina?"

Anécdotas de la crisis islandesa.

Recuerdo a aquella mujer interrumpiendo nuestra conversación, se levantó del banco y dijo en un inglés con fuerte acento carioca:


"¿Se ha creído usted que este país es Argentina?" 

 Me quedé mirándola estupefacto, no podía entender que un desconocido se atreviese a entrar en medio de un diálogo privado por el simple hecho de que alguien sugiriese que Islandia corría peligro de verse abocada a la restricción de acceso a los depósitos.

"No lo sé señora, cada uno es responsable de su dinero, yo lo soy del mío y usted del suyo" 

Eso dije o quizás algo similar.
La mujer volvió a sentarse y cuando llegó mi turno le dije a la cajera que quería pasar mis ahorros de coronas isk a euros.


-"¿Qué cifra quiere cambiar?" 


- "La mitad" contesté.

Cogí el sobre y abandoné la sucursal de Landsbanki con mi compañero de piso.
Me quedé pensando en la frase de la mujer brasileña "¿Se ha creído usted que este país es Argentina?"
Era irreal esa tendencia, de todos, a situarse en un plano de superioridad sobre los demás, asumiendo que se es inmune a las desgracias ajenas.

Poco tiempo después Islandia colapsaría.

- Llegué al campo de fútbol con unos amigos nórdicos  pero ya estaba ocupado por unos cuarentones que se esforzaban por atentar un simulacro de maracanazo contra un grupo de adolescentes. Después de media hora los chicos se fueron y Óskar fue a preguntarles si podíamos sustituirles. Los tipos aceptaron el reto y empezamos el partido.
A pesar de su edad estaban en forma, pero también nosotros. Tras un pase recibido, corrí hacia la portería contraria desde la parte central del campo, intentó frenarme uno de sus defensas, un hombre bajo y delgado, yo le aventajaba en kilos y envergadura, colisionamos y el islandés salió volando por el choque.
Me planté delante del portero pero mi disparó se marcho fuera.
Volví a dónde estaba el defensa y le ayudé a levantarse.

"Todo bien" dijo.

Ganamos 3 - 0 , recogimos nuestras chaquetas y caminamos hacia el distrito 101.

"Estos políticos están en forma" exclamó Jón

"¿Qué políticos?" pregunté

"¿Cuales van a ser? con los que hemos jugado"


El islandés lo dijo con completa normalidad, no había si quiera un atisbo de falsa impostura.

Insistí.

"¿Quieres decir que son afiliados a un partido?"


"No, ya sabes, diputados del parlamento, ¿No los conoces?"


Pero no, no sabía quienes eran, tuve que utilizar Google para enterarme.
Me pregunté si aquella normalidad extraña, la cercanía entre un simple ciudadano y un ministro, la capacidad para estar en contacto con los demás... sería posible en una nación grande.
Nadie es menos que nadie... puedes defender la pelota de los intentos de robo de Amado Boudou, regatear a Pedro Solbes y batir la portería que defiende Artur Mas.


-Mi casera vino un sábado a cobrar el alquiler, dijo que probablemente se marcharía de Islandia.
Le pregunté sobre el gobierno pero evadió la cuestión: le avergonzaba hablar sobre la crisis de su país, era un atentado a su orgullo, a diferencia de los españoles, los nórdicos evitan regodearse en la tragedia.
Tres semanas después estaba en Copenague, no había maldecido, no se había quejado. Cogió un avión y se fue.


- Recuerdo a Józef, un polaco que llevaba 7 años viviendo en Islandia compaginando dos empleos, gastando lo menos posible, ahorrando al máximo para volver a su pueblo en Subcarpacia, comprarse una vivienda y abrir un pequeño negocio. El tipo de cambio de la corona había ido cayendo y Józef esperaba al instante en que se recuperase para poder transformar sus ahorros a zlotys y euros.
La realidad fue en la dirección contraria y la moneda, en lugar de revalorizarse, acabó hundiéndose.
Hoy continuará esperando, esté donde esté, el levantamiento de las restricciones.
El valor del dinero es proporcional a la energía impresa para conseguirlo, cuando se vive como una rata para tener un futuro mejor y este pasa a valer la mitad, la cápsula de la tragedia ha de tragarse con mucho vodka.

- Había un grupo de anarquistas que cada mes se sentaban en el centro de Reykjavík y ofrecían comida a los paseantes, una pequeña pancarta detrás de ellos rezaba "Food for bombs" (Comida por bombas).
En cierta ocasión reconocí a uno de los veinteañeros que organizaban el programa y le pregunté quién les hacía las donaciones de comida.

"Nadie, se prepara con lo que los supermercados tiran a la basura porque está a punto de caducar o lo ha hecho la semana anterior"


Me preguntó si tenía remilgos, le dije que no, probablemente no ocurriría nada por un alimento pasado de fecha unos días antes.

"Tienes razón" dijo "no hay problema, y además, nos causa muchos quebraderos de cabeza el conseguir la comida"


"¿Por qué, tan difícil es cogerla del contenedor cercano al supermercado?"


Negó haciendo aspavientos.

"Eso era antes, luego cambiaron aleatoriamente los días en que la tiraban y más tarde pusieron un candado con una llave"


"Entiendo, ahora tras lo del candado cogéis la comida del contenedor de otra tienda"


"No, no, si fuera así nos podrían meter elementos de seguridad en todos los contenedores. Por suerte pudimos hacer que contratasen a uno de nosotros e hicimos una copia de la llave"


"¿Perdona, os infiltrasteis allí para poder coger comida de la basura?"


"Bueno, el empleo también hacía falta, estamos en crisis"

- Había trabado una cierta amistad con una mujer islandesa, debía rondar los 45 años y estaba muy interesada en España, tenía, incluso, una casa en la costa malagueña a la que soñaba en mudarse.

Cada vez que me veía aprovechaba para practicar su español y pedir consejo sobre cómo encontrar un trabajo en Andalucía.

"Yo soy mediterránea aquí" exclamaba señalándose el corazón "no me gusta vivir en Reykjavík"


"No sé, no soy del sur, pero tenga cuidado con su decisión, parece que la crisis en España va a ser fuerte"

No volví a verla hasta casi un año después, la depresión económica hacía meses que había estallado, el gobierno caído y los manifestantes ya empezaban a abandonar Austurvöllur. La encontré leyendo el periódico en el Café París, nos saludamos y le pregunté si se había trasladado por fin a Málaga.
Me contestó que no, su casa en Andalucía había sido comprada con un préstamo en moneda extranjera, tras la devaluación de la corona, las cuotas habían aumentado tanto que le resultaba imposible hacer frente a sus obligaciones. Había perdido su sueño español y también su vivienda islandesa, garantía del pago.
Ahora alquilaba un apartamento con su marido, era barato y podía permitírselo.

"Lo siento" dije


No había nada de lo que lamentarse,comentó, ella había nacido en una aldea del este y siempre fue pobre, con trabajo construyó algo y si lo había podido hacer una vez, sería capaz de tenerlo de nuevo.

"Hay que ser optimista"


Recuerdo la normalidad de aquellos sin cargas y sin expectativas, la de mi mismo, centrado en fines de semana de alcohol y chicas. Las diferentes consecuencias de una crisis dependiendo de las deudas, la actitud, la voluntad y la suerte. El rumor en la calle y la pregunta general  que todos se hacían:


 ¿Cómo había sido posible que los bancos hubieran conseguido amasar una deuda un mil por cien superior al PIB?


Pero la respuesta a eso es algo que no averiguaría hasta mucho después.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Que diferentes somos de los islandeses.

Anónimo dijo...

Yo viví la crisis Argentina y no se me olvidaran a la gente a las puertas de los bancos.

Vidal dijo...

Creo que los argentinos podrían darnos una buena lección sobre la crisis, para muestra este vídeo del jueves pasado:
http://youtu.be/mghnG6vfxTI
Será todo lo barbie que quieran, pero ningún político en España da un discurso así.

Alex dijo...

Vidal, hay politicos españoles (o ex políticos), como Julio Anguita, que si da discursos como ese y mil veces mejor. Es más, él renunció a su jubilación privilegio que tienen aquí muchos políticos españoles. Es más, Julio Anguito no fué nunca fué presidente, pero tengo muy seguro que él nunca metio mano en las arcas públicas, como posiblemente los kitchner hicieron. Sino como me explicas que su patrimonio aumento %4000 desde su llegada al poder? Son todos unos ladrones, y punto...

Nemigo dijo...

haz algo con las faltas de ortografía

no es equiparabla la situación de un país "nórdico" con argentina y mucho menos españa
argentina venía de una guerra, la de las malvinasm, y una dictadura atroz Comparar un político argentino con uno "nórdico" es de chiste

Esos países son todo lo contrario a lo que vivimos en españa. Hay un esfuezo personal, una dedicación a todo. Se estudia, se hacen esfuerzos y se trabaja. Lo que tienes lo consigues por esfuerzo personal. En españa si no tienes los contactos "adecuados" ya puedes ser el mayor crack que tu vida está entre el paro y las ayudas familiares

Anónimo dijo...

Como apunte, no es "costa malaguense", es "costa malagueña".

Me ha encantado leer tu entrada :).

Saludos!!!

arturosc dijo...

En México tuvimos nuestra crisis del 94 ( http://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_económica_de_México_de_1994 ) donde hubo gente que perdió todo. Lo peor es que el principal culpable de la crisis, Carlos Salinas de Gortari, se fue a vivir a Irlanda con la pensión vitalicia como ex-presidente, más lo que robó...Y ahora, 17 años después, quiere regresar al poder. Los mexicanos no aprendemos :(

Anónimo dijo...

Interesante. Yo estoy escribiendo este tipo de historias en biobook

Alejandro dijo...

Respecto a vídeos, en España es conocido el de Fuentes Quintana

http://www.youtube.com/watch?v=zrWYWHtGhRY

Obviamente este tipo de político no gana elecciones..., no vende burras...

Anónimo dijo...

Me gustan estas entradas más personales :)

candas dijo...

La soberbia es uno de los pecados capitales. Y una de las principales razones por las que el mundo no va muy bien.

Anónimo dijo...

Ya se echaba de menos una entrada de este tipo. Pensaba que te habías convertido en un robot. :-p

Anónimo dijo...

Creo que el capitalismo se ha convertido en un monstruo fuera de control, resultado de un desfase total entre el avance de la tecnología y una falta de valores, generosidad, altruismo, profesionalidad, sensibilidad y un largo etc... Es un sistema eliminatorio que nunca afrontara problemas de supervivencia de la especie como la demografía y la ecología,hoy en dia no existe alternativa, quizás solo una guerra

Van Van Handmade dijo...

Os adjunto un artículo en el que hablan de los que también hicieron negocios y desnegocios. En este caso con el ladrillo español. http://www.elpais.com/articulo/reportajes/trago/tierra/elpepusocdmg/20111106elpdmgrep_1/Tes

Van Van Handmade dijo...

El link salió cortado, Floppy. Lo pongo de nuevo a ver si hay suerte: http://www.elpais.com/articulo/reportajes/trago/tierra/elpepusocdmg/20111106elpdmgrep_1/Tes

Anónimo dijo...

a mi me pasa igual que a ese chico que ahorró y ya estoy en plan avestruz, esperando que cuando me cesen en 3-4 meses tenga derecho al mismo paro que hay hoy, y que mis ahorros valgan lo mismo.

Casi no quiero saber nada hasta que pueda hacer algo más que informarme y vivir asustada.

monttse.

Anónimo dijo...

a mi me pasa igual que a ese chico que ahorró y ya estoy en plan avestruz, esperando que cuando me cesen en 3-4 meses tenga derecho al mismo paro que hay hoy, y que mis ahorros valgan lo mismo.

Casi no quiero saber nada hasta que pueda hacer algo más que informarme y vivir asustada.

monttse.

krollian dijo...

Tal vez el libro de Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón ayude a encontrar respuestas. Ahí queda eso:

http://www.attac.es/hay-alternativas-nuevo-libro-de-vicenc-navarro-juan-torres-y-alberto-garzon

Vidal dijo...

@Alex No les hizo falta ni meter mano en las arcas públicas. Simplemente especularon con terrenos a golpe de recalificación como cualquier amigo de alcalde o empresario de la construcción ibérico.
http://www.opisantacruz.com.ar/home/2008/10/09/las-tierras-de-kirchner-en-el-calafate/3774

Islandia dijo...

Una característica de la Islandia pre-crisis era la soberbia pensando que eran los mejores, pero después vino la caída.

Totevk dijo...

Hola vivo en Islandia, en Eskifjordur. ¿Vives en Reikjavik? A ver si conozco mas españoles por Islandia que me hace falta!! Saludos!!

Anónimo dijo...

Hola!!
Me encanta tu blog, pero me gustaría comentar una cosa de esta entrada.
Carioca no se dice de una persona de Brasil, carioca son solo las personas que nacieron en Rio de Janeiro.
Y hablando inglés no creo que nadie identifique el acento carioca, será acento brasileño.
No lo digo como una crítica, al contrario, me parece increíble tu manera de escribir, simplemente quería comentar eso porque muchas personas confunden carioca con brasileño.
un saludo y enhorabuena por el blog.

Publicar un comentario